Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Macri activa a medio gabinete para las elecciones de 2017

Al menos siete funcionarios participarían en los comicios legislativos para fortalecer la grilla oficialista; “Los ministros van a salir a la cancha”, aseguran en el Gobierno

SEGUIR
LA NACION
Domingo 12 de junio de 2016
Esteban Bullrich, Carolina Stanley, Jorge Triaca, Julio Martínez, Ricardo Buryaile, Patricia Bullrich, y, en el piso, José Cano
Esteban Bullrich, Carolina Stanley, Jorge Triaca, Julio Martínez, Ricardo Buryaile, Patricia Bullrich, y, en el piso, José Cano. Foto: Huadi
0

Aunque aparece lejana en el horizonte, la danza de nombres ya comenzó. Consciente de que no tiene muchas opciones de donde escoger por tener la responsabilidad de administrar la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad, el presidente Mauricio Macri estudia utilizar casi medio gabinete y a algunos de sus principales socios en las elecciones legislativas del próximo año.

En la hoja que garabatea Macri se destacan los nombres de Esteban Bullrich (Educación), Carolina Stanley (Desarrollo Social), Jorge Triaca (Trabajo), Julio Martínez (Defensa), Ricardo Buryaile (Agroindustria), Patricia Bullrich (Seguridad) y José Cano, quien lidera el ambicioso Plan Belgrano que tiene por objetivo incentivar el desarrollo social, productivo y de infraestructura del norte argentino.

"Los ministros van a salir a la cancha. Muchos van a tener que jugar en la próxima elección", describió a LA NACION una fuente que habla a diario con Macri y está al tanto de los avances de la estrategia.

La mesa chica, que integran el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó -aunque éste sostuvo que "está abocado al funcionamiento de la Cámara y no a hacer política"-, bajo el liderazgo del jefe del Estado, ya delineó los trazos gruesos del plan electoral.

En ese sentido, son tres mesas las que trabajan en el armado. Una, nacional, bajo la conducción de Peña y Frigerio. La segunda, bonaerense, en la que participan la gobernadora María Eugenia Vidal; el ministro de Gobierno bonaerense, Federico Salvai, y el intendente de Vicente López, Jorge Macri. La tercera mesa es la de Capital, a cargo de jefe de gobierno, Horacio Rodríguez Larreta. Las reuniones son semanales.

La madre de todas las batallas, como en cada elección, será la provincia de Buenos Aires. Ahí es donde se ubica la mayor cantidad de aspirantes. Hasta el momento, según confiaron a LA NACION fuentes con acceso al despacho presidencial, integran ese listado Esteban Bullrich, Stanley -la preferida del consultor Jaime Durán Barba- y Triaca.

Y, por supuesto, Elisa Carrió, una de las arquitectas del frente Cambiemos, que ya anticipó que podría competir como candidata a senadora. Aunque condicionó su participación a la ausencia de corruptos en las listas. Por las dudas, hasta el momento, nadie se animó a consultar el tamaño de la lista de supuestos vetados por la diputada.

La aspiración es repetir la elección que permitió una de las grandes sorpresas del año pasado: el triunfo de Vidal frente Aníbal Fernández; la mandataria provincial alcanzó el 39 por ciento lo de los votos. "Podemos sacar más de un tercio", anticiparon desde la Casa Rosada.

Pero la apuesta no será sencilla. Lo que pueda suceder con el peronismo es también una variable de análisis. En el Gobierno están convencidos de que Sergio Massa peleará por un escaño de la Cámara alta. Las dudas pasan por saber si la ex presidenta Cristina Kirchner y Florencio Randazzo se sumarán a la pelea. En el Gobierno trabajan para atomizar la oferta del peronismo, fundamental para la pretensión de continuidad.

En una cuestión hay acuerdo: los comicios en Buenos Aires serán los que marquen el ritmo del futuro. "Si perdemos la provincia perdemos el gobierno", la observación pertenece a uno de los principales armadores con los que cuenta Macri.

Ante este eventual escenario crece la figura de Carrió. Por eso, más allá de los últimos cruces con algunos funcionarios -en especial con la vicepresidenta Gabriela Michetti-, desde la Casa de Gobierno destacan el trabajo que realiza la legisladora. "Con Lilita vamos a estar toda la vida. Si sigue creciendo le vamos a tener que pedir por favor que sea nuestra candidata", aseguraron desde Balcarce 50.

Hoy los esfuerzos están puestos en lo que será la renovación en el Senado. De las 24 bancas en juego, 18 pertenecen al Frente para la Victoria. El macrismo necesita mejorar su representación. Las dificultades en esa cámara hicieron que Frigerio se sume a las negociaciones con el peronismo, en particular con Miguel Pichetto.

"Faltan operadores propios. Se nota a la hora de negociar", reconoció una fuente que trajina el corredor entre Balcarce 50 y el Congreso.

Buryaile es la jugada que Macri que prepara para Formosa. El ministro de Agroindustria tendrá el objetivo de capturar una banca en un territorio que hasta el momento se ha mostrado esquivo para Pro.

Lo mismo ocurrirá en La Rioja con Martínez. El encargado de Defensa tiene a su favor que fue candidato a gobernador la última elección. Un caso similar es el de Cano en Tucumán, quien perdió con Juan Manzur. Y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, cuestionada al comienzo de su gestión, podría ser la cabeza de la lista en la ciudad.

A nivel nacional recién comenzaron a mover la rueda. Empezaron a conformar las mesas de Cambiemos con referentes en cada distrito. "Será fundamental para afianzar la marca", confiaron fuentes que conocen en detalle el plan en funcionamiento.

Pero no todos están de acuerdo con lo que se está haciendo. Cerca de la mesa que define la táctica nacional algunos levantaron la voz y se quejaron. "¡Se creen que hacer política es ir a tocar timbres!", sostuvo un hombre que trabajó en los detalles del plan que llevó a Vidal al triunfo. "Falta política", aseveró.

El croquis sobre el que se trabaja tiene como base la economía. Ésa es una materia en la que hay acuerdo: todos confían en que el próximo año mejorará "sensiblemente".

Si bien aún falta más de un año, la premura tiene una justificación: ganar, sobre todo en territorio bonaerense, le daría a Macri la llave para encarar los últimos años de gobierno con mayor tranquilidad.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas