Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un monasterio perdido y con lazos políticos

En el convento donde hallaron a López eran comunes las reuniones de funcionarios; el terreno había sido donado a la Iglesia

cerrar
Viernes 17 de junio de 2016
SEGUIR
LA NACION

¿Qué tienen en común el menemismo, el kirchnerismo y dos obispos de la Iglesia? En principio, un monasterio del tamaño de una manzana en medio de un barrio perdido en el conurbano bonaerense, donde no pasaba mucho tiempo sin que se organizara una reunión social.

Ubicado a unos 40 kilómetros de la capital, en General Rodríguez, el predio donde encontraron al ex secretario de Obras Públicas y segundo del ex ministro de Planificación Julio De Vido está rodeado por quintas, casas de clase media baja y descampados. El monasterio Nuestra Señora del Rosario de Fátima no llega a los 30 años. El terreno fue vendido en la década del 90 por un grupo de familias que compartía allí una casa de fin de semana, bautizada Villa Regina.

Según pudo saber LA NACION de parte de los anteriores propietarios, el comprador, un particular de apellido Balzano, donó el terreno al entonces obispo de Avellaneda, Rubén Héctor Di Monte, que mantuvo estrechos lazos con el ex presidente Néstor Kirchner y era considerado por De Vido como su "consejero espiritual".

Las autoridades de la Iglesia con jurisdicción sobre esa localidad bonaerense siempre mantuvieron nexos cercanos con la política y el peronismo. Cuando el terreno se vendió -la familia no recuerda el monto por el cual hizo la operación- y fue donado a Di Monte, la hectárea quedó bajo la supervisión del obispo de Mercedes, el ultraconservador monseñor Emilio Ogñénovich, conocido por su irrevocable apoyo al ex presidente Carlos Menem y su enfrentamiento con el ex mandatario Raúl Alfonsín. Por esos años, las reuniones con funcionarios del gobierno menemista estaban a la orden del día.

Cuando Ogñénovich renunció a su cargo, en 2000, la arquidiócesis Mercedes-Luján quedó en manos de Di Monte. Este último vivía en el monasterio cuando falleció -hace dos meses- y está enterrado allí.

El uso que el convento le dio al terreno no tiene nada que ver con lo que era el lugar antes de ser vendido. Se cree que la casa que había antes fue demolida para ser reemplazada por una construcción mucho más grande compuesta por la parroquia -levantada donde antes estaba la pileta- y las habitaciones de las tres religiosas que actualmente viven allí: una madre superiora de 95 años y dos monjas de clausura, también de edad avanzada.

En los últimos años, las tres eran anfitrionas de las reiteradas visitas de funcionarios como López y De Vido. Algunos vecinos afirmaron haber visto a otras figuras del kirchnerismo, pero no hubo confirmación de ellos ni de las religiosas. Sí era frecuente, sin embargo, la entrada y salida de autos de alta gama del convento.

Ante las sospechas que generó el hallazgo de López con los millones de dólares, el actual arzobispo de Mercedes-Luján, Agustín Radrizzani, afirmó ayer que "el convento no es un aguantadero" y que se ha utilizado el monasterio como una "defensa".

Cambios recientes

Fue recién hace poco más de un año cuando a la construcción más antigua se le sumó un pequeño complejo de habitaciones destinadas a las monjas que llegan de visita desde otros centros religiosos. Parecido a un búnker, cuadrado, gris, con ventanas pequeñas y enrejadas, el edificio de 50 por 50 metros, con un jardín en el centro, contrasta con el ya de por sí austero estilo colonial de la otra construcción.

La madre superiora, Alba Martínez, que vive en el lugar, dijo ayer en declaraciones radiales que esa obra -que consiste de 17 pequeños cuartos de tres metros por tres con baño y cocina individual, según contó a LA NACION un albañil que trabajó allí- aún no está terminada. Para finalizarla faltaba dinero. Y aquí es donde vuelve López al cuadro: según la religiosa, el ex funcionario kirchnerista dijo esa noche que llevaba más de US$ 8,5 millones para concluir una obra a la que no le faltan más que algunos detalles, según atestiguó ayer este diario. "Yo sabía que ustedes querían terminar el monasterio para marzo y no pudieron y, entonces, yo quería cooperar con ustedes y traigo dinero", le habría dicho el ex funcionario, temeroso, antes de ser detenido.

La obra está paralizada hace más de un mes, contaron testigos. Pero hubo más cambios: durante ese tiempo, el monasterio tomó medidas de seguridad que sorprendieron a los vecinos. En apenas unas horas, unos hombres cortaron las ramas de los arbustos que delimitaban los límites del terreno e instalaron una lona verde que impide ver lo que ocurre adentro. Arriba de esa tela pusieron alambre de púa. "Nunca hicieron algo así acá, fue muy raro todo. En un ratito ya no se podía ver nada para adentro", dijo ayer a LA NACION el cuñado del vecino que denunció a López.

Tiempo antes, la institución había clavado carteles en sus tres entradas que advertían que había un sistema de cámaras de seguridad por todo el monasterio. Del lado de afuera permanece la calle asfaltada sólo hasta la entrada principal: el resto, barro.

Detalles de un convento polémico

La imagen desde un dron permite ver la magnitud del predio y sus construcciones

La imagen desde un dron permite ver la magnitud del predio y sus construcciones
La imagen desde un dron permite ver la magnitud del predio y sus construcciones. Foto: Archivo / Emiliano Lasalvia

La casa del denunciante

El vecino que denunció a José López, Jesús Ojeda, vive con su familia en tres casas que comparten el mismo terreno justo enfrente de la entrada al monasterio

La antigua estructura

Reemplazó a una casaquinta en la década del 90. Actualmente allí viven la madre superiora y las dos monjas de clausura. También hay una capilla donde se ofician misas

La nueva construcción

Tiene un año y está paralizada. Cuenta con 17 habitaciones pequeñas. Según la monja, López dijo que quería donar los US$ 8,5 millones para terminar la obra

Camino

Es el único camino que tiene el convento y une las dos puertas principales que cruzan la manzana. López intentó entrar con el dinero por el portón que está del lado izquierdo. Está pavimentado, pese a que en la zona las calles son de tierra

Aislamiento

Además de que parte del terreno está cercado por un muro de cemento, hace poco más de un mes el resto del perímetro -un cerco de arbustos- se tapó con una lona y alambre de púa.

Austeridad

El nuevo edificio parece un búnker: cuadrado, con ventanas pequeñas y enrejadas.

Arancedo pidió que la Justicia investigue

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- El presidente del Episcopado, José María Arancedo, admitió que en la Iglesia recibieron "sorprendidos y con dolor" la noticia sobre el escándalo. "No sabría decir si hubo antes otras donaciones al convento de General Rodríguez. No conozco lo que ahí sucedía. Es algo que tendrá que investigar la justicia", dijo, al prometer que la Iglesia "colaborará en todo lo necesario" para esclarecer lo sucedido. "Culpar a las monjas no es apropiado, el monasterio funciona como una casa de retiros. Son personas mayores, que se han encontrado involucradas en algo en lo que no tienen responsabilidad", añadió.

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.