Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cómo donamos: el desafío de convertir el impulso en hábito

Salvo en episodios excepcionales, la solidaridad no suele persistir

Domingo 19 de junio de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
Una de las cenas organizadas por Red Solidaria, anteayer, en la Plaza de Mayo
Una de las cenas organizadas por Red Solidaria, anteayer, en la Plaza de Mayo. Foto: LA NACION / Rodrigo Néspolo

Somos solidarios. Nos conmueven las tragedias y las catástrofes naturales. Nos movilizan las historias de injusticias y lucha, tal como ocurrió hace pocos días con la de Antonella Avallone, de 11 años, que vive y estudia en la calle. Historias como la suya nos golpean y nos impulsan a hacer algo: luego de que se publicó su caso, comenzaron a llegar propuestas de trabajo para su papá y donaciones. También sucedió hace algunos meses con las inundaciones en el Litoral. Las organizaciones que canalizaron la ayuda para los afectados no daban abasto para ordenar y clasificar todo lo que llegaba a mares.

Sin embargo, pasado el momento más agudo de la crisis, o alejados de los ecos mediáticos de esas historias, el caudal de ayuda tiende a disminuir.

La última encuesta sobre solidaridad en acción fue hecha por la consultora Voices! en diciembre. Según los resultados, el 54% de los argentinos declara haber donado bienes o dinero en los últimos 12 meses. Y dos de cada diez hacen tareas de voluntariado.

"Una mirada optimista apunta que estos espasmos de solidaridad llevan a la acción y movilizan mucha ayuda. Todos nos conmovemos ante historias extremas o ante las catástrofes. Pero es bajo el porcentaje de ayuda que se convierte en un hábito de donar. Creo que hay mucho trabajo por hacer entre las organizaciones y el Estado a fin de generar las condiciones de confianza y compromiso para que la ayuda se convierta en un hábito. Hoy, 2 de cada 10 argentinos hacen tareas de voluntariado. Durante la crisis de 2001, subió a 3 de cada 10, pero después volvió a bajar", apunta Cilley, directora de Voices.

Sin embargo, según otra encuesta de la consultora Trial Panel, al mismo tiempo los argentinos somos acumuladores: casi 8 de cada 10 dijeron que acumulan cosas que saben que no van a usar. "Si esos objetos en desuso se convirtieran en ayuda cumplirían la doble función: despejar las casas de objetos sin uso y convertirlos o canalizarlos en ayuda para quienes los necesiten", apunta Mercedes Jones, directora del Foro del Sector Social.

"Tenemos que evolucionar de una solidaridad eventual, motivada por hechos puntuales, a una solidaridad como forma de control ciudadano, de consumo responsable", agrega Jones.

Según el estudio de Voices, el 54% de los argentinos donó durante el último año. Ese porcentaje de la población adulta se mantiene estable desde 1997, aunque tuvo picos en los años de la última gran crisis, en 2001. Quiere decir que en situaciones extremas somos más sensibles a las necesidades de los demás, aunque en tiempos de bonanza, o alejada la crisis, la donación no se convierte en hábito.

Ellas, cosas; ellos, dinero

Según el estudio de Voices, las mujeres son más propensas a donar: 57% contra 49% de hombres. Aunque también se puede trazar un perfil según el tipo de donaciones. Ellas suelen donar más cosas, ya sea ropa, muebles, juguetes o útiles, mientras que entre los hombres es más frecuente la donación de dinero a causas solidarias.

"Podemos decir, entre la población adulta, que casi 8 millones de argentinos señalan que donan dinero o bienes regularmente y otros 10 millones donan ante catástrofes o situaciones particulares, contra casi 16 millones que no son donantes", explica Constanza Cilley, que también es autora del libro Argentina solidaria. Una invitación a ser parte.

En pleno auge de las terapias del orden, y con casas cada vez más chicas y con mayor acumulación de objetos en desuso, la donación debería convertirse en una práctica habitual.

De acuerdo con la investigación de Trial Panel, los argentinos somos grandes acumuladores. Guillermo Olivetto, especialista en consumo y clase media, habla en su libro Argenchip de que después de 2001 el temor a caer de la escala social nos provocó una herida narcisista tan grande que se incrementó la manía de acumular, a la vez que creció el miedo a no tener. Así, la cultura de hijos de inmigrantes de posguerra, de guardar cosas por las dudas, se potenció después de 2001, con la gran cantidad de objetos de consumo que sumamos en nuestras casas en los años en los que el consumo desplazó al ahorro.

Acumuladores

Hace un mes, la consultora Trial Panel hizo una encuesta para conocer cuán acumuladores somos los argentinos, qué acumulamos y por qué no podemos deshacernos de los objetos que no usamos. El 74% de los entrevistados afirmó que frecuentemente guarda cosas que luego no utiliza. Y en esta misma línea, el 80% manifestó que le resulta difícil deshacerse de los objetos en desuso. Sólo un 11% está en condiciones de desprenderse.

Al preguntar sobre aquello que más cuesta soltar, al tope de la lista está la ropa, con el 65% de las menciones. De hecho, 8 de cada 10 encuestados afirman guardarla por si vuelve a ponerse de moda. Siguen los libros (51%) y el calzado (42%).

Los principales motivos por los cuales se guardan estos objetos son éstos: "Porque creo que en algún momento puedo llegar a utilizarlo" (81% de las menciones); "Porque me trae algún recuerdo" (49%); "Porque, aunque está roto, pienso que voy a arreglarlo" (29%), y "Porque es de un ser querido" (28%).

Entre los lugares elegidos para guardar estas cosas figuran los placares y roperos (con el 75% de las menciones), los cuartos de la casa que no tienen un uso específico (43%) y el lavadero (21%).

Las cifras del voluntariado

¿Cuánto representaría el trabajo voluntario en el país si se pagara un sueldo? En 2014 la consultora Voices! realizó ese cálculo. La cifra aproximada fue de 43.000 millones de pesos, es decir, el 7% del presupuesto nacional, tres veces el gasto de la Asignación Universal por Hijo y el 90% del presupuesto nacional en educación. Para calcularla se tomó en cuenta la cantidad de horas semanales dedicadas a voluntariado y el sueldo mínimo oficial de 2014.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas