Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Federico Pistono: “La tecnología duplica la rentabilidad”

Las empresas quieren ser más productivas a través de la innovación y por contar con el mejor talento; la automatización cambia el mapa global del empleo

Lunes 20 de junio de 2016
0

Federico Pistono tiene 30 años. En unos pocos años de carrera logró obtener su licenciatura en Ciencias de la Computación de la Universidad de Verona y llegó a ser embajador italiano de la Singularity University en Silicon Valley, donde estudió sobre tendencias exponenciales de la tecnología. Es fundador de Konoz, un sitio de e-learning gratuito y colaborativo. En 2013 escribió Los robots robarán tu empleo, pero está bien, que explora el impacto que los avances tecnológicos tienen en el trabajo y en la vida cotidiana, y ofrece sugerencias sobre cómo evitar un colapso sistémico.

–¿Cómo pueden las empresas predecir las tendencias de la tecnología?

–Nadie puede predecir hacia dónde irá la tecnología. Lo que sí podemos hacer es observar tendencias que hasta el momento fueron muy claras. Se duplica la rentabilidad en el avance exponencial de las capacidades tecnológicas, que en los últimos seis años fue más lento, pero que sigue un patrón: una tendencia al incremento en la tasa de progreso tecnológico en general.

–¿Qué implica?

–Si miramos los avances que logramos desde la máquina de vapor del siglo XIX, podemos tomar eso y extrapolarlo al futuro hasta que alcancemos los límites físicos de la computación, que todavía están a unas décadas de distancia. Sabemos que, por ejemplo, un celular de US$ 600 tiene más poder computacional que una computadora de US$ 100 millones de hace 40 años, y que dentro de 20 años tendrá el tamaño de una célula, por lo que será mil veces más potente.

–¿Cómo pueden las compañías sumarse al cambio en el mercado del trabajo por la automatización?

–En una economía de mercado, el sector privado busca la competitividad. No sólo desean ser más productivas, sino también más atractivas para el talento. Entonces muchas empresas recurren a prerrogativas para los empleados para lograrlo. Por ejemplo, en Estados Unidos no es obligatorio proveer de licencias pagas por paternidad y maternidad o servicios de salud, pero muchas compañías en Silicon Valley están ofreciendo eso como un beneficio adicional para atraer mejores profesionales.

–¿Cuáles son las carreras y habilidades del futuro?

–Todo está por decidirse, pero algunas tendencias comunes son muy claras. Mucho tendrá que ver con la salud. Extendimos nuestra esperanza de vida, así que nos estamos volviendo más viejos, pero también más saludables. Las personas de 60 años de hoy se ven más como las de 40 de hace algunas décadas. En un par de décadas más, los de 80 estarán relativamente sanos, por lo que los empleos de la salud crecerán.

–También habrá muchos servicios personalizados...

–Sí. Se crearán y se añadirán en torno de las cosas que nos rodean, que están conectadas y que son inteligentes. La ropa va a responder al estado de ánimo, se limpiará sola y será repelente al agua. Habrá muchas cosas que no necesitarán el trabajo que les aplicamos actualmente, entonces crearemos servicios en función de ellas. Algunos serán inútiles, otros serán emocionantes. Esos serán los trabajos que están menos expuestos al riesgo de la automatización: los que precisan de conocimientos más generales y los que requieren de habilidades de negociación con otras personas. Esas son las tareas que serán muy difícil de automatizar.

Federico Pistono

Los robots robarán tu empleo, pero está bien

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas