Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Tomás Yankelevich, el "hijo de" que recorrió su propio camino

El hijo de Gustavo Yankelevich y Cris Morena repasó su carrera en Experiencia Endeavor frente a la comunidad emprendedora: cómo pasó de hacer aviones de papel con el guión de "Mesa de noticias" a dirigir los contenidos de Telefe; se quebró al recordar a su hermana Romina

Miércoles 22 de junio de 2016 • 17:35
0

Tomás Yankelevich, director de Contenidos Globales de Telefe, se presentó sobre el auditorio de la conferencia Experiencia Endeavor 2016 como un intrapreneur. Con ese título se mezcló entre los oradores del evento que la fundación realiza cada año para inspirar a emprendedores y agregó un condimento atípico a la jornada.

El hijo de Gustavo Yankelevich, histórico de Telefe, y de Cris Morena, autora de numerosos éxitos de la televisión para adolescentes, contó el recorrido que lo llevó hasta su cargo en el presente. Cómo pasó "de estar en un carrito en lo alto de la montaña rusa, a dirigir el parque de diversiones". En el relato, entrelazó la historia familiar con su experiencia como entrepreneur, y se emocionó con el recuerdo de su hermana Romina, fallecida en 2010, a los 36 años.

En la mitad de la jornada que continúa esta tarde en la Usina del Arte, Yankelevich destacó tres características en común con los que se lanzan a la aventura emprendedora: "Tomamos riesgos, nos motivan más los desafíos que el dinero y tenemos confianza para romper los moldes y llevar a la empresa al próximo nivel".

Así, ilustró sus inicios en Telefe con una foto en los pasillos donde, dijo, el primer desafío fue hacer volar aviones de papel hechos con guiones de "Mesa de noticias", el programa que producía su padre y en el que su madre actuaba de ascensorista. "Desafío, destino y motivación" fueron las palabras que usó para definirse.

El destino era el de haber crecido en una familia conectada con la televisión y el ambiente artístico. "Si no iba a Pavón 2444 no veía a mi familia: papá era el director de contenidos del canal, mamá era conductora y mi hermana trabajaba en el mismo programa: Jugate Conmigo. Telefe es más que un canal, es parte de la familia Yankelevich", dijo Tomás, que un verano, a los 18 años, empezó a trabajar en la edición de contenidos.

Un breve tiempo después, contó, se convirtió en asistente de producción. "Pero el productor me dejó con el programa y sólo venía los sábados a grabar", contó. Se trataba de "TaTeShow", el programa que conducía Leonardo Simons, hasta su trágica muerte. "En una carta, dejó dicho que por favor siguiéramos con el programa, porque eso lo hacía feliz. Y seguimos", relató.

Si historia siguió en "Chiquititas", donde, literalmente, trabajaba toda la familia. "Pero ya sentía ganas de pegarle un codazo al director, porque quería dirigir. Entonces, corté el cordón y me fui a vivir a Los Ángeles", continuó.

Volvió sin haber dirigido. Su padre ya tenía la productora de contenidos RGB, de donde salieron las Bandana. "Me dijo 'estaría bueno hacer una película'; lo hice, con escepticismo de hacer una película comercial. Para eso me junté con directores. Uno de ellos me dijo, no es mi película, pero me encantaría trabajar con vos. Era Damián Szifrón, [director de Relatos Salvajes]", contó.

Finalmente, Tomás Yankelevich dirigió la película. "Puse mi nombre con orgullo, en la que fue la película argentina más vista de ese año. Pero lo más importante es la sensación: me sentí como un chiquito arriba de una montaña rusa", comparó. Después vino la película de Rebelde Way, a la que le siguió "Amor Mío", una sitcom protagonizada por Romina Yan.

Después de 130 capítulos en la Argentina y 180 en México, volvió a cortar el cordón. Esta vez, lo hizo lejos de su palo: "Armé una ticketera [Ticketbox], porque tenía un cagazo (sic) bárbaro de hacer lo que soñaba. Fue una aventura; creo que con los demás socios hicimos todo bien. Le puse tiempo, físico, cabeza y dinero. Y lo que no estaba a nuestro alcance y podía salir mal, salió mal. Estábamos por cerrar contrato con Hoyts y, una semana antes, se vendió a un fondo de inversión". El emprendimiento, que era un sustento económico para poder fallar con la propia productora, se frustró.

"Tardé tres años en pasar a la próxima idea. Finalmente, empecé a armar mi productora", dijo Tomás. "Super torpe" llegó hasta Telefe y Disney. Sin embargo, en la pre producción pasó un "tsunami", según sus propias palabras: "Nació mi hijo. Y con tres meses de diferencia, falleció mi hermana. Sentir el amor y el dolor es algo inexplicable. Aprendí un montón de cosas". El joven se quebró ante el auditorio.

Todo eso, continuó, lo hizo encarar lo que venía con más fuerza: fue convocado para manejar los contenidos del canal. "Nunca me había imaginado en ese lugar. Me encantaba el desafío, pero no sentía que estuviera capacitado. Tenía el ADN de la televisión, era joven, tenía mucha confianza y sabía que contaba con el apoyo de mi viejo. Fue y sigue siendo una aventura maravillosa. Pasé de estar en un carrito en la montaña rusa a manejar el parque de diversiones entero", señaló.

El intrapreneur

Con esta adrenalina, Yankelevich resumió los cambios que impulsa el canal para "modificar el paradigma" y no convertirse en Blockbuster ni en Kodak. "Divido el ciclo de la TV en tres partes: el de mis padres, que apenas tenían una tele. El de mi generación, cuando apareció el cable y el control remoto; y la de mi hijo, que ve el contenido que quiere, en el momento y lugar que quiere", describió. Hacia allí conduce la compañía el intrapreneur: "Estamos en el medio del río; nos falta pero tenemos oportunidad de llegar al otro lado", concluyó. Actualmente, Telefe cuenta con contenidos en la Web, en "Mi Telefe", la app para móviles, y hasta en YouTube.

Por último, dedicó algunos párrafos a los logros de sus padres y a sus antepasados emprendedores. El abuelo de Cris Morena fue el fundador de las academias "Pitman", donde se aprendía a escribir a máquina. "Un 10% de la población pasó por allí", precisó el joven. El abuelo de su padre, Jaime Yankelevich, que empezó arreglando radios, terminó creando Radio Nacional Belgrano. Él continúa ese legado.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas