Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con un fallo sobre Texas, la Corte Suprema de Estados Unidos reafirmó el derecho al aborto

El máximo tribunal norteamericano derribó una ley que imponía trabas burocráticas y en los hechos a la interrupción del embarazo

Lunes 27 de junio de 2016 • 13:45
0

WASHINGTON.- La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos confirmó, a través de un fallo sobre Texas, el derecho de las mujeres abortar.

La decisión del alto tribunal supone una victoria para el presidente Barack Obama, que había apoyado en la Corte a las asociaciones demandantes, entre las que se incluye el grupo Whole Woman's Health, dedicado a proveer cuidados reproductivos a las mujeres.

Para el gobierno de Obama y las organizaciones de mujeres demandantes, la ley de Texas castigaba a las mujeres más pobres que no pueden pedir días libres en el trabajo ni costearse varios viajes de cientos de kilómetros para pagarse un aborto.

Activistas a favor del aborto celebran a las puertas del Tribunal Supremo tras conocerse la decisión de la Corte
Activistas a favor del aborto celebran a las puertas del Tribunal Supremo tras conocerse la decisión de la Corte. Foto: EFE

La decisión, tomada por cinco jueces contra tres, representa una victoria emblemática para los movimientos defensores de ese derecho, un asunto políticamente sensible en un año electoral.

El máximo tribunal del país consideró ilegal una ley del estado de Texas de 2013 que obliga a las clínicas que practican abortos a disponer de un bloque quirúrgico digno de un hospital. La citada ley obligaba además a los médicos que realizan abortos a disponer de una autorización anticipada de admisión de sus pacientes en un hospital local.

Los redactores del texto lo justificaban por la necesidad de proteger la salud de las mujeres, alegando que esas disposiciones eran para minimizar los riesgos sanitarios.

Pero para los defensores del derecho a abortar libremente, se trata de un pretexto. El verdadero objetivo de los legisladores republicanos de Texas, alegan, es volver, como en las últimas cuatro décadas, sobre el llamado caso "Roe vs Wade", histórica decisión de la Corte Suprema que en 1973 legalizó el aborto en Estados Unidos.

De hecho, esas normas tan estrictas obligaron a cerrar en dos años decenas de centros que practicaban abortos en Texas.

El fallo de este lunes del alto tribunal trasciende ampliamente las fronteras texanas, ya que abortar en Estados Unidos se ha convertido, en la práctica, en algo cada vez más complicado para millones.

El fallo contra Texas afecta a más de una veintena de estados con leyes similares que se verían obligados a revertir reglamentos impulsados por los republicanos desde 2010, cuando los conservadores se hicieron con varias asambleas legislativas estatales y aprovecharon para imponer su agenda "pro vida".

De los 5,4 millones de mujeres en edad reproductiva en Texas, 2,5 millones son latinas y ellas son las más afectadas por la ley al formar parte de uno de los colectivos más pobres, según el Centro de Derechos Reproductivos, que participó en la demanda ante el Tribunal Supremo.

Este es el caso sobre el aborto con mayor repercusión que llega al Tribunal Supremo desde 1992, cuando la corte determinó que los estados no pueden añadir sobre el derecho al aborto "cargas innecesarias" que "tratan de poner obstáculos sustanciales en el camino de la mujer que busca abortar antes de que el feto sea viable".

Precisamente, lo que determinó hoy el alto tribunal es que la ley de Texas no busca proteger la salud de las mujeres e impone "cargas innecesarias" sobre el derecho al aborto.

"Concluimos que ninguna de las provisiones proporciona beneficios médicos suficientes para justificar la carga que imponen. Cada uno de ellos coloca un obstáculo sustancial en el camino de las mujeres a abortar, por lo que constituye una carga innecesaria en el acceso al aborto y viola la Constitución", dictaron los jueces.

La posibilidad de que el Tribunal Supremo decidiera hoy sobre el aborto despertó gran expectación y cientos de personas se concentraron ante la corte desde primera hora con pancartas en las que puede leerse mensajes como "somos la generación pro-vida" y "dejen elegir a las mujeres".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas