Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Emitirán bonos en el exterior para rescatar los cupones PBI

La recompra se hará a fin de año e inversores podrán participar de forma voluntaria; aliviará la deuda en US$ 9400 millones

Martes 28 de junio de 2016 • 12:24
SEGUIR
LA NACION
0

El Gobierno anunció que buscará ahorrarse US$ 9400 millones con la recompra del cupón del PBI surgido de los canjes de la deuda para salir del default. Se trata de una operación voluntaria, en la que se utilizará un esquema de derivados financieras para rescatar la mayor cantidad de títulos posible, y para la cual se emitirá un bono en el extranjero por cerca de US$ 5000 millones.

Según informó el Ministerio de Hacienda y Finanzas, la deuda que queda por pagar del cupón asciende a unos US$ 13.838 millones, y con la nueva propuesta la idea sería tener que pagar entre US$ 4000 y US$ 5000 millones.

El equipo que conduce Alfonso Prat-Gay ofrecerá a los tenedores del título la posibilidad la suscribir lo que en la jerga financiera se conoce como un "collar" (porque acota los precios de venta y de compra), que contempla la compra de una opción de venta ("put", en la jerga) financiado por medio de la venta de una opción de compra (o "call"). En otras palabras, el inversor suscribirá un instrumento que le otorgará, si el precio del cupón baja a fin de año debajo de US$ 10, el derecho a ejercer a fin de año el "put" y que la República Argentina se lo compre a 10 dólares. Mientras que, si por el contrario, empieza a subir el precio (ayer se operaba en torno a US$ 10.80), la Argentina tendrá la opción de recomprárselo a 12 dólares.

En Finanzas esperan que la gran incertidumbre que existe en el mercado internacional -sobre todo, con eventos como los de la victoria del "Brexit" en el Reino Unido- tiente a los inversores extranjeros a participar de esta operación. También en el frente local, son varios los factores que, creen, colaborarían para garantizar la participación de los inversores, tanto nacionales como extranjeros.

Por lo pronto, mañana el Indec dará a conocer los datos del nivel de actividad para el primer trimestre del año, y además revisará el PBI desde 2004 hasta 2015. Ambos datos podrían modificar sensiblemente el valor del cupón en el mercado bursátil. Según las condiciones de emisión, los cupones pagan a sus tenedores siempre que en el año anterior el país haya crecido más que su PBI potencial, hoy en torno a 3 por ciento.

"Con el cambio de base del Gobierno anterior, no sólo se trucaron los números del PBI sino que dejó abierta la cuestión del nuevo año de base para el cálculo del nuevo cupón", explicaron fuentes de Hacienda. "Queremos eliminar esa incertidumbre. No tenemos que anunciar el año de base hasta 2018, sólo cuando haya que hacer un pago, aunque queremos hacerlo cuanto antes posible", deslizaron.

Se supone que el próximo pago del cupón será en 2018, si la economía argentina crece el año que viene por encima del 3%, tal como prevén en el Gobierno.

Hasta ahora, el Gobierno lleva pagados alrededor de US$ 10.000 millones por los cupones. Si tuviera que pagar los US$ 13.800 millones que todavía le restan, sólo los cupones habrían significado para el país un costo casi tres veces mayor que el que se pagó por los holdouts.

Esta suma se debía afrontar "en un plazo relativamente corto aún en un escenario de modesta recuperación de la economía", según dijo Hacienda en un comunicado. La operación además "permitirá aliviar la carga financiera asumida por la República Argentina en los canjes 2005 y 2010 que no había sido incluida en las publicaciones de pasivos contingentes de la República hasta ahora", agregó.

Cuando se emitieron, el ministro de entonces, Roberto Lavagna, había fijado un tope de pago para los cupones de 48 centavos por cada dólar de deuda original entregada al canje. Se pagaron hasta ahora el equivalente a 19 centavos y con este rescate, y quedarían pendientes todavía 29 centavos más.

"Con esto estamos apuntando a que haya algo de quita", reconocieron en Hacienda. "Le quitamos volatilidad al instrumento y vamos a poder recomprarlo al precio que queremos. El inversor está expuesto a volatilidad de precio y de eventos. Además, el instrumento no tiene mucha liquidez, y si entra al menos la mitad, todavía le va a quedar menos liquidez", explicaron.

El Gobierno anunciará en los próximos días el plazo que tendrán los inversores para decidir si suscriben o no el "collar". Según explicaron, no se podía recomprar el título de forma directa ya que, es tal la baja liquidez que tiene, que el precio de mercado se hubiera visto afectado con facilidad.

El comunicado se conoce un día antes de que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) dé a conocer el 5 y anticipe el resultado del nivel de actividad económica del primer trimestre de este año.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas