Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los chicos de Silencio de familia sueñan a lo grande

Eugenia Aguilar, Lucas García y Agustina Cabo hablan de su experiencia en la comedia que protagonizan junto a Adrián Suar, Julieta Díaz y Florencia Bertotti

Miércoles 29 de junio de 2016 • 15:05
SEGUIR
LA NACION
0
Agustina Cabo, Lucas García y Eugenia Aguilar componen a Mía, Tobi y Lara, los hijos del matrimonio compuesto por Adrián Suar y Julieta Díaz
Agustina Cabo, Lucas García y Eugenia Aguilar componen a Mía, Tobi y Lara, los hijos del matrimonio compuesto por Adrián Suar y Julieta Díaz. Foto: EL Trece

Cae la tarde en el barrio porteño de Villa Devoto, donde Adrián Suar ensaya una escena de Silencios de familia en exteriores bajo las órdenes de Daniel Barone. Algunas personas se acercan en silencio para curiosear el gran despliegue de técnicos, cámaras y luces. A su lado, abrigados con camperas y bufandas, tres jóvenes actores también prestan atención al desarrollo de la acción.

"Ya están liberados", lo que significa en la jerga televisiva que completaron sus escenas previstas para la jornada. Eugenia Aguilar, Lucas García y Agustina Cabo son la camada joven del elenco de la nueva apuesta de El Trece. Entusiasmados, reciben a LA NACION para conversar sobre sus expectativas por el gran desafío de formar parte del prime time de los domingos.

Se conocieron durante el casting que hizo Pol-ka para dar con el elenco de esta ficción protagonizada por Suar, Julieta Díaz y Florencia Bertotti. Semanas más tarde, cada uno recibió aquel llamado que confirmaba lo que tanto deseaban: nada más ni nada menos que interpretar a Lara, Tobi y Mía, los hijos de Miguel (Suar) y Elisa (Díaz).

"Cuando me dijeron que quedé, me sentí como un pibe que entra a Disney", asegura Lucas, quien señala que con 18 años, su única experiencia frente a la cámara había sido en publicidades y para un pequeño papel en la película Infancia clandestina. "Esto un mundo nuevo, que no es chico y es muy importante. Además, no es un elenco cualquiera; es especial y con actores de primera."

Sus dos compañeras lo escuchan atentas mientras detallan el día a día de la nueva rutina de grabación que iniciaron dos meses atrás. Eugenia tiene 20 años y Agustina, 15. "Estaba trabajando en una librería cuando quedé seleccionada– recuerda Eugenia–. Me reemocioné con el llamado. Empezamos a ensayar y el clima era especial, como si fuera una familia gigante, como llegar a la casa de mi abuela un domingo".

"Como los domingos en familia pero todos los días –remarca Agustina con una sonrisa pícara–. Al principio estaba apichonada y me preocupaba que la exposición fuera difícil, porque vengo del colegio a la grabación y son dos mundos totalmente diferentes y muy intensos. Pero la experiencia es relinda y Adrián y Julieta son unos genios que nos ayudan y apoyan en todo lo que necesitamos".

El mundo de Lara, Tobi y Mía

Con textos de Javier Daulte, los tres actores coinciden en que las escenas de terapia son sus favoritas. Allí sus personajes transitan desde las cuestiones propias entre hermanos adolescentes hasta el vínculo con sus padres en pleno desgaste matrimonial.

"A Tobi le pasan un montón de cosas que me pasan a mí también. Y eso es un poco de lo que trata la serie, de reflejar lo que pasa en la casa de la gente –sostiene Lucas–.Tiene esa cosa de renegado adolescente que está en esa etapa que se quiere distanciar de los padres, pero que no puede."

Por su parte, Agustina se refiere la reflexiva y detallista Mía: "No sé si por suerte o lamentablemente, ella es muy parecida a mí. Los primeros meses me costó meterme en lo que era su cabeza pero con el tiempo la fui entendiendo muchísimo y cada vez que actuaba, veía cositas que me gustaban y me decía: Acá está, esta es Mía". Explica además que para la construcción de este papel le prestó especial atención a Alex, personaje de la serie Modern Family.

A diferencia de sus compañeros, Eugenia no se identifica con Lara: "Es mucho más enroscada, malhumorada y tiene muchas cosas trabadas". Hace una pausa y agrega entre risas: "Jamás me vas a ver vestida o peinada como ella. Es más, en el subte me cruzo con la gente que me mira como diciendo: «¡Mirá a esta crota!»".

El encuentro con la audiencia

Desde el estreno de la serie –el pasado 12 de junio– los actores reciben numerosos comentarios e impresiones por parte de los televidentes: "Me dicen que se sienten identificados con el personaje, que a ellos también les pasa lo mismo –asegura Lucas–. Uno llegó a contarme que también estaba cenando con sus viejos y se paró frente a ellos y les dijo que era gay."

Tentada de risa, Agustina recuerda: "El otro día me subí a un bondi y golpeé sin querer a una señora con mi mochila. Me disculpé, pero ella me miró con una cara... Y después de dos segundos de mirarme fijo me dijo: «No te disculparé pero te vi el otro día en la tele y estuviste divina»".

Los tres están ansiosos por conocer las repercusiones que tendrá el estreno del tercer capítulo, que se emitirá en día y horario especial: esta noche, a las 22.45 (a partir del domingo, la ficción tendrá aire al término de Periodismo para todos).

Mientras tanto, siguen atentos el feedback en tiempo real de Decime Lara, que retoma la trama narrativa del último capítulo, desde la mirada de la hermana mayor: "Es como si fuera una YouTuber que después de cada domingo sube un resumen de lo que pasó en la novela, pero desde su punto de vista, con fotos y videos a través de Instagram y Facebook", explica Eugenia, mientras celebra la posibilidad de ese vínculo directo con los seguidores.

Asimismo, para estos actores el reconocimiento y la relación con el público data de hace unos años: Agustina protagonizó la serie El jardín de Clarilú, de Disney Junior, mientras que Eugenia integró el elenco de la película La reconstrucción, de Juan Taratuto. Por su parte, Lucas cuenta divertido su primera incursión frente a cámara: su participación en una publicidad para una marca de salchichas.

"No tuve estudios de actuación de ningún tipo", asegura el actor. "Había empezado la carrera de ingeniería en petróleo y al segundo día me llamaron de Pol-ka para decime que había quedado... Quiero poner una gran cantidad de fichas en esto. Es una oportunidad a la que no le podés decir que no."

Eugenia y Camila se suman al entusiasmo de Lucas y aseguran que están frente a una gran oportunidad profesional. Y apenas se despiden de LA NACION comienzan a hablar sobre las escenas que les toca grabar mañana. El desafío de estas jóvenes promesas recién comienza.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas