Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vestidas para Bill

En constante recorrido por las calles de NY en bici y cámara en mano, Bill Cunningham se convirtió en el gran fotógrafo del street style

SEGUIR
LA NACION
Jueves 30 de junio de 2016
0

Todas nos vestimos para Bill, dijo Anna Wintour en Bill Cunningham New York, documental de 2010 en el que los cineastas Richard Press y Philip Gafter lo retrataron de manera intimista.

Sobre su bici, con su inconfundible chaqueta de denim y su cámara siempre a mano, este único y singular reportero gráfico recorrió Manhattan por casi medio siglo. Y hasta se subió al escenario en su habitual medio de transporte. El Council of Fashion Designers of America le otorgó el premio Media y llegó en bicicleta al escenario para recibirlo.

Pasaba sus días enfocando las calles y, por las noches, los eventos sociales, a los que sumaba los fashion weeks, con especial predilección por el de París, que en 2008 le valió ser distinguido con la Legión de Honor.

"Él tiene la historia visual de los últimos 40 o 50 años de Nueva York", afirmaba Oscar de la Renta. Y no hay duda. Logró formar un ojo democrático que supo captar y anticipar tendencias. "Él ve cosas de las que ni yo ni mi equipo de Vogue nos damos cuenta", afirmó la editora de moda más famosa del mundo. Y sí, mostró cuando las bandas juveniles de NY pusieron de moda exhibir el calzoncillo por encima del pantalón, la cadena colgando entre los bolsillos de los skaters, las riñoneras o la invasión de los Birkin entre las mujeres de la high society americana.

Arrancó con la moda haciendo sombreros, por primera vez, a los 10 años, para que su madre lo luciera en la Feria Mundial de Nueva York de 1939 y, a los 24 años, en el taller de sastrería a medida Chez Ninon. A mediados de los 60 tuvo su primera cámara y se dio cuenta de que la acción estaba en las calles. Hizo fotos para The Daily News y The Chicago Tribune, y fue colaborador regular del Times a fines de los 70. Su retrato de Greta Garbo, en 1987, hoy se considera una obra de arte, y llamó la atención del New York Times que le concedió un espacio para su columna On the street.

"Una vez que le perteneces a la gente -decía- pueden decirte qué hacer. Así que no dejes que lo hagan." Cuando en 1994, después de sufrir un accidente aceptó la oferta de New York Times y pasó a integrar su staff, dijo: "Fue por el seguro médico".

Y no sólo fotografiaba la moda, la escribía: "La moda es tan vital e interesante como lo fue siempre. Sé a qué se refieren las personas con una actitud más formal cuando dicen que se sienten horrorizadas por lo que ven en las calles, pero la moda está haciendo su trabajo. Está reflejando exactamente nuestra época". Bill Cunningham falleció el sábado último a los 87 años, pero sus imágenes y máximas no se olvidarán: "No mires las revistas, dejá que la calle te hable; hay muy poca gente diferente, buscala; todo puede estar de moda".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas