Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

"Son chicos con deseos de ser mejores"

A Sebastián Ginóbili, el DT, le gusta la idea del desarrollo de los jóvenes

Jueves 30 de junio de 2016
0

BAHÍA BLANCA.- A unos 20 minutos del centro de la ciudad, la organización Weber Bahía Basket tiene su lugar. Durante la temporada, el equipo trabaja allí todos los días. El desarrollo de talentos es el objetivo de este modelo de gestión. Y el resultado de ese proyecto tuvo sustento en la clasificación para los playoffs de la Liga Nacional con jugadores como Santiago Vaulet (18 años), Facundo Corvalán (18), Máximo Fjellerup (19), Martín Fernández (19), Juan Pablo Vaulet (20), Francisco Filippa (21), Ariel Ramos (21), Gastón Whelan (22) y Lucio Redivo (22).

Era una empresa delicada, pero con Sebastián Ginóbili como entrenador encontró forma y va dando sus frutos. "Me gustó mucho la idea cuando me la ofrecieron, porque lo que hablamos con Pepe [Sánchez] fue pensar en el desarrollo de los jóvenes para hacer mejor al equipo. Fuimos incorporando jugadores chicos con deseos de ser mejores. Entonces, para nosotros, como cuerpo técnico, fue más fácil la tarea por el esfuerzo y las ganas de competir que estos chicos tenían incorporados. No siempre salieron bien las cosas; los años anteriores nos costaron más. Pero el trabajo a largo plazo y estar convencidos de la idea permitieron que las cosas se dieran satisfactoriamente", manifiesta el preparador del subcampeón de la Conferencia Sur de la Liga Nacional.

La evolución de varios de los chicos se vio en la temporada que pasó y Sepo entiende que eso obedece a la maduración de cada uno. Dentro de ese universo se encuentra Juan Pablo Vaulet, un desafío especial para Sebastián Ginóbili y su cuerpo técnico. "Traía un problema en un tobillo que no lo dejaba sentirse seguro. Cuando encontró la estabilidad física y emocional, se transformó en este proyecto de jugador enorme que estamos viendo. De todas maneras, creo que todavía no vimos al mejor Vaulet. Hay mucho por desarrollar en él. Cuando vaya confiando más en su cuerpo va a sentirse más seguro y nos va dar muchísimas cosas en el equipo", cuenta el DT.

Y continúa: "Es un pibe que se entrena permanentemente y más allá de los horarios en que los citamos. Y eso es importante; no hay muchos chicos que hagan eso. Tiene la llave del gimnasio, viene solo con la pelota. También tiene la de la sala de musculación; hasta lo hemos encontrado allí trabajando fuera de la práctica. Ahora ya no, pero hubo momentos en los que exigía el tobillo más que lo que debía. Hoy es un jugador que está todo el tiempo pensando en el básquetbol. Tiene objetivos muy altos y eso es muy bueno, porque eso nos exige a trabajar más sobre su crecimiento, nos empuja a darle más herramientas para que se supere. Para nosotros, como cuerpo técnico, esas cosas tienen un valor incalculable".

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas