Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El parque que fue campo de batalla

La reserva de Cerro Corá, en Paraguay, fue escenario del último enfrentamiento de la Guerra de la Triple Alianza, en 1870, y hoy es un destino ecoturístico

Domingo 03 de julio de 2016
0

Es uno de los parques más grandes que hay en Paraguay, pero pocos lo conocen. Ampliado en los años 90 para combatir la creciente deforestación que está arrasando el país vecino (en respuesta a la demanda de tierra para sembrar soja), el Parque Nacional Cerro Corá protege vastas áreas de bosque tropical seco y está enmarcado por los picos de la cordillera Amambay.

A 450 km de Asunción y a 45 km de la ciudad Pedro Juan Caballero, el predio que hoy ocupa esta reserva de 5538 hectáreas es el lugar donde en 1870 murió el mariscal Francisco Solano López, en el final de la guerra de la Triple Alianza, el conflicto que diezmó a la población de Paraguay (esa guerra enfrentó a Brasil, Argentina y Uruguay contra Paraguay).

También fue allí donde se refugiaron los últimos soldados de Paraguay tras cinco años de combates y donde, a orillas de las nacientes del río Aquidabn, fueron testigos de la muerte del jefe militar, su hijo de 16 años (el coronel Panchito Solano, jefe de Estado Mayor) y los pocos soldados que lo habían seguido.

La zona es un ecosistema cerrado, un círculo de cerros de poco más de 500 metros de altura, con varios accidentes geográficos que dan lugar a cascadas y bañados.El parque cuenta con un centro de visitantes en su entrada, un auditorio, la casa de los guardaparques, una oficina de informaciones y una avenida de bustos, cruces y monumentos recordatorios. También hay un museo con información sobre la guerra, restos de armamentos y otros enseres que fueron utilizados durante aquella época.

Además del mítico y casi extinto pájaro campana, la fauna incluye animales como venados y chanchos salvajes, entre los que se destaca el cureí, que llega a pesar unos 15 kilos, y el puma, que es el último gran felino que impera en el lugar.

Cerro Corá es asimismo lugar de origen de una gran variedad de plantas típicas del Paraguay, entre ellas, el guavirami y el aratiku silvestre; infinidad de flores, enredaderas y tacuaras enriquecen su patrimonio botánico.

En la zona conocida como Lorito Picada hay cuevas con pinturas rupestres precolombinas, calificadas entre las más antiguas de América del Sur.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas