Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A la vanguardia de la tecnología

La segunda generación del Chevrolet Cruze, que ahora se fabrica en el país, se posiciona muy alto entre los sedanes medianos por su gran nivel de equipamiento, conectividad y eficiencia mecánica

SEGUIR
LA NACION
Sábado 02 de julio de 2016
Tablero y display con toda la información.
Muy buenas terminaciones y materiales.
Rueda de auxilio del tipo temporal.
El sistema OnStar permite desde el teléfono celular monitorear funciones del auto.
Las líneas con fuertes relieves en el lateral conforman un conjunto tan armónico como aerodinámico.
Más allá de su estética moderna y atractiva, el nuevo Chevrolet Cruze ofrece un equilibrio dinámico impecable.
Pantalla del tipo táctil de 8”, sirve para gestionar el sistema de entretenimiento MyLink de GM, el audio, la telefonía y la navegación. La transmisión del Cruze LTZ Plus cuenta con caja de velocidades automática del tipo convencional de seis marchas, de funcionamiento muy suave y eficiente.
0

Los mejores resultados por lo general se obtienen después de una larga preparación. Antes de lanzar esta segunda generación del Chevrolet Cruze, General Motors puso en marcha hace varios años el Proyecto Fénix, que tenía un objetivo concreto: fabricar en el país un automóvil mediano con plataforma global.

Tras una inversión de US$ 740 millones en la planta que tiene en Alvear, cerca de Rosario, GM por fin se dio el gusto hace poco tiempo de lanzar oficialmente el nuevo Cruze producido en la Argentina, en reemplazo de su antecesor, que provenía de Corea.

No sólo cambió el origen del modelo, el Cruze nacional es un vehículo íntegramente nuevo. De mayores dimensiones que la primera generación (7 cm más largo, 2 cm más ancho y 1,5 cm más bajo), ofrece una excelente habitabilidad interior y también un perfil aerodinámico superior (Cx 0,29), cualidad que hace ahorrar combustible en la ruta.

Si a esto le agregamos un altísimo nivel tecnológico, que incluye el sistema de asistencia en línea OnStar (detallado en Al volante del 11 de junio último), que se lanzó en el país junto con el modelo y ofrece servicios de seguridad vehicular, auxilio, conectividad, navegación y conserjería, más varios dispositivos de última generación (alerta de colisión, detector de cambio de carril y otros), estamos en presencia de un modelo que se posiciona a la vanguardia en su segmento y en el mercado en general.

El diseño exterior, si bien no rompe con los actuales cánones entre los sedanes medianos, resulta atractivo por sus líneas alargadas con fuertes relieves en los laterales, la suave caída de del techo hacia el baúl (por ahora, sólo se comercializa este sedán, pero hacia fines de año llegaría el Cruze hatchback) y un frontal bajo con una parrilla pequeña, generosa toma de aire, spoiler y alas rodeando las luces antiniebla, más grandes ópticas rasgadas integradas y con luces diurnas de LED. En suma, un conjunto muy armónico y que no pasa desapercibido.

También es drástico el cambio en materia mecánica. Este nuevo Cruze deja atrás el concepto de los motores aspirados nafteros de 1.8 y 2.0 litros, clásicos entre los medianos, para adentrarse en las modernas aguas del downsizing y la sobrealimentación. Así, este Cruze ofrece un motor 1.4 L con turbocompresor, que entrega una potencia de 153 CV a 5600 rpm y un par motor de 24,5 kgm a 2000 vueltas.

En la versión tope de gama. LTZ Plus que probamos, este moderno impulsor de 16 válvulas con distribución variable e inyección directa de combustible, se asocia con una caja automática convencional (con convertidor de par) de 6 velocidades, con opción de uso manual-secuencial desde la palanca selectora y control electrónico, lo que la hace rápida y sin patinamientos.

Este conjunto no puede resultar mejor para los conceptos de este nuevo Cruze (entre ellos, una reducción de peso de más de 113 kg), porque lo hacen un auto muy ágil y de rápida respuesta (mucho más que su antecesor con motor 1.8 aspirado) en todas las situaciones de marcha (acelera de 0 a 100 km en unos 8,5 s, recupera de 80 a 120 km

h en alrededor de 6 s y supera los 200 km/h de velocidad máxima), por lo que resulta muy placentero para manejar tanto en el ámbito urbano como en los viajes por autopistas y rutas. Si a esto le sumamos un consumo de algo más de 9 l/100 km en la ciudad (cuenta con sistema Start&Stop, que detiene el motor en las esperas en semáforos y pasos a nivel) y de unos 7 l/100 km en autopista, más un funcionamiento suave y silencioso (que se complementa con la excelente insonorización del habitáculo), este conjunto mecánico se lleva un alto puntaje en materia de performance y eficiencia.

Placer tras el volante

No menos a tono está el impecable equilibrio entre el confort de marcha y el comportamiento dinámico. Aunque de suspensiones más bien rígidas (McPherson adelante y semi-independiente multibrazo atrás), lo que lo favorece para doblar en ruta con solvencia y aplomo, sin mostrar vicios (idas de trompa o de cola) ni rolido (inclinación) excesivo de la carrocería, este Cruze también transmite comodidad en las desparejas superficies urbanas. Aunque tiene un despeje más que adecuado para nuestras calles y toda la parte baja del motor está protegida con un chapón (ausente en muchos modelos), en las cunetas profundas hay que pasar con cuidado. Este Cruze también cuenta con la custodia de los controles de estabilidad (ESP) y tracción (ASR) y frenos a disco en las cuatro ruedas que lo detienen en 40 m de 100 km/h a 0.

El confort de manejo también está dado por una dirección con asistencia eléctrica rápida y precisa, aunque un poco blanda (sobreasistida) a alta velocidad. De todas formas, además de sensores tipo 360° (adelante, atrás y laterales de los guardabarros), este Cruze cuenta con un asistente de estacionamiento que se hace cargo del volante (el conductor de los pedales) y nos avisa cuándo frenar o avanzar tanto en paralelo como a 90 grados. Por si fuese poco, cuenta con cámara de retroceso con guías móviles.

Como se dijo, este Chevrolet Cruze LTZ Plus está equipado con un dispositivo de alerta de punto ciego, que nos avisa si hay algún vehículo (motos, en especial) fuera del campo de visión de los retrovisores, más alerta de colisión frontal (de óptimo funcionamiento para nuestro caótico tránsito), asistente de mantenimiento del carril y sistema de arranque en pendiente.

En virtud de las mayores dimensiones generales, también el habitáculo es amplio, con muy buen espacio para los pasajeros traseros, que pueden disfrutar, además, del piso plano (sin falso túnel). Si bien el baúl es un poco más pequeño que el Cruze precedente, la capacidad de 440 litros está en el estándar del segmento.

La posición de manejo es óptima para la contextura de cualquier conductor, porque la butaca (sólo la izquierda) se regula en forma eléctrica en altura y profundidad, igual que la columna de dirección. La consola central está dominada por la gran pantalla táctil de 8" que permite gestionar el sistema de entretenimiento MyLink, el audio (radio AM

FM, CD player, puertos auxiliar y USB, Bluetooth), la telefonía, la navegación, la configuración de los sistemas del vehículo, las imágenes de la cámara de retroceso y más. Además, en el amplio display central del tablero muestra todos los datos de la computadora de viaje (gráficos y cifras de consumo, presión de los neumáticos, rumbo, modo de marcha y mucho más).

El equipamiento de seguridad y confort interior, en el marco de una muy buena calidad percibida, materiales y terminaciones, incluye seis airbags, anclajes Isofix, acceso y arranque con llave de proximidad (también se puede encender el motor a distancia), climatizador automático (que podría ser bizona), cruise-control, cargador de teléfono celular (en la consola central) y mucho más. En el debe pueden quedar la ausencia de techo solar, la falta de agarraderas internas y que cuenta con auxilio temporal, algo que en nuestra extensa y poco poblada geografía puede causar algunos problemas.

La relación costo-beneficio de este Cruze LTZ Plus es muy buena respecto de sus rivales directos tanto por precio ($ 425.000) como por el amplio nivel de equipamiento y tecnología que muestra y que lo posiciona entre los referentes del segmento de los sedanes medianos. A la vanguardia de la tecnología

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas