Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Piden esclarecer el crimen de los palotinos

La congregación religiosa solicitará ser querellante; el juez pidió datos al Vaticano

SEGUIR
LA NACION
Viernes 01 de julio de 2016
Rolando Savino, el organista que tenía 16 años y encontró a los curas asesinados, y el padre Rodolfo Capalozza, que en ese momento era seminarista y se salvó porque había ido a dormir esa noche a la casa de sus padres
Rolando Savino, el organista que tenía 16 años y encontró a los curas asesinados, y el padre Rodolfo Capalozza, que en ese momento era seminarista y se salvó porque había ido a dormir esa noche a la casa de sus padres. Foto: Télam
0

A 40 años de la masacre de los curas palotinos -tres sacerdotes y dos seminaristas acribillados el 4 de julio de 1976 en la iglesia San Patricio, de Belgrano-, la congregación religiosa confía en que la reactivación de la causa judicial pueda aportar novedades. Con esa finalidad, la comunidad de religiosos decidió presentarse como querellante en la causa que lleva adelante el juez federal Sergio Torres. A ello se suma que el magistrado pidió al Vaticano que remita la documentación que se conserve en la Santa Sede sobre el caso.

Los sacerdotes Alfredo "Alfie" Kelly, Alfredo Leaden y Pedro Dufau, y los seminaristas Salvador Barbeito y Emilio José Barletti aparecieron muertos a balazos en el comedor de la casa parroquial, en plena dictadura militar, en un ataque atribuido a un grupo de tareas de la ex ESMA, pero cuya investigación, tanto en la Justicia como en la propia iglesia, nunca avanzó.

"Pasaron 40 años y seguimos teniendo muchas preguntas. Tenemos derecho a saber quiénes los mataron y por qué", dijo ayer el padre irlandés Jeremías Murphy, superior provincial de la congregación, que llegó a Buenos Aires para participar de los actos que recordarán a los sacerdotes. Uno de ellos -el padre Kelly- tenía como director espiritual al padre Jorge Bergoglio. La congregación también pidió a la propia iglesia que reconozca el martirio de los cinco sacerdotes y seminaristas asesinados. Y el juez Torres solicitó anteayer a la Secretaría de Culto toda la "información y documentación que posea en relación con el caso"

Los cadáveres fueron hallados por el joven Rolando Savino, que tenía 16 años y se encontró con la iglesia cerrada cuando se dirigió, como todos los domingos, a tocar el órgano en la misa de las 8 de la mañana. "Me extrañó ver la parroquia cerrada. Veía luces en las ventanas, pero nadie respondía. Una vecina me ayudó a entrar por una ventana y me encontré con la tremenda escena", recordó ayer.

Savino es uno de los cuatro laicos de la parroquia que desde hace diez años recopila -junto con la docente Inés Galmarini de Ferrando, el abogado Francisco Chirichella y el contador Horacio Saraco- todo el material sobre los mártires. Ya digitalizaron más de 9600 documentos.

"El lunes anterior a la masacre, los sacerdotes de la comunidad tuvieron una reunión y resolvieron mantenerse fieles al mensaje de Jesús y denunciar los atropellos", recordó el padre Rodolfo Capalozza, que en ese tiempo era seminarista y compañero de Barbeito y Barletti. Esa noche habían ido los tres al cine y él salvó su vida porque fue a dormir a la casa de sus padres y no a la parroquia.

Entre los actos organizados para recordar a los sacerdotes, pasado mañana, a las 17, se hará el Camino del Martirio, una procesión que partirá de la capilla Stella Maris de la ex ESMA hasta la parroquia San Patricio. Estomba y Echeverría. El lunes, a las 20, el cardenal Mario Poli celebrará la misa central en la parroquia.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas