Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Central girará al Tesoro ganancias por $ 110.000 millones

Es el 75% de lo que ganó en 2015; en el BCRA dicen que cumplirán con la meta de no financiarlo en todo el año con más de $ 160.000 millones

SEGUIR
LA NACION
Viernes 01 de julio de 2016 • 12:56
0

El directorio del Banco Central (BCRA) aprobó ayer transferirle este año al Tesoro, su accionista, utilidades por $ 110.000 millones. Se trata del 75 % de las ganancias que obtuvo el año pasado. La cifra marca un leve cambio con respecto a lo que venía sucediendo en los últimos años, en los cuales el BCRA llegaba a transferirle al Tesoro el 100% de sus ganancias, por más de que éstas fueran meramente contables y, por ende, implicaran que el BCRA tuviera que emitir pesos para pagarlas.

En rigor, el BCRA no tuvo el año pasado prácticamente ganancias reales, sino que fueron todas contables, gracias a que, tras la devaluación del peso -que pasó de poco más de poco más de $ 8,50 a comienzos de año a $ 13 en diciembre pasado-, sus activos en moneda extranjera (las reservas internacionales) pasaron a valorizarse más en pesos, frente a sus pasivos que ya estaban en moneda nacional (sobre todo, sus letras, las Lebac).

Con lo cual los $ 110.000 millones que, según confiaron las fuentes a LA NACION, el BCRA acordó girarle al Tesoro este año también implicarán una emisión de nuevos pesos. El Central cerró 2015 con ganancias por $ 147.000 millones. Los $ 37.000 millones que no se entreguen al accionista se capitalizarán. Consultados al respecto, en el BCRA no hicieron comentarios, pero reafirmaron que sumados los giros de utilidades y los adelantos transitorios, la entidad cumplirá con la meta que se impuso de no entregarle al Tesoro más de $ 160.000 millones en todo 2016. Se trata, en términos nominales (y sobre todo, en términos reales), de una cifra menos a la de 2015, año en el que se entregaron $ 175.664 millones ($ 80.400 millones en concepto de utilidades, $ 78.484 millones de adelantos transitorios y $ 16.780 millones por otros conceptos).

Entre los economistas siempre fue materia de debate y de fuerte crítica el hecho de que el BCRA le girara a su accionista ganancias meramente contables. No sólo por el efecto monetario que tiene hacerlo, sino porque se supone que, si el peso llegara a apreciarse frente al dólar, esas ganancias se esfumarían de un momento a otro, y el BCRA se estaría descapitalizando.

Incluso, en la época en la que Alfonso Prat-Gay estuvo al frente del BCRA, había llegado a firmar una carta de intención con el entonces ministro Roberto Lavagna para no tener que entregarle al Tesoro ganancias contables. Pero en 2008, con la crisis internacional y el deterioro de las cuentas fiscales, durante la gestión de Martín Redrado este pacto comenzó a perder vigencia. Sin embargo, fue durante las gestiones de Mercedes Marcó del Pont y luego Alejandro Vanoli, que el BCRA directamente empezó a financiar al Tesoro al límite de sus posibilidades.

"Veo saludable que empiecen a capitalizar ganancias", dijo Federico Muñoz, de Muñoz & Asociados. "Estábamos mal acostumbrados. Con la gestión anterior la totalidad de las ganancias contables se transferían al fisco. Es una decisión impropia en cualquier banco o empresa y en este caso fue una de las piezas clave del vaciamiento del Central y del consecuente agravamiento de la salud del peso", opinó el economista.

Hasta junio pasado, según el Informe Monetario Diario que publica el BCRA, se le habían ya girado al Tesoro adelantos de utilidades por $ 31.900 millones. Quedarían así por entregar ganancias por $ 78.100 millones en lo que resta del año.

Pero, además, los adelantos transitorios (básicamente son préstamos del Central al Tesoro) sumaron en el semestre otros $ 30.176 millones. En la práctica, el Central le viene entregando al Tesoro más pesos que los $ 46.020 millones que le dio Vanoli en igual periodo del año en 2015. El titular del BCRA, Federico Sturzenegger, dijo, sin embargo, en su momento que la idea era financiar al Tesoro con $ 40.000 millones por trimestre (en el primer semestre habrían quedado levemente por debajo).

El desafío de tal esquema, dice Amilcar Collante, economista de Cesur, es que la conducción actual del BCRA logre romper con la estacionalidad que siempre tuvo la asistencia del Central, que siempre suele crecer fuerte en los meses de noviembre y de diciembre. "Un tercio de los adelantos se hacía en ese momento", explicó Collante. "Ahora, hay una división entre Hacienda y el BCRA, el tema es si se cumple o no con la meta acordada. Al fin y al cabo, lo que no le va a prestar el BCRA, lo van a tener que emitir con deuda", apuntó.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas