Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con su Stabat Mater, Simon Ho va del medievo al siglo XXI

La obra tendrá su primera audición en el CCK con la mezzo Susanna Moncayo; el programa incluye la Misa Criolla

SEGUIR
LA NACION
Sábado 02 de julio de 2016
Ho, antes de un ensayo en la Ballena Azul
Ho, antes de un ensayo en la Ballena Azul. Foto: LA NACION / DIEGO SPIVACOW / AFV
0

La conexión del compositor y pianista suizo Simon Ho con la Argentina tiene más de diez años y varios espectáculos. El primero fue hace casi una década se llamó Travesías a instancias de un grupo que creó junto a artistas europeos y locales, como la cantante lírica Susanna Moncayo y el charanguista Jaime Torres, que participó como invitado. Años después se instaló en Buenos Aires con varios socios de la compañía teatral-musical Cincodespuésdebusch (tres suizos, un alemán y una argentina oriunda de Neuquén) para hacer foco en la idiosincrasia del rioplatense de esta orilla y crear con ese relevamiento una pieza teatral, Lost in Buenos Aires. El siguiente contacto fue cuando su amiga Susanna lo convocó para componer un Stabat Mater. El momento del debut de esta obra será hoy, en un doble programa que incluye también una versión de la Misa Criolla. Es decir, una noche de música religiosa, pero con múltiples lecturas.

Porque la curiosidad en este caso no mata al gato sino al cronista que se pregunta cómo es componer un Stabat Mater en el siglo XXI.

Un poco de historia: El Stabat Mater es un texto atribuido al papa Inocencio III y al religioso Jacopo de Benedetti (o sea que es del siglo XIII), dedicado al sufrimiento de María en la crucifixión de Jesús. Un centenar de compositores le pusieron música. Desde Pergolesi, cuya versión es una de las más famosas, hasta creadores del siglo XX como Penderecki y el minimalista "sacro" Arvo Pärt. ¿Cómo se contextualiza una pieza religiosa de la Edad Media en la música actual?

A Simon Ho no lo amedrenta el invierno porteño. Camina por la avenida Corrientes rumbo al CCK, donde esta noche se realizará el concierto. Viste jeans y una campera liviana. De una mano cuelga su bolso y de la otra un cigarrillo de tabaco armado. Lo único que le pesa es una inquietud: todavía no sabe qué tipo de teclado utilizará para el concierto. Un rato después, cuando ingresa al gran auditorio Ballena Azul algunas dudas se despejan. Y más tarde, ya sentado frente a una taza de café, aparece el resto de los pensamientos en torno a la obra.

"Con Susanna ya hemos hecho varios proyectos. Un día me dijo que yo debía escribir una obra sobre el amor y el sentido de la vida. Y más tarde se le ocurrió que fuera el StabatMater. Bueno, vamos por él, le dije. Tomé el texto en latín y mientras componía la música me di cuenta de que ese texto era sobre el amor y el sentido de la vida. Apenas vi el libreto y leí la palabra Jesús pensé: ¿Cuáles son las notas que tengo que escribir para este nombre? Lo que escribí es para cuerdas, piano u órgano, percusión, tres voces y charango. Y voy a ser franco. Traté de despojarme de todas las versiones pero soy bastante fan de la de Pergolesi, que escuché hace unos veinte años. Van a tener una idea cuando la escuchen en este concierto. Les puedo adelantar que es muy tonal. No me pude imaginar algo atonal. Es una pieza de muchas emociones. No estoy diciendo con esto que lo atonal no pueda transmitir emociones; sólo digo que, en mi caso, surgió así a partir de muchos elementos, como la furia, la tristeza, el perdón. Muchos saben lo que es perder a un ser querido. Ese libreto significa algo para mí y otra cosa para otra persona, porque es una situación que conocemos y cada uno la enfrenta a su manera. La obertura es un gran cluster lleno de sonidos que va hacia el latido de un corazón. ¿Hacia adonde estará yendo realmente la música? ¿Y los instrumentos? ¿Cómo funcionará el charango con las voces y las cuerdas? -pregunta Ho de manera retórica-. Fluirá en tanto se pueda encontrar esa combinación de instrumentos".

La obra iba a ser estrenada hace un par de años pero por problemas de agenda no fue posible. Simon tuvo un año para reencontrarse con la pieza y las dudas que le surgieron. "Muchas veces tener ese break es bueno para tomar distancia y volver sobre la música. Hice algunos cambios que son los que finalmente se escucharán hoy".

Ho llegará al escenario de la Ballena con Graciela Oddone (soprano), Víctor Torres (barítono), Susanna Moncayo (mezzosoprano), Jaime Torres (charango) y el quinteto de cuerdas que dirige la violinista Marta Roca. En la Misa Criolla participarán Jaime Torres, Moncayo, el Coro Polifónico Nacional, Federico Siciliano (piano), Goyo Alvarez (guitarra), Sebastián Farías Gómez (percusión), Manuela Torres (accesorios de percusión y danza) y Rubén Mono Izarrualde (flauta traversa), todos con la dirección de Popi Spatocco.

Las "materias primas" con la que Simon Ho realiza sus trabajos son tan diferentes entre sí que le dan un gran eclecticismo a su obra. Si sólo se tienen en cuenta los trabajos presentados en Buenos Aires, se verá que van de la canción popular contemporánea hacia esta obra sacra medieval; y de ahí a la pieza teatral Lost in Buenos Aires, a la que no le falta actualidad tras el escándalo de los Panamá Papers.

"Sí -dice y sonríe estuve viendo televisión ayer. Para hacer Lost in Buenos Aires estuvimos un mes acá. La historia adquirió un tono bastante político y también naïve. Porque como supimos que mucho dinero de argentinos estaba en Suiza fuimos a bancos de Zurich con una cámara y preguntamos cómo podíamos hacer para que ese dinero volviera a la Argentina", dice Simon, y vuelve a sonreír con esa humorada naïve. "Me encantó haber tenido la posibilidad trabajar en el proyecto como músico compositor, de conocer a la gente de Timbre 4, de haber llevado la obra para hacerla allí".

Stabat Mater y la Misa Criolla

Repertorio sacro

Hoy, a las 20. Gratis.

CCK, Sarmiento 151.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas