Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El reino del revés: los que prefieren no tener aumentos, para ganar más

LA NACION
Sábado 02 de julio de 2016
0

Parece increíble, pero es real. Quienes trabajan en empresas y están registrados les dicen que no a ascensos y también a aumentos de sueldo. ¿Por qué? El impuesto a las ganancias...

Hagamos un poquito de historia cercana. Hubo un "veranito", de 2003 a 2006, cuando la Argentina volvió a crecer, el empleo privado formal retomó su actividad ocupando la capacidad ociosa de las empresas, había cierta estabilidad y baja inflación. El círculo virtuoso del logro profesional seguido de un posible ascenso y un aumento de sueldo acorde con el mérito se daba normalmente, como debe ser, ya que la motivación es uno de los estímulos más importantes para dar ese "algo más" que hace la diferencia a la hora de trabajar. Pero la ilusión de normalidad duró poco. A partir de 2007 la economía dejó de acompañar el crecimiento profesional cuando la inflación, que en 2006 había sido del 7%, superó el 20%. Empezaron entonces las distorsiones y las políticas salariales que dejaron atrás el reconocimiento a los talentos para concentrarse en evitar, dentro de lo posible, la merma del poder adquisitivo de su gente.

De 2003 a 2015 hubo una inflación (no oficial) del 1415% y los incrementos por paritarias fueron del 1602%. Sin embargo, para los jefes fueron menores en un 32%, ya que se les aumentó un 1217% según los números de la consultora Mercer. En este escenario, se dan paradojas, como empleados que se niegan al ascenso simplemente para seguir dentro de convenio, bajo el paraguas de un sindicato que negocia muy bien su salario.

Pero hay una distorsión más generalizada. Si el mínimo no imponible del impuesto a las ganancias era de $ 15.000 hasta febrero de este año, una cifra a la que llegan fácilmente los trabajadores registrados estén dentro del convenio o no, el Gobierno subió este mínimo a $ 25.000. Un avance ¿o un retroceso? Según Mercer, hoy paga Ganancias casi la misma cantidad de personas que antes de la modificación. Desde el Gobierno se dijo que ya no pagarían el tributo 180.000 personas, pero desde la CTA afirman que 220.000 empezaron a pagar ya que cayó el decreto 142/2013 que dejaba afuera del impuesto (para siempre) a quienes no llegaban a los $ 15000 en ese año 2013. Con la modificación del decreto y los aumentos por la inflación galopante de los últimos tres años, este grupo empezó a pagar de golpe.

Quienes todavía no tributan están atentos. Es que un pequeño incremento puede dejarlos al alcance de la voracidad de Ganancias, con escalas en las que se llega a pagar muy rápido el máximo del 35%. Y quienes ya están alcanzados prefieren no conseguir un aumento de sueldo ya que, paradójicamente, ganarían menos con más exigencias. Sería demasiado trillado decir que es el reino del revés, pero? es el reino del revés.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas