Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

E. Palmeyro y J. Del Corral: "Scholas seguirá creando puentes aunque los quieran dinamitar"

Los directores mundiales de la fundación pontificia atribuyen a una "campaña sucia" la polémica por la frustrada donación del gobierno de Macri: el año pasado rechazaron un subsidio de $ 23 millones ofrecido por De Vido

SEGUIR
LA NACION
Sábado 02 de julio de 2016
Foto: LA NACION
0

La orden de Francisco de devolver al gobierno de Mauricio Macri la donación por $ 16,6 millones puso a la fundación pontificia Scholas Occurentes en el ojo de la tormenta. Sus dos directores, los educadores José María del Corral y Enrique Palmeyro, son argentinos y mientras dan explicaciones a LA NACION sobre el manejo de la institución, ante la fuerte polémica, tienen en sus celulares un saludo personal del Papa por la misión que estudiantes secundarios argentinos están desplegando en Haití, en medio de fuertes dificultades. "Una de la noches balearon el hotel y los tuvimos que cambiar", contaron al unísono.

Ambos fueron seminaristas, son docentes y compartieron tareas en el arzobispado porteño, bajo la conducción del cardenal Jorge Bergoglio. Atribuyen el escándalo por la donación de Macri a una "campaña sucia" destinada a generar un cortocircuito entre Francisco y el Presidente.

"A nosotros nos hicieron pomada y al Gobierno quisieron hacerlo pomada", graficó Del Corral. La donación, dijo, estaba destinada a solventar los gastos de funcionamiento: un plantel de 36 profesionales, infraestructura y equipamiento. Hoy Scholas funciona en un departamento de tres ambientes en Salguero y Figueroa Alcorta, donde se distribuyen 36 personas -con mesas de trabajo hasta en la cocina y en la habitación de servicio-, y ahora está renegociando el contrato de alquiler mensual por $ 19.000.

Del Corral y Palmeyro revelaron que el gobierno de Cristina Kirchner les había prometido una sede en Ezeiza. "Era un predio afectado a Ferrocarriles e incluso nos mostraron los planos y comenzó una construcción, pero nunca firmaron un comodato ni nos dieron un papel", dijo Palmeyro, responsable de la administración del programa a nivel mundial. Y explicó que en 2015 rechazaron un financiamiento del Ministerio de Planificación, a cargo de Julio De Vido, por $ 23 millones porque "no era muy clara la metodología de los fondos".

-¿Qué le pidieron al gobierno de Macri?

-Del Corral: A poco de asumir, el Gobierno se comprometió a buscar una sede para Scholas y nos mostraron un edificio en mal estado, en Av. del Libertador y Dorrego, y otro en Plaza Italia. Lo tratamos con el director de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, Ramón Lanús, pero aún no lo definieron.

-¿Por qué el gobierno argentino tiene que aportar a Scholas?

-Del Corral: Francisco le pidió a Macri, cuando lo recibió el 27 de febrero, que apoyara a Scholas. Nos pusimos en contacto con Marcos Peña y fijamos la necesidad de solventar una planta funcional equivalente a una escuela, con cargos directivos y horas cátedra. Lo evaluaron y nos pusimos de acuerdo. A Peña le pareció razonable y no dudó en dar el apoyo.

-Palmeyro: Para darle al programa un horizonte de continuidad es necesario que el plantel esté en relación de dependencia, con los correspondientes aportes patronales y todas las obligaciones para la habilitación. Se tomó como base el sueldo promedio de un docente con una antigüedad media de 15 años. Y a eso se suma el costo de equipamiento y acondicionamiento de la sede. La suma total es $ 16.595.368. Nunca existió ese famoso "666" que se difundió.

-¿Recibieron los fondos?

-Palmeyro: Scholas no recibe la plata. Propusimos la creación de un fideicomiso para depositar los fondos y liberarlos con las certificaciones laborales y de obras. Se incluía, además, una auditoría de la Sindicatura General de la Nación (Sigen).

-¿No es excesivo $ 16,6 millones?

-Del Corral: Es menos de lo que el Estado paga para financiar la planta docente de una escuela parroquia del barrio de 800 alumnos.

-Palmeyro: Y mucho menos que lo que invierte en una escuela pública.

-¿Por qué se opuso Francisco?

-Del Corral: Lo explicó en una carta. Lo que pasa es que algunos difunden sólo la parte en que nos transmite que tiene miedo de que se camine hacia la corrupción. La misión de Scholas es construir puentes de integración y se generó lo contrario. Se sembró confusión y división.

-Palmeyro: La carta de Francisco es muy paternal. Nos agradece y nos dice, además, que no trabajemos tanto, que cuidemos la salud.

-¿Quiénes están interesados en generar confrontación?

-Del Corral: No es el Papa, ni somos nostros, ni el Presidente. Los que perdíamos éramos nosotros y el Gobierno. A nosotros nos hicieron pomada y al Gobierno quisieron hacerlo pomada. Francisco, en la reunión con la canciller Malcorra, aclaró que no era una decisión contra Macri.

-¿Pero sospechan del entorno de Francisco o del Gobierno?

-Del Corral: Somos docentes, no investigadores. Me encantaría saberlo, aunque sea por curiosidad intelectual. En el fondo, esta pelea les hace mal a los chicos. El Papa prefiere que les pidamos plata a los privados. Es el mismo criterio que aplicó con el Episcopado, cuando les pidió a los obispos que no financien el Congreso Eucarístico Nacional con fondos estatales. Ahora, el obispo de Rafaela rechazó plata del gobierno de Santa Fe para restaurar un templo.

-¿En otros países reciben aportes del Estado?

-Del Corral: El presidente de Colombia pidió que Scholas colabore con el acuerdo de paz con las FARC. En España, el arzobispo de Madrid puso una sede a disposición de Scholas.

-Palmeyro: Francisco nos pide devolver la donación por la crisis que vive la Argentina. Es en esas condiciones que le parece injusto que pidamos un subsidio.

-¿Los aportes privados no alcanzan?

-Del Corral: Sirven para ayudar a recaudar fondos, como el Partido por la Paz que se jugó en el Estadio Olímpico de Roma, que dejó 947.000 euros a Scholas y otros 947.000 a la Fundación Puppi, de Javier Zanetti. Pero para garantizar el sostenimiento del equipo base en la Argentina era importante el aporte del Estado.

-¿Por qué se suspendió el Partido por la Paz previsto para el 10 de julio en La Plata?

-Del Corral: Nosotros propusimos cambiarlo de fecha por toda esta situación que se estaba viviendo y al Papa le pareció bien. La idea es hacerlo después del partido que se hará en Roma el 12 de octubre.

-¿Cómo rinde cuentas Scholas de sus gastos? ¿Hay controles?

-Palmeyro: Scholas se somete a todas las auditorías del Vaticano y, también, a una auditoría externa, que realiza KPMG, una de las cuatro agencias de control más reconocidas del mundo.

-¿El gobierno kirchnerista hizo donaciones a Scholas?

-Del Corral: Prometió una sede, pero nunca cumplió. En ese momento, el Ministerio de Educación se comprometió a solventar los gastos de los docentes que intervienen en actividades del programa. Fueron $ 900.000. El ministro Esteban Bullrich se comprometió ahora llevar las actividades a todas las provincias.

-Palmeyro: En 2015 no aceptamos un aporte del Ministerio de Planificación por $ 23 millones para un plan de producción audiovisual porque la metodología que proponían para la entrega de fondos no era clara. .

-¿En qué medida afecta a Scholas la polémica por la donación?

-Del Corral: Seguiremos con la misión de construir puentes, aunque algunos los quieran dinamitar.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas