Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Una ley multipropósito

El blanqueo es la mayor apuesta oficial para reanimar la economía en el segundo semestre y comenzar a mostrar resultados durante 2017

LA NACION
SEGUIR
Néstor O. Scibona
Domingo 03 de julio de 2016
Foto: LA NACION
0

Más que una ley ómnibus, el Senado acaba de sancionar una ley "tren": tiene tantos vagones como necesidades que el gobierno de Mauricio Macri apuesta a cubrir para movilizar la alicaída actividad económica y mostrar resultados a partir de 2017. O sea, cuando deberá rendir su primer examen político en las elecciones legislativas en busca de más votos y bancas en el Congreso.

El blanqueo de dólares, activos y propiedades no declarados, en el país y el exterior, es la locomotora de esta ley multipropósito de 97 artículos, aprobada en apenas un mes y con más votos opositores que los que podía presuponerse. Detrás van el pago de deudas y la mejora de haberes a 2,4 millones de jubilados y pensionados con o sin juicios ganados al Estado; la prestación universal a unos 60.000 adultos mayores no cubiertos por el sistema previsional; el "premio" a los contribuyentes cumplidores (exención de Bienes Personales hasta 2018, con elevación de los mínimos); la moratoria impositiva de hasta 90 cuotas sin multas ni intereses punitorios; la derogación en 2019 del impuesto a la ganancia mínima presunta; el estatus legal a los acuerdos con las provincias para restituirles en cinco años el 15% de coparticipación que le resta caja a la Anses y la posibilidad de recuperar una parte con el fin del cerrojo K que impedía la venta de las acciones de empresas privadas que integran su fondo de garantía (FGS). Al final de la formación se incluye además la creación de una comisión bicameral para proponer una reforma impositiva a partir de 2018, y un consejo de sustentabilidad para monitorear y elaborar un régimen previsional a largo plazo.

Antes de fin de julio, la AFIP dictará la reglamentación del blanqueo, que se convertirá así en la primera medida de magnitud del segundo semestre, en línea con la intención oficial de convertirlo en un punto de inflexión para las expectativas económicas. Pero también en una necesidad: mientras los mayores gastos que demandará el paquete previsional son cuantificables, los ingresos para cubrirlos dependerán de la incierta respuesta de los evasores confesos, hasta el 31 de marzo de 2017.

Según estimaciones privadas, los pagos a los jubilados y pensionados incluidos en la "reparación histórica" superarían el equivalente de US$ 10.000 millones, a través de un esquema de acuerdos judiciales y voluntarios con la Anses, similar al ofrecido a los holdouts. Esa cifra incluye el pago retroactivo en los próximos cuatro meses a los 400.000 jubilados que hace años les ganaron juicios al Estado. Quienes ya tienen sentencias a favor podrán cobrar 50% en efectivo y el resto en 12 cuotas trimestrales ajustables; quienes iniciaron juicios sin obtener sentencia percibirán el retroactivo con un tope de 4 años (y un ajuste de haberes de 40% promedio si acuerdan con la Anses), y quienes no los hayan entablado tendrán un reajuste de 35% del haber mensual. La mayor parte de estos fondos se volcará progresivamente al consumo, especialmente durante 2017.

Como contrapartida, por cada US$ 10.000 millones que sean blanqueados (ingresen o no al país), la recaudación fiscal por única vez sería de 800 millones, considerando un pago promedio de 8% del impuesto especial por el blanqueo (cuyo costo va de 5 a 10% en 2016 y se eleva a 15% en el primer trimestre de 2017). La Casa Rosada dejó trascender inicialmente una estimación ultraconservadora de 20.000 millones, que supondría un ingreso fiscal equivalente a 1600 millones. No obstante, el tributarista César Litvin (ex titular de la DGI) calcula que esa cifra sería muy superior, basándose en el último blanqueo realizado en Chile, que a un costo de 8% alcanzó los US$ 20.000 millones y que aquí son mucho más voluminosos los ahorros fuera del circuito económico formal. Según el economista Orlando Ferreres, los residentes argentinos disponen dentro y fuera del país de unos US$ 400.000 millones (entre cuentas, activos y propiedades), de los cuales la mitad está declarada y el resto se mantiene en negro.

Más allá de esta incógnita fiscal, la apuesta oficial es que los dólares que reingresen al circuito permitan reactivar la demanda en distintos sectores y fortalecer al mercado local de capitales.

La nueva ley exime del impuesto especial a quienes suscriban (hasta el 30 de septiembre) un bono en dólares a 3 años y cupón de 0%, intransferible y no negociable, u otro a 7 años (hasta el 31 de diciembre), intransferible por 4 y con cupón de 1%. Esto permite al Tesoro financiarse casi sin costo. Otra opción sin costo es suscribir cuotapartes de Fondos Comunes de Inversión, destinados a proyectos de infraestructura, inversión productiva, inmobiliarios, energías renovables, pymes, economías regionales o préstamos hipotecarios ajustables por unidades de vivienda (UVI).

Por otro lado libera a quienes adhieran de toda acción civil o penal por delitos tributarios, cambiarios o aduaneros, así como del pago de deudas impositivas los últimos cinco años. Quienes ingresen moneda extranjera deberán depositarla en bancos por un plazo no menor a seis meses, salvo que adquieran inmuebles o bienes registrables.

Para empujar la adhesión al blanqueo, el titular de la AFIP, Alberto Abad, advirtió en el Encuentro de la División Impuestos de IDEA, que los acuerdos globales en el marco de la OCDE, le permitirán al organismo recibir a partir de 2017 información automática sobre saldos superiores a US$ 100.000 (al 30 de diciembre de 2015) en cuentas bancarias abiertas por residentes argentinos en 55 países, a los que se sumarán 27 en 2018 (entre ellos Suiza) y otros 19 en 2019 (entre ellos Brasil, Uruguay y Panamá), mientras se tramita un acuerdo bilateral con los Estados Unidos para combatir "delitos sin fronteras", como el lavado de activos, narcotráfico, trata de personas y financiamiento del terrorismo. Litvin, a su vez, diferencia entre el dinero "negro" (evasión) y "sucio" (lavado del narcotráfico), al referirse al rol de la UIF en la investigación del origen de los fondos. Y aconseja a los evasores no perder la oportunidad de conseguir el "antídoto" para evitar el pago de impuestos mucho más altos que el del blanqueo.

En síntesis, Macri busca con la nueva ley conseguir el voto de los jubilados que mejoren sus ingresos, para lo cual necesita además el voto de confianza o conveniencia de quienes evadieron dólares para poner en marcha la economía.

nestorscibona@gmail.com

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas