Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Miguel Bein: "La agenda del actual gobierno es la correcta, no es neoliberal"

El ex asesor de Daniel Scioli defiende el rumbo adoptado por el macrismo y dice que "ya pasaron las peores noticias en economía"

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 02 de julio de 2016

La entrevista tuvo lugar en el estudio Bein y Asociados, en Palermo.

-Usted ha visto pasar a muchos gobiernos. ¿Los niveles de corrupción que se descubren hoy son inéditos o siempre hubo sobreprecios?

-Sobreprecios en la obra pública hubo siempre, pero yo no tengo la sensación de haber visto algo así, del 40% o del 50%.

-¿De cuánto era usualmente?

-Uno puede decir que históricamente hubo un 10% o 15%. Nadie tiene el conocimiento científico, pero la percepción popular era la del famoso "diego", el diezmo.

-¿Y para quién iba el "diezmo"?

-Yo creo que se repartía: era para los sindicatos, para los empresarios que hacían la obra pública, alguna parte, que por ahí era un 3% y para algún sector de mercenarios corruptos en el gobierno. Pero no existía que se cobrara un 50% más caro para financiar la política. La patria contratista manejaba niveles de sobreprecios mucho más bajos que estos. Según el saber popular, insisto.

-¿Los jefes de José López podían no saber lo que estaba haciendo?

-No. Yo no soy la persona más inteligente de la Argentina, pero tampoco la más estúpida. Eso no es creíble. No sé si es demostrable ante la Justicia, pero la presunción que uno tiene. Esto no fue un delito personal, esto es un sistema.

-¿Qué piensa del "mea culpa" que ensayaron algunos empresarios en el Hotel Alvear?

-Queda muy bien, queda lindo. Pero en esa matriz de corrupción están implicados todos los que participaban.

-Algunos dicen: "Con Scioli presidente todo esto no se hubiera destapado". ¿Qué piensa?

-No sé y es contrafáctico. Yo no iba a ser ministro de Economía ni funcionario de un eventual gobierno de Scioli, eso está dicho en el estudio de televisión de LA NACION. Yo a Scioli le expresé mis ideas sobre el cambio de agenda: pasar del crecimiento basado en el consumo al desarrollo basado en la inversión. Es la agenda que le escucho al gobierno actual y me parece que es correcta, es la agenda que vos necesitás.

-Para saber si la economía mejora hay que tener claro de dónde se parte. Cuando Cristina entrega la llave del inmueble patrio, ¿de cuánto era para usted el déficit?

-El déficit era cuatro puntos y medio del producto, con un punto más del producto a proveedores que no se había pagado. O sea, 5,5%.

-Kicillof dijo que era 3,2% y Prat Gay dijo que era 7,1%

-Para mí era 5,5%.

-Dígame si es verdadera o falsa esta afirmación: "Si no había un cambio de rumbo, la economía explotaba"?

-Con el cepo no hubiera explotado, pero el país hubiera tenido una recesión muchísimo más fuerte que la que tiene ahora.

-¿Cómo es eso?

-Lógico. Si vos gastabas en la industria electrónica en Tierra del Fuego 5000 millones de dólares negativos en la balanza comercial, la industria de autopartes 9000 millones negativas, el sector energético 5000 millones negativos, pero venías de 5000 positivos, las motitos con 80% de insumos importados 1500 millones de dólares negativos. Eso quiere decir que a la Argentina no le alcanzaban los dólares para funcionar al nivel de actividad que funcionaba.

-Hoy, en medio del ajuste y los tarifazo, un sector mira con cierta nostalgia al gobierno anterior, donde los restaurantes estaban llenos, la gente consumía y viajaba. ¿Qué les diría?

-Lo que le digo es que en ninguno de los dos casos, ni con Macri ni con Scioli, eso se iba a poder sostener.

-¿Los dos casos son Macri presidente o Scioli presidente?

-En ninguna de las dos agendas políticas ibas a poder sostenerlo. Eso no dependía de una persona. Esto es una estructura económica que, de alguna manera, te condiciona. Hoy por hoy la recesión no es tan violenta -aunque es importante- porque el acceso al crédito internacional permite amortiguar parte del ajuste y de la recesión.

-El kirchnerismo dice que se volvió a un ciclo de endeudamiento.

Todos los países toman deuda. Hoy Argentina está tomando al 7%, deuda larga, en dólares. Es tres puntos menos que el 10% que pagabas hace cinco meses. Todavía es muy cara para los mismos plazos de los países vecinos sin Brasil: Chile, Perú, Colombia, Panamá, México, consiguen plata al 3,5%, a la mitad.

-¿Y entonces fue negocio haber arreglado con los holdouts?

-Yo creo que no fue un buen negocio pero fue inevitable.

-Este gobierno de Macri para algunos es la vuelta del neoliberalismo. ¿Lo es?

-No, porque él no es neoliberal, lo conozco

-¿Qué es?

-Es un desarrollista y es un constructor. Viene de una familia de trabajo, no viene de una familia financiera. El grupo familiar del presidente, que yo sepa, la única incursión financiera que hizo - y que después no duró- fue con Pago Fácil. El Presidente de la Nación no tiene una matriz de pensamiento neoliberal, pero sí desarrollista. Comparte la idea de que el motor de la actividad económica tiene que ser la inversión y no el consumo.

-¿Por qué Macri tiene que pedirles a los empresarios que inviertan, como si no le tuvieran confianza?

-De lo que Argentina produce hoy por año, ¿cuánto se destina a la inversión? 6%. Es lo que te da la capacidad de crecer. El país que no aumenta hasta niveles de 25%, 26% o 27% lo que invierte en relación a lo que produce no puede aspirar a crecer más de 3% anual. Creciendo al 3% anual nunca te vas a convertir en un país desarrollado.

-¿Pero por qué no invierten?

-El capital es lo más cobarde que hay. Después de vivir en Argentina los últimos 50 años nadie toma la decisión de invertir en dos meses porque viene un gobierno y te lo pide. Lo estarán midiendo, lo estarán evaluando, se estarán convenciendo. Si a él le va bien y consigue el liderazgo político.

-¿Cómo ve a Macri como líder político?

-No sé, se irá viendo sobre la marcha su capacidad para convencer a la sociedad de esta agenda, que es la buena agenda, de eso no tengo dudas. Los que quieren invertir te piden señales tan fuertes que significan, de pronto, tener que desviar recursos de la inclusión social a la inversión. Si vos desviás recursos de la inclusión social a la inversión entrás en una zona de fortísimo riesgo político.

-¿Y eso está pasando?

-No, todavía no está pasando porque el Gobierno empezó con una agenda a fondo pro inversión y a los tres, cuatro o cinco meses de gobernar se dio cuenta que la sal y pimienta del desarrollismo es la inclusión social.

-¿Este gobierno está prestándole atención a los problemas sociales?

-El gobierno está aprendiendo a gobernar. Las primeras leyes que pasó les costaron carísimas por falta de experiencia de negociación. Fueron realmente malísimas las negociaciones. Hoy empezó a negociar mejor.

-¿Cómo es eso?

- Vos tenés un ciclo político donde hay una elección año por medio -cosa que fue un error, sería mucho mejor tener un ciclo político de tres años promedio-. Con el padrón electoral que vos tenés en la Argentina, donde casi la mitad de la población no terminó la escuela secundaria, la comprensión de los fenómenos económicos de largo plazo no es generalizada. La mayor parte de la gente vota a los gobiernos si le alcanza la plata en el bolsillo, y si no, no los vota. Esto obliga a la política económica a seguir el rumbo de la navegación a vela.

-¿Cómo es?

-En la navegación a vela no se viaja derecho, se va en zigzag para esquivar los vientos. Inevitablemente, el desarrollismo necesita dosis de populismo en el año electoral, porque como dice Bilardo, lo peor es perder.

-Prat-Gay dijo: "El trabajo sucio está hecho". ¿Qué le parece esta frase?

-No me gusta como frase. Si hubiera dicho: "Ya hemos visto las peores noticias en economía", yo estaría de acuerdo.

-¿Lo peor ya pasó?

-Lo que veo es que la economía está tocando fondo. Junio todavía es peor que mayo, pero ahora la gente ya empieza a cobrar con los sueldos de las paritarias y el aguinaldo. Mi sensación es que el nivel de actividad se va a estabilizar acá y va a crecer a partir de septiembre u octubre.

-¿Empieza el rebote?

-Todavía no rebota, pero está dejando de deteriorarse.

-Y finalmente llegamos al tema: la inflación

-Está bajando rápidamente, fuertemente. Como contracara, entre otras cosas, de que el nivel de actividad es más bajo.

-O sea, baja por la recesión...

-Sí, las empresas no tienen capacidad para fijar precios de lista en las góndolas y en los shoppings. Hoy o vendés con descuento o no vendés.

-¿Le cree al nuevo Indec?

-Nosotros todavía seguimos con el relevamiento nuestro, pero en cualquier momento lo vamos a discontinuar. Hemos cumplido un rol como todas las consultoras llenando el vacío de lo que fue la falsificación de las estadísticas del INDEC, pero ya ha terminado el mes de junio y vamos a analizar si seguimos una vez que vos tenés un instituto recuperado de estadísticas. Los números nuestros dan para junio 2,3%.

-¿Las tasas altas atentan contra la inversión?

-Son transitorias. Van bajando, yo creo que es el costo que uno tiene que pagar para estar seguros de que la inflación va a bajar.

-¿Aprueba la gestión de Sturzenegger?

-Yo lo apruebo a él en términos personales, le tengo afecto y respeto personal. No estoy de acuerdo con algunas de las cosas que él hace.

-¿Cuáles?

-Él sabe que yo no estoy de acuerdo con algunas de las cosas que hace y cada vez que hablamos se lo manifiesto. Para mí sobra tasa de interés.

-Él le podría decir que gracias a eso también baja la inflación.

-Bueno, yo creo que no es verdad. La inflación es un fenómeno sólo parcialmente monetario y este Banco Central piensa que la inflación es un fenómeno puramente monetario. Tenemos diferencias conceptuales.

-¿Y por qué bajó la inflación?

Por la recesión y por el dólar quieto. El dólar quieto es el gran arma antiinflacionaria de la Argentina. Y la recesión es el gran arma no deseada antiinflacionario del mundo. Las políticas antiinflacionarias de los países desarrollados son todas recesivas.

-¿Este dólar está bien?

-Yo pienso que el dólar de 16 sería todavía mejor para la industria, para la exportación y las economías regionales.

-¿Pero no generaría inflación?

-Yo creo que no. Creo que la recesión es tan grande que las empresas hoy no tienen ninguna capacidad de mover precios.

-En síntesis, ¿qué diría del rumbo económico de Macri?

-No estoy conforme con este gobierno de Macri, pero han encarado en la agenda cosas que había que hacer inevitablemente. Hicieron un gran trabajo arreglando el juicio de Nueva York, no hicieron un gran trabajo en el armado de las tarifas, creo que se armó mal, se comunicó mal, no estaban las tarifas sociales, creo que se le regaló demasiado a las provincias en las negociaciones por las leyes. Yo noto un montón de cosas que yo hubiera hecho distinto, pero eso es a nivel testimonial. Tampoco estoy dispuesto a ir al gobierno para ver si yo las puedo hacer mejor.

-Ley de blanqueo: ¿Qué le parece?

-Yo tengo la sensación de que la exteriorización de capitales puede superar los 50 mil millones de dólares. La exteriorización, no el ingreso al fisco.

-Se dice que el Gobierno espera 20 mil.

-Creo que espera más. Y después puede acreditarse un éxito resonante cuando en vez de 20 consiga 40. Mi consejo es que hay que blanquear.

-¿El Brexit puede afectarnos?

-Nada. Ni nos afectó el movimiento cambiario.

-¿Cómo está el campo con este gobierno?

-Mucho mejor. Yo no quiero hablar mucho del campo porque yo soy productor agrícola, por lo tanto es un tema donde sectorialmente estoy involucrado, pero sí, está mucho mejor.

-Ejercicio final: ¿Qué cree que dirían Cristina, Scioli y Macri leyendo sus opiniones?

-Yo les diría que no pierdan el tiempo en leer esta nota, que ocupen su vida en algo más divertido y más interesante.

-¿Pero qué diría Daniel?

- Siento afecto por él. En su momento lo ayudé por una cuestión mucho más personal que política. Yo en la vida siempre soy agradecido. Hoy no tengo vínculo político con él, pero de ninguna manera me arrepiento de haberlo ayudado todo lo que pude.

-Dejamos acá.

Historiaclínica

Bein, Miguel

Edad: 65

Ocupación: Ex asesor económico de Scioli

Observaciones: Muy claro y pedagógico. Demuestra racionalidad al responder, aún en temas espinosos como la corrupción o el rumbo económico del Gobierno

Te puede interesar