Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Cuando el doping noquea a los pesados

SEGUIR
PARA LA NACION
Sábado 02 de julio de 2016
0

Cuando Deontay Wilder, un gigantón estadounidense de 2,01 metros y cuerpo de ébano, bajó su mandoble derecho fulminando al polaco Artur Spilka el pasado 16 de enero, todos pensamos que se abría una gran esperanza para corregir el tiempo desalentador que asfixió a la categoría de los completos en las últimas dos décadas. Esto potenciaba la gran sorpresa causada dos meses antes por un gitano británico: Tyson Fury. Este obelisco de 2,06m terminó -parcialmente- con el reinado del ucraniano Wladimir Klistscko, que llevaba 11 años sin perder, conservando en modo tan efectivo como aburrido las coronas mundiales de tres organizaciones (AMB, OMB y FIB).

En sólo una pelea se puede consolidar un ídolo o ahogar al mejor prospecto del boxeo. Este juego es así: alentador o decepcionante, consagratorio o terminal. Y la división de los máximos no es la excepción. Sin embargo, cuando los mejores vientos parecían reverdecer a este peso, desmotivado desde que Mike Tyson, Evander Holyfield y Lennox Lewis decidieron jubilarse de las competencias serias y creíbles en 2003, surgió un fantasma, inoportuno y dañino: el doping.

La temporada actual azotó a los grandes combates de pesados con un título catástrofe: "Cancelado por el uso de estimulantes no permitidos".

Todos aguardaban para el sábado 9 de este mes el desquite mundialista entre Fury y Klitschko, en Manchester. No obstante, hubo un pedido de postergación del nuevo campeón por una lesión en un tobillo, que no convenció a nadie. El diario londinense Daily Mirror se anticipó a sus explicaciones comentando que el uso de esteroides prohibidos en su preparación no le garantizaría un test favorable para esa fecha. Por eso, tendrá que limpiarse y esperar. Decepcionante.

Todos aguardábamos un enfrentamiento de ribetes fantasiosos y cinematográficos con la llegada de Wilder a Moscú -prevista para el 21 de mayo pasado- para exponer la corona del CMB ante Alex Povetkin, esperanza rusa apadrinada por el mismísimo presidente, Vladimir Putin, pero la aparición de restos de meldonio, "la droga sanadora", en los exámenes previos exigidos por la VADA (Asociación Voluntaria Antidopaje) pospuso la pelea, originando un desconcierto total en la industria del boxeo. Wilder decidió dejar a un lado este compromiso y aceptó una defensa inmediata frente al californiano Chris Arriola, sospechoso empedernido de reincidir en el uso de marihuana, por lo cual ya fue sancionado luego de que batiera a Travis Kauffman.

El gran estupor de la temporada fue causado por el australiano Lucas Browne, que el 5 de marzo destronó al ruso Ruslan Chagaev, campeón interino de la AMB, en su propia casa. En plenos festejos y frente a la conmoción que implicaba la consagración de un oceánico en esa categoría, un elemento nocivo se cruzó en su camino: clembuterol, un medicamento anabolizante que aumenta la masa muscular y elimina las grasas. La sanción fue instantánea: destitución y seis meses de suspensión.

El cubano Luis Ortiz ganó por primera vez el cetro interino de la AMB con un KO furibundo al africano Lateef Kayode el 11 de septiembre de 2014, pero la aparición en el estudio posterior de nandrolona, un esteroide anabólico, lo dejó sin título y hoy por hoy lo convierte en una bomba de tiempo cada vez que sube al ring.

Hay pesados que quieren cambiar la historia, pero la mayoría luce endeble en estos días frente a un rival invisible: el control antidoping. Penoso y frustrante.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas