Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con la promesa de aportar datos, Pérez Corradi acelera su regreso

Se acordó un mecanismo de extradición exprés y estaría el martes próximo en la Argentina; la Justicia aceptó que se acoja al régimen de testigo protegido a cambio de que brinde información valiosa

SEGUIR
LA NACION
Sábado 02 de julio de 2016
Pérez Corradi en uno de los escasos contactos que tuvo esta semana con la prensa tras declarar en la Justicia
Pérez Corradi en uno de los escasos contactos que tuvo esta semana con la prensa tras declarar en la Justicia. Foto: LA NACION / Imagen de TV
0

ASUNCIÓN.- El regreso de Ibar Esteban Pérez Corradi a la Argentina será una cuestión de horas. El narcotraficante aceptó ayer someterse a un trámite de extradición exprés tras acordar con el Gobierno condiciones especiales de detención y volverá a la Argentina en los primeros días de la semana próxima.

Pérez Corradi permanecerá recluido en una celda especial que dependerá de Prefectura o Gendarmería -como reclamó- después de que el Ejecutivo aceptara incluirlo en el Programa Nacional de Protección de Testigos e Imputados, una figura legal que ya utilizó también el valijero arrepentido Leonardo Fariña. El programa otorga seguridad para los imputados que realizan aportes trascendentes a causas judiciales.

"Tendrá el privilegio de permanecer en un lugar distinto al resto de los presos en la medida de que hable. Si pasa el tiempo y no dice nada, vamos a trasladarlo a un penal común porque, entonces, entendemos que no estará en riesgo su vida", advirtió una alta fuente del Ministerio de Seguridad.

Según pudo saber LA NACION, Pérez Corradi prometió aportar ante la Justicia pruebas concretas sobre el funcionamiento del tráfico indiscriminado de efedrina.

Sus abogados presentaron ayer por la mañana en los tribunales de esta ciudad el pedido de extradición abreviado firmado de puño y letra por Pérez Corradi.

"Tengo conocimiento de que existen contratos para matarme", escribió el imputado en una pasaje del escrito en el que justifica las medidas de seguridad que exige para concretar su regreso.

También su familia paraguaya se mudará a Buenos Aires, donde contará con seguridad y apoyo económico, aunque esa mudanza se concretaría recién después de su regreso.

El Gobierno enviará el lunes dos representantes a esta capital para aceitar los últimos detalles de la extradición, que estarán -sostienen fuentes oficiales- en contacto permanente tanto con el gobierno como la justicia de Paraguay.

Tanto las autoridades argentinas como sus abogados estiman que el regreso de Pérez Corradi podría concretarse el martes en alguno de los aviones de las fuerzas armadas.

"(María Romilda) Servini de Cubría lo va a indagar apenas pise la Argentina", aseguraron fuentes judiciales. La jueza federal instruye las causas por el triple crimen y por el tráfico de efedrina, investigaciones por las que el narcotraficante será indagado.

Pérez Corradi está acusado de ser el autor intelectual del asesinato de Sebastián Forza, Damián Ferron y Leopoldo Bina en 2008, aunque su única aparición pública negó haber ideado los crímenes vinculados al tráfico de efedrina. Sus abogados ya sugirieron el Escuadrón Buenos Aires (propiedad de Gendarmería) como el lugar más indicado para su detención, aunque desde el Ministerio de Seguridad no confirmaron que ese finalmente sea el lugar elegido para su detención.

La seguridad, el apoyo económico y la reinserción social de su familia paraguaya en Buenos Aires fueron algunos de los puntos que trascendieron en las conversaciones que mantuvieron sus abogados con el Ejecutivo.

"Lo único que quiere es que su vida no corra peligro", dijo Carlos Broitman, uno de sus abogados.

A pesar de la agitada jornada, Pérez Corradi no se movió ayer de su celda. Sus abogados presentaron bien temprano el escrito por su extradición, que encendió una maquinaria burocrática que funcionó a contra reloj para concretar todos los requisitos legales.

Los trámites terminaron a última hora cuando el juez paraguayo Julián López y Gladys Delgado Brítez, la mujer del imputado, se presentaron en el penal para ratificar la extradición exprés.

Según pudo reconstruir LA NACION, Pérez Corradi estaba contento pero demacrado. Tras dos semanas de detención, el narcotraficante perdió varios kilos.

Para firmar la extradición tuvo que sacarse los guantes con analgésicos que utiliza para calmar el dolor que sufre en sus dedos por la cirugía a la que se sometió para "borrarse" las huellas digitales.

El regreso del narcotraficante a la Argentina fue parte de una larga negociación que sufrió reiteradas contramarchas políticas y judiciales.

"Con las pruebas que tiene se puede llegar hasta el nombre que todos queremos escuchar", dijeron sus abogados a LA NACION, en referencia a ex funcionarios kirchneristas.

Cuando Pérez Corradi finalmente desembarque en la Argentina, el Gobierno festejará su captura y extradición como un triunfo, a la espera del simbronazo político que puedan generar su declaración ante la Justicia.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas