Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Satisfecho por las condiciones de detención que obtuvo

Sábado 02 de julio de 2016
0

ASUNCIÓN (De un enviado especial).- "Que no se vaya mi papá, que no se vaya mi papá", gritaba la hija de Ibar Pérez Corradi en el patio de la FOPE, un penal especialmente acondicionado para cuidarlo mientras dure su detención en esta ciudad.

Como sus hermanos, ella ya tenía que dejar de jugar con su papá tras la estricta visita del servicio penitenciario. A pesar a los ruegos de su hija, el narcotraficante estaba ayer sonriente por las condiciones de detención que consiguió en la Argentina, pudo saber LA NACION.

Ensayó varias sonrisas durante la conversación que mantuvo con su mujer -que lo visita todos los días- y con los abogados durante varias horas.

Su delgadez se percibe fácilmente en su metro ochenta y pico tras dos semanas detenido, a pesar de que su mujer suele llevarle sopa casera.

Ella misma le preguntó si quería que le comprara un colchón más cómodo cuando se sentó en su cama, pero él se negó. "Esas cosas no le molestan", dijeron desde su entorno.

Sus manos ya no impresionan, porque casi no las deja expuestas al ambiente. Se calzó ayer -como hace habitualmente- unos guantes de látex con analgésicos para aliviar el dolor que sufre por la cirugía con la que se "borró" las huellas digitales.

Cerca de Pérez Corradi sostienen que lo "tranquilizó" las medidas de seguridad que implementó el Gobierno y que ahora su próximo objetivo es que su familia pueda reinsertarse socialmente en Buenos Aires. "Nosotros vamos a estar bien si él está bien", dijo su mujer.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas