Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

De cómo cantar el dolor

SEGUIR
LA NACION
Domingo 03 de julio de 2016
0

Es posible que en el mundo de hoy haya pocos músicos populares tan devotamente consagrados a su obra como PJ Harvey. Y es justamente el mundo de hoy el que ha interpelado y motivado a la talentosa artista inglesa para su nuevo disco, The Hope Six Demolition Project, un álbum que se puede pensar como conceptual, como una suerte de sesuda ópera rock, si ese concepto no estuviera ya teñido de demasiados elementos.

Cinco años que transcurrieron desde su último álbum, Let England Shake, que puede considerarse de alguna manera como el antecesor de éste, el décimo primero de la brillante carrera que comenzó en 1992 con el feroz Dry. Si el álbum de 2011 indagaba en la historia inglesa del último siglo, en éste la mirada es más amplia. Para ello, Harvey decidió recorrer tres sitios del planeta, tres conflictivos sitios del planeta: Afganistán, Kosovo y un barrio pobre de Washington DC. Viajó allí con Seamus Murphy, un fotógrafo que había cubierto justamente el conflicto bélico en el páís asiático, para palpar, mirar, tomar contacto, tener elementos de primera mano.

El proceso estaba en marcha. Un proceso que, aparentemente, aún no ha terminado. Porque primero hubo un libro, The Hollow of the Hand, con poesías de ella y las fotos de él. De allí, de esas letras, de esas imágenes, de toda esa experiencia surgieron canciones. La grabación de este disco que ahora ha editado Universal también fue parte del proceso, ya que sumó al público para que asistiera a las sesiones iniciales y viera la interacción creativa desde detrás de un vidrio. Y, al álbum ahora editado, seguirá en el futuro un documental.

Pero vamos a lo que tenemos entre manos, el álbum, pero sabiendo entonces que es mucho más que un álbum. Aquí la belleza de la música, su expresiva voz, los arreglos y la suavidad de algunas partes confrontan se oponen a letras duras, crueles, por momentos como una suerte de instantáneas casi sin procesar. Como si después de ver tanto dolor no hubiera más palabra que la palabra que simplemente describe a los niños que mendigan monedas, a lo olvidado y lo destruido, a lo abandonado en la huida desesperada, al hambre, a la suciedad, a la lucha por la mera sobrevivencia, a los suburbios oscurecidos, a las marcas de las bombas en las paredes.

"Lo que he visto cambió como veo a la humanidad", dice en "A Line in the Sand". No hay mucha distancia poética allí. "Ésta es la autopista a la muerte y la destrucción", canta en "The Community of Hope" (el tema que habla del barrio de la ciudad norteamericana -"Van a poner un Walmart acá" concluye, citando la frase del guía de ocasión- y por la que fue criticada, claro). "Este es el llanto de los niños desde la oscuridad, éstas son las palabras ...escritas con birome: «Así es como el mundo termina»", de "The Ministry of Defence".

El dolor en la palabra y el bálsamo en la música (ella misma en guitarra, saxo, violín, y su banda). El mundo de hoy; la esperanza de un mañana.

Tracks

Una ola de hits

La banda inglesa Metronomy lanzó ayer Summer 08, su nuevo material discográfico. Envalentonados con el estreno, tanto su sello discográfico como su líder dicen que el sucesor de Love Letters, de 2014, "promete ser una verdadera fábrica de hits". Compuesto, producido y grabado por Joe Mount, Summer 08 (quinto CD de su carrera) es presentado por su disquera como "un disco pop maduro y ecléctico; quizá el álbum más audaz y creativo de la agrupación británica de electrónica".

Mike Amigorena

El actor y cantante Mike Amigorena lleva muchos años alternando la música con la actuación. Ahora es el turno de un nuevo disco. Se llama Amántico y trae once canciones. "Es el resultado de lo que vengo escuchando desde chico, como Sandro, Tom Jones, Leonardo Favio, Palito Ortega, Camilo Sesto y Nicola di Bari. De modo que, con influencias contemporáneas, se respeta el espíritu de los sesenta y, además, se convierte en un disco para sentir y bailar", dice el cantante.

Blink-182, a tiempo

Si fue casualidad, al menos tuvo que haber alguien que se pusiera a sacar cuentas. Anteayer salió el nuevo disco de Blink-182. La fecha no fue cualquiera. El último viernes fue el día 182 de este año. El trío de pop-punk que actualmente comparten Travis Barker, Mark Hoppus y Matt Skiba bautizó a su flamante álbum de 16 temas California. Y para la producción artística convocó a John Feldmann (trabajó con Panic! At The Disco, The Used, y 5 Seconds Of Summer, entre otros).

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas