Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

A los puertos les falta seguridad

Los intentos de generar un estándar internacional para el tema fracasaron; invasión tecnológica

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 05 de julio de 2016
0

Pasaron 12 años de aquel 1° de julio de 2004 en el que entró en vigencia el famoso "Código PBIP", la normativa de seguridad internacional de cumplimiento obligatorio para instalaciones portuarias y buques, que venía a poner las cosas en orden.

Para quienes no lo recuerdan, una pequeña reseña: tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, la Organización Marítima Internacional (OMI) emitió una declaratoria para trabajar junto a los países que integran el convenio Solas (Safety of Life At Sea) o "Convenio Internacional para la Seguridad de la Vida Humana en el Mar". Se determinó la adopción del "Código Internacional para la Protección de los Buques y de las Instalaciones Portuarias" (PBIP). El objetivo era generar un estándar internacional para manejar la seguridad de puertos y buques.

Con el tiempo, eso que fue una excelente iniciativa, se fue degradando. Al ser una medida impulsada principalmente por el gobierno de Estados Unidos -por la cantidad y el flujo de tránsito en sus propios puertos- era muy difícil realizar los controles necesarios de manera eficiente. Entonces qué mejor que involucrar a los puertos y buques del mundo para que hagan una primera revisión a las cargas y buques.

Los que formamos parte del mundo de la seguridad sabíamos que la medida era una forma de regular pero más que nada de tener la libertad de inspeccionar cualquier puerto o buque en nombre del Convenio Solas. Sin embargo, manteníamos la esperanza de que bien usado, sería una buena herramienta para elevar seriamente los niveles de seguridad en nuestros puertos.

El primer signo negativo fue la forma de certificación, dado que las inspecciones para verificar y aprobar la aplicación de las medidas de seguridad exigidas eran prácticamente imposibles de aplicar por una autoridad centralizada internacional -que hubiera sido lo ideal-. Se decidió que cada país designe su propia autoridad de aplicación. Por caso, en Argentina, la Prefectura Naval Argentina es la autoridad designada responsable de la aplicación Código PBIP para los puertos situados en territorio argentino. Es decir, cada país debía realizar las inspecciones y certificar sus propios puertos. Es como si ud tuviera que calificar a sus hijos para que aprueben las materias en la escuela.

Dado que para esa época los integrantes de las autoridades de aplicación de cada país sabían muy poco de cómo se trabaja para disminuir los riesgos de seguridad física en instalaciones -y menos de antiterrorismo-, en algunos de nuestros relevamientos por puertos de Latinoamérica observamos que el criterio de protección era llenar de tecnología los puertos y así se instalaron complejos sistemas perimetrales, costosísimos escáneres de todo tipo, cámaras de CCTV, etc. Poco se consideró la idea de que con procesos bien seleccionados y personal capacitado se hacía la diferencia. En lugar de ver mejoras en seguridad, vimos empresas de tecnologías haciendo excelentes negocios.

Pasaron los y, como se está aplicando, es una normativa de cumplimiento en papel que los puertos están obligados a acatar para poder seguir operando con categoría de "certificado". Los sistemas no funcionan como dicen (a veces no existen), el personal de seguridad desconoce los procedimientos descriptos en el plan, los controles de los accesos son completamente ineficientes, las rondas de supervisión no existen o no se cumplen? Pero como ellos dicen, "estamos certificados con estándar de seguridad internacional".

Hoy entendiendo su avance, el narcotráfico debería ser nuestra principal preocupación, dado que la droga que llega a los países de gran consumo sale desde nuestros puertos y viaja en contenedores. Es hora de comprender que nuestros puertos en realidad no están preparados para prevenir o detectar este tipo de delitos. El sólo hecho de asumir que somos vulnerables podría ser el comienzo de una mejora.

El autor es director de Sicon Strategies -Consultora internacional de Seguridad

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas