Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Las buenas artes de un tímido

Pablo Gianera

SEGUIR
LA NACION@gianera
Domingo 03 de julio de 2016

El dilema de lo bueno y lo nuevo que le gusta a Aira se resuelve así: lo bueno no puede no ser -o haber sido alguna vez- nuevo. Hay, sobre este punto, una presunción de Proust que, podemos suponer, no le disgustaría del todo a Aira: un libro realmente bueno es "particular", imposible "de prever" y, por eso mismo, "cosa nueva".

No se puede que pasar por alto que Marcel Duchamp y Cecil Taylor, los dos modelos artísticos mayores de Aira, no son escritores. La literatura de Aira no puede ser pensada como literatura: sus problemas deben ser considerados con la perspectiva del arte del siglo XX. Por eso, Sobre el arte contemporáneo (Mondadori) es un manifiesto sobre su poética y sobre su figura.

El arte contemporáneo elude la fijeza. Del mismo modo, Aira se sustrae de la escena.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.