Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los secretos que esconde y que está dispuesto a revelar

Pérez Corradi anticipó a su entorno que piensa comprometer al poder político, judicial y policial

SEGUIR
LA NACION
Domingo 03 de julio de 2016
0

ASUNCIÓN.- Ibar Esteban Pérez Corradi no pierde la calma en su celda de tres por tres. Como si fuera un ritual, camina exactos ocho pasos hacia un lado hasta quedar frente a la descascarada pared blanca, gira, y otra vez los ocho pasos. Así, repite el ritual varias veces por día. Con esa misma tranquilidad, el narcotraficante espera para jugar sus cartas. Según pudo saber LA NACION, Pérez Corradi ideó un plan para revelar los secretos de la narcopolítica que -asegura- todos quieren escuchar. Y no se apresurará en ventilarlos.

La importación descontrolada de efedrina, la compra de precursores químicos que ingresaban como "pólvora" y la complicidad política durante su clandestinidad son algunos de los temas que ya ha relatado informalmente a familiares y conocidos en este país. Pérez Corradi sostiene que, como ya hizo ante la justicia de Paraguay, aportará la documentación correspondiente para probar la responsabilidad de dirigentes kirchneristas tanto en el tráfico de la efedrina como en la mafia de los medicamentos.

Pérez Corradi repite una y otra vez que es inocente. Que no tiene nada que ver con el triple crimen a pesar de las contundentes pruebas que ya aportó el juzgado de Mercedes que investigó el caso. "Eran todos amigos míos. ¿Cómo los voy a matar?", insiste. Es el único tema que lo corre de su eje. Otras palabras que aparecen en sus confesiones con fuentes paraguayas son la Sedronar, el Renar, Migraciones y hasta los supuestos vínculos que generó en este país con la mafia árabe, que tendría conexiones con grupos terroristas islámicos.

Pero el tema más recurrente en sus diálogos informales es "La Morsa". Pérez Corradi no tiene ninguna duda de la identidad de este personaje clave dentro de la mafia de la efedrina. Lo repite. Con nombre y apellido. También repite -pudo saber LA NACION- que "compraba voluntades en la Casa Rosada" mientras "el negocio" de la efedrina funcionaba en la Argentina. Confesó, también, que "varios millones que venían de Venezuela" financiaron la campaña presidencial de Cristina Kirchner en 2007. Justamente, el juez federal Ariel Lijo procesó hace dos semanas a varios funcionarios kirchneristas vinculados a la recaudación de esa campaña presidencial.

Pérez Corradi llegaría entre el martes y el miércoles a la Argentina, cuando se concrete el trámite por su extradición. Su traslado estará a cargo del Ministerio de Seguridad, que todavía no eligió en qué avión de las fuerzas armadas lo trasladará a la Argentina. Una vez en Buenos Aires, el imputado será llevado a una celda en una dependencia de Gendarmería o Prefectura, tal como él mismo pidió, por cuestiones de seguridad. Por este motivo, el Gobierno aceptó el viernes incorporarlo al programa de testigos protegidos, que también contempla protección para su familia paraguaya, que se mudará a la Argentina después que el imputado sea instalado definitivamente.

El próximo paso para Pérez Corradi será brindar declaración testimonial ante la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, aunque todavía no está confirmado si será trasladado a Comodoro Py o si la magistrada se trasladará hasta su celda.

"Estará en condiciones de declarar recién el jueves o el viernes", aseguró su abogado Carlos Broitman. "Pérez Corradi va a clarificar todo lo que declare con pruebas. Por eso, no va a ser una sola declaración, sino que será por lo menos en tres o cuatro etapas", agregó su abogado.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas