Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un equipo afianzado para ir a los Juegos Olímpicos

El entrenador Julio Velasco tomó la Liga Mundial como el último ensayo serio para definir quiénes viajarán a Río de Janeiro; el grupo sigue creciendo y genera buenas expectativas

SEGUIR
LA NACION
Domingo 03 de julio de 2016
Foto: LA NACION
0

De menor a mayor. Así planificó el seleccionado argentino de voleibol transitar esta Liga Mundial en su preparación para la gran cita de Río de Janeiro, donde cumplirá su séptima presencia olímpica, a 28 años de colgarse la medalla de bronce de Seúl 1988. El equipo albiceleste regresó a la competencia anual, elite del volebiol internacional, y el entrenador Julio Velasco tomó el compromiso como el último ensayo serio antes de definir quiénes serán los 12 guerreros argentinos en los Juegos.

En el análisis del legendario director técnico, puesto por puesto aparecen muchas certezas y pocas incertidumbres en un grupo que fue creciendo tanto en el aspecto deportivo como en la reserva anímica.

En el armado, el equipo volvió a disfrutar del mejor nivel de uno de los grandes jugadores del mundo en su posición: Luciano De Cecco. El nuevo capitán respondió a las exigencias ante rivales de primer nivel mundial. En la carrera por quedar como el segundo armador, Demián González, multicampeón en UPCN, de San Juan, y quien jugó esta temporada en la liga brasileña, parece haberle ganado la pulseada a Nicolás Uriarte por un lugar en el plantel olímpico.

Entre los centrales, Velasco tiene definidos tres hombres que le garantizan al equipo presencia ofensiva, bloqueo y autoridad para enfrentarse con las potencias: Sebastián Solé, Pablo Crer -los habitualmente titulares- y Martín Ramos.

Para el puesto de líbero, en esta temporada el conjunto argentino cuenta con el regreso de Alexis González, que volvió para mejorar considerablemente los números en recepción. Algo que el equipo precisaba, por cierto.

A la espera de Facundo Conte, que no jugó la Liga Mundial para llegar en óptimas condiciones a Río de Janeiro, el puesto de receptor-punta encontró una gran satisfacción en Cristian Poglajen. Había comenzado como opuesto y luego mostró una regularidad y una solvencia en ataque fundamentales para la esperanza albiceleste. De hecho, fue uno de los máximos anotadores en estos encuentros.

También el retorno de Nicolás Bruno fue en gran nivel. Tenía un peso extra: suplir el retiro del capitán Javier Filardi. No sólo lo hizo, sino que además aportó una buena cuota de oxígeno en la posición de receptor-punta.

El gran karma del seleccionado en los últimos años es la escasez de opuestos. Sí contó con la irrupción del debutante Bruno Lima, de apenas 20 años y convertido en una sensación de frescura, acompañado por Ezequiel Palacios, otro producto de la Liga Argentina, de 23 años.

Este panorama deja disponible un último pasaje para los Juegos Olímpicos, que dependerá de la decisión del entrenador. ¿Llevará un central o un receptor-punta más?

La intención de Julio Velasco era terminar la Liga Mundial con más certezas que incertidumbres. Con las actuaciones en Río de Janeiro, Lodz y Teherán, el boletín dice que el objetivo está cumplido.

19,6x13,5

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas