Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El honor como motor para recuperar la confianza

En su mejor desempeño en el Súper Rugby, Jaguares superó por 29-11 al poderoso Bulls, en un éxito que le permite aspirar a cerrar con signo positivo una temporada adversa

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 03 de julio de 2016
Foto: LA NACION
0

Blue Bulls jugaba por la clasificación. Jaguares, por el honor. Ese intangible fue un incentivo mayor que la matemática e impulsó a los argentinos a conseguir su mejor victoria en el Súper Rugby. El triunfo por 29-11 sobre los sudafricanos no maquilla, por cierto, una temporada en la que no se cumplieron las expectativas, pero sirve para devolverle la confianza a un equipo que, pese a mostrarse competitivo por momentos, había caído en un pozo mental y parecía alienado.

El equipo de Pretoria, el único sudafricano que fue campeón del Súper Rugby (2007, 2009 y 2010), llegaba con la necesidad de ganar para meterse a la zona de playoffs. Jaguares no jugaba por nada. O sí: lo hacía por el orgullo, por la necesidad de reivindicarse de una gira por Sudáfrica en la que había evidenciado un peligroso retroceso, y para empezar a cerrar la temporada con la frente en alto y la confianza intacta.

Así, los argentinos salieron a jugar con una enjundia que no se había visto, por ejemplo, siete días antes, cuando los mismos jugadores, con la camiseta celeste y blanca, cayeron malamente ante Francia. Con decisión para ganar el duelo uno contra uno en cada punto de contacto, con garra para tacklear todo intento de avance rival, con decisión para abalanzarse sobre el in-goal en cada situación de ataque y con una encomiable labor de los forwards en general, Jaguares consiguió un triunfo tan contundente como merecido.

También fue determinante la capacidad de ejecución que tuvo el equipo en momentos difíciles, especialmente considerando que la cancha de Vélez estaba muy embarrada y no paró de llover. Cuando en otros partidos ajustados los errores en la toma de decisiones terminaron costando la victoria, esta vez Jaguares mostró una gran inteligencia rugbística.

La utilización del pie fue muy buena y sirvió para poner el juego en campo ajeno. Luego, a partir de la presión defensiva, los argentinos hicieron que Bulls se confundiera y del medio de la cancha en adelante avanzaron con el juego corto.

Los tres tries vinieron por el lado de los delanteros: dos fueron obra de Agustín Creevy por medio de line-out y maul (el primero, uno avasallante de 25 metros); así el capitán alcanzó a Landajo como tryman del equipo, con seis. El otro fue de Pablo Matera, en una jugada de varias fases y buen control de pelota.

Y por momentos el local también se animó a jugar pese a lo resbaloso del balón. Aunque no siempre logró progresar, también en ese aspecto resultó muy superior a Bulls. Otro punto saliente fue el scrum, mucho mejor que en las últimas actuaciones (el line-out fue difícil por el clima, pero si bien hubo dos pérdidas, hubo tres robos).

Lo más destacable fue la determinación con que los 23 defendieron (85% de efectividad), un ítem en el que los jugadores se sabían en deuda y que es una bandera del rugby argentino. Fue encomiable cómo en los últimos 10 minutos, aun con la victoria asegurada, Jaguares siguió tackleando con la espalda contra el in-goal y conservó la ventaja.

Queda todavía por corregir la cuestión disciplinaria: 14 infracciones son una cifra alta en este nivel, sobre todo cuando muchas fueron evitables. Al menos no hubo faltas burdas que hicieron que el equipo quedara en inferioridad numérica.

La lluvia no contribuyó a atraer gente: hubo unos 8000 espectadores en Liniers. Pero el desempeño resultará un incentivo para el público para el próximo sábado.

Jaguares tiene ahora dos compromisos aun más exigentes, también en Vélez: contra el campeón, Highlanders, con varios All Blacks en sus filas, y ante Lions, el mejor conjunto sudafricano y único clasificado para los playoffs hasta hoy. Dos buenos desempeños permitirían equilibrar un balance que sigue en rojo, y sobre todo inflar de confianza a un plantel que en junio se mostró, con la camiseta de los Pumas, afectado por su rendimiento con la de Jaguares, y que se prepara para la más exigente segunda mitad de año, con el Rugby Championship como centro.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas