Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Buffon: se fue uno que siempre está

El arquero, de 38 años y 160 partidos con Italia, conmovió a todos con el llanto por la eliminación

SEGUIR
LA NACION
Domingo 03 de julio de 2016
0

En plena euforia por la clasificación a las semifinales, los futbolistas de Alemania interrumpían los abrazos y festejos dentro de la cancha sólo por un motivo: en peregrinación fueron a saludar a Gianluigi Buffon, que emprendía la marcha a los vestuarios en medio de las lágrimas por la eliminación. Consolar y reconocer al arquero de Italia era para los alemanes también una manera de revalorizar su triunfo por penales: atrás habían dejado a un rival durísimo, que en el arco tiene a una leyenda de 38 años, que juega con la pasión de un juvenil. Buffon es uno de los custodios de la histórica vena competitiva italiana. Ataja y ordena. Despeja y alienta. Habla con los suyos y les hace sentir su autoridad a rivales y árbitros. Un ejemplo para los jóvenes, a los que les hizo ver que hacía falta más compromiso cuando la Azzurra perdió con Uruguay en el Mundial de Brasil. Lo decía alguien que había sido campeón del mundo en 2006 y que pone el corazón cada vez que es llamado a representar a su país. Ayer lo hizo por 160a vez.

Su italianidad empieza desde que se canta el himno. A voz en cuello gritó la estrofa "¡Estamos preparados para la muerte. Estamos preparados para la muerte!». No es chovinismo sensiblero ni un pastiche inconveniente entre deporte y patria. Es la demostración de entrega hacia una vocación que el tiempo convirtió en profesión.

Sin saber su origen fascista, de chico le atrajo la setencia "Verdugo al que se rinde". De grande necesitó del psicólogo para asimilar la fama y el dinero. Multicampeón con Juventus, hasta ayer no había recibido goles en tres partidos de la Eurocopa (no estuvo ante Irlanda). Decisivo ante España, contra Alemania le quitó un gol a Mario Gómez y atajó el penal de Müller. No alcanzó. No quiso mirar los remates de sus compañeros.

Se fue llorando y cuando se le secaron las lágrimas dijo que estaba "orgulloso del equipo". A los 12 años le escribió una carta de amor al arco. A los 38, el romance continúa.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas