Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Báez oscila entre dos estrategias: negociar o pelear hasta el final

Se debate entre declarar o defenderse; el rol de sus hijos y el mal vínculo con Cristina

SEGUIR
LA NACION
Domingo 03 de julio de 2016
El empresario kirchnerista, Lázaro Báez
El empresario kirchnerista, Lázaro Báez. Foto: Archivo

Lázaro Báez puede negociar su futuro. Acaso acepte ir a la cárcel. Pero a su lado juran que jamás entregará a los Kirchner, aunque tal vez marque a Julio De Vido . ¿Su objetivo? Salvar a sus cuatro hijos, aunque considera que uno de ellos, Leandro, trastocó todos sus planes cuando salió al ruedo para acusar a la otrora familia presidencial de todos sus padecimientos. Ahora, con sus hijos a punto de ser indagados, el dueño de Austral Construcciones medita cuál es la estrategia correcta, entre las varias que le plantean sus abogados, los de sus hijos, su familia y el equipo de colaboradores que armó durante los últimos 20 años, según reconstruyó la nacion en base a cinco fuentes con diálogo directo con el empresario patagónico.

Báez va y viene entre esas estrategias. Hay días que gana fuerza la opción de negociar, acogerse a la figura del arrepentido vigente para el lavado de activos y aportar información vital para la Justicia. Pero luego escucha a sus abogados, en especial a Daniel Rubinovich, quien impulsa una "defensa técnica" con tres premisas: la imputación del fiscal Guillermo Marijuán tiene muchas falencias, hasta ahora no se ha logrado probar el delito precedente y si hubo sobreprecios en la obra pública no puede haber lavado. Es uno u otro delito, pero no pueden concurrir ambos a la vez.

"Báez es una persona que por estos días va y viene mucho. En especial por todo lo que están viviendo él y su familia", explicó un interlocutor que lo ha visitado en la cárcel. "Puede llegar a hablar, pero quiere que antes le den beneficios", planteó.

Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

¿Qué pretende Báez? Tres de las fuentes que dialogaron con la nacion incluyen varios puntos:

Que dejen en paz a sus cuatro hijos. "No estaba planeado que el pibe [por Leandro) abriera la boca. Le embarró la cancha", cuentan junto a Báez. Ocurrió cuando su hijo Leandro acusó, por escrito, al juez federal Sebastián Casanello de "direccionar la investigación al solo efecto de evitar incluir funcionarios de la administración de la Dra. Cristina Fernández de Kirchner y a la misma ex mandataria, y al mismo tiempo perjudicar únicamente a la familia Báez".

Que más pronto que tarde le otorguen el beneficio del arresto domiciliario. "Está dispuesto a bancarse un tiempo en prisión, pero quiere que le den «la domiciliaria» por razones de salud, ya que es diabético", indicó uno de los informantes.

Que pueda negociar con la Cámara Federal o con otro juez. "Algunos creen que Casanello y Marijuán ahora avanzan contra sus hijos para «quebrarlo» a Báez y que hable. Pero él está convencido de que, en realidad, lo están amenazando para que no hable sobre la ex presidenta", indicó otra de las fuentes.

¿Significa eso que Báez podría declarar contra Máximo Kirchner o su madre? A su lado, afirman que no. Tres informantes indicaron en ese sentido que:

"Si negocia, Báez puede llegar a entregar datos sobre De Vido, pero nunca sobre los Kirchner. Lázaro y Cristina se odian mutuamente. El vínculo de él [por Báez] era con Néstor [Kirchner], que lo trataba de «Lazarito», pero Lázaro jamás hablará contra ella por respeto a la amistad que tuvo con Néstor", indicó uno de ellos.

"A ver si te queda claro. A fin de año, cuando todo ya estaba mal para Báez con sus empresas y en la Justicia, Máximo tuvo problemas y Lázaro mandó comprar un grupo electrógeno para el pibe", recordó otra fuente.

"Cuando estaba a punto de volar hacia Buenos Aires, uno de los chicos le preguntó: «¿Por qué no te rajás?»'. Y él, sabiendo que lo iban a detener, le respondió que no. «Yo voy a dar la cara'» le dijo. Él está dispuesto a asumir el golpe", rememoró otro informante.

"En un momento se llegó a la conclusión de que la situación de Báez era tan mala que ya no había dinero para seguir solventando el mausoleo de Kirchner, su mantenimiento y los celadores. Así que le enviaron las llaves a Sanfelice [por Osvaldo, colaborador de íntima confianza de la familia Kirchner] para que se hiciera cargo. Pero cuando Lázaro se enteró de lo que había hecho su gente, los llamó y los reputeó", graficó otro de sus hombres de confianza.

"Plan sistemático"

Junto al otrora empleado del banco público de Santa Cruz, insisten, sin embargo, en que Báez oscila entre las opciones. Así, en ocasiones da por sentado que Austral Construcciones cerrará sus puertas para nunca más reabrirlas. Y que él perderá múltiples activos -empresas, dinero y más- por orden de la Justicia. Pero en otras ocasiones resurge el Báez más combativo.

"Él entiende que no cometió ningún delito, sino que acá hubo un plan sistemático de obra pública promovido desde el gobierno para promover la economía nacional -lo parafraseó uno de sus interlocutores en la cárcel de Ezeiza- y que él [por Báez] se benefició como se beneficiaron tantos otros, como Ángelo Calcaterra".

Su primer objetivo, sin embargo, es apartar a Casanello y, en lo posible, a Marijuan. Sea para negociar o para pelear. Para eso se apoyan en un dictamen del ya fallecido fiscal Gerardo Di Masi, quien en mayo de 2013 imputó a Casanello y a la procuradora Alejandra Gils Carbó por el supuesto direccionamiento de la investigación para, en aquel momento, beneficiar a Báez. "¿Ahora desde el gobierno de Macri usan ese dictamen para ir contra Gils Carbó pero no contra Casanello?", argumentó una fuente del entorno de Báez. "Si quieren removerla a ella, también deben desplazarlo al juez Casanello".ß

En esta nota:
Te puede interesar