Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Vuelve la energía a Venezuela pero denuncian que el daño ya está hecho

Nicolás Maduro anuncia el fin de los cortes programados por la crisis y dice que todo se debía a la falta de lluvias

Lunes 04 de julio de 2016 • 09:10
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. Foto: EFE
0

CARACAS.- El viernes pasado, el presidente bolivariano Nicolás Maduro anunció el fin del programa de racionamiento eléctrico. De acuerdo a su discurso, y con la vuelta de las lluvias a Venezuela, se logró recuperar el nivel del embalse del mayor complejo hidroeléctrico del país.

"Ya estamos en condiciones de tener un servicio eléctrico que funcione de manera natural. Eso sí, cuidándonos del saboteo eléctrico", dijo el sucesor de Hugo Chávez en un acto oficial en la céntrica Plaza Bolívar.

Con este anuncio, dejó de estar vigente el plan de ahorro energético y racionamiento, que había llevado al gobierno a tomar decisiones extremas, como la suspensión de las actividades laborales del Estado dos veces a la semana e incluso de algunos días de clases. Además, los shoppings y los locales comerciales funcionaban con horarios delimitados.

En su alocución, Maduro dijo que Venezuela "estuvo a seis días del colapso eléctrico por el bajo nivel del embalse en el complejo de Guri, que suministra el 70% de la energía eléctrica que consume el país", de acuerdo a una nota publicada por el diario Correo del Caroní.

"Pasamos la sequía más grande en dos años. Nunca nos va a faltar la bendición de Dios y el apoyo del pueblo. Nunca se había hecho un plan de racionamiento eléctrico como se hizo y el pueblo ha colaborado estoicamente", indicó.

Consecuencias de la crisis

Improductividad y atraso. Eso es lo que provoco la crisis energética en Venezuela, que comenzó con medidas estrictas en abril pasado. Es que con los cortes en las escuelas, en los comercios y en las diferentes empresas la economía del país perdió tiempo y posibilidades.

"Colapsó (más) la economía venezolana cuando los negocios recortaron sus horarios, los centros comerciales abrieron sus puertas más tarde (ya la delincuencia los había obligado a cerrarlas más temprano) o cuando algo tan básico como un café era quimera. Ni hablar de los pagos por puntos de venta y facturaciones, dos imposibles. Las pérdidas de mercancía también son parte del balance de esos días. Sobre todo los pequeños comerciantes de alimentos, los imposibilitados para comprar plantas eléctricas. A ellos los condenó también el plan de racionamiento. Las clínicas tuvieron su parte, especialmente antes de los horarios de cortes, cuando los apagones eran arbitrarios: quirófanos que de pronto quedaban a oscuras y habitaciones más parecidas a un sauna que a otra cosa", indica el diario venezolano.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas