Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Crean 20 prótesis de manos gratis en 8 horas en el primer "manotón" del país

Más de 50 voluntarios y organizaciones ayudaron al argentino Gino Tubaro a cumplir el sueño de 20 chicos, que volvieron a sus hogares con una prótesis gratis hecha con una impresora 3D

Una de las prótesis creadas con una impresora 3D durante esa jornada. Foto: LA NACION
Gino Tubaro ayuda en el armado de una prótesis. Foto: LA NACION
En total fueron 20 chicos que tuvieron una prótesis gratis. Foto: LA NACION
Hubo voluntarios y familiares ayudando a los chicos a armar las prótesis con piezas prefabricadas. Foto: LA NACION
Gino Tubaro ayuda en el armado de una prótesis. Foto: LA NACION
Gino Tubaro durante la apertura del manotón.
Una prótesis típica para los chicos; tiene un costo muy bajo, por lo que permite ser reemplazada a medida que el chico va creciendo. Foto: LA NACION
Una prótesis típica para los chicos; tiene un costo muy bajo, por lo que permite ser reemplazada a medida que el chico va creciendo. Foto: LA NACION
Algunas de las piezas que se usaron para crear las prótesis. Foto: LA NACION
Las impresoras 3D que se usaron para generar las piezas en el momento.
SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 05 de julio de 2016 • 00:27
0

Durante su visita a la Argentina en marzo de este año, el presidente de los Estados Unidos Barack Obama, de camisa arremangada y relajado ante un auditorio repleto de emprendedores y profesionales de la tecnología argentinos, giró su cuerpo, miró la tribuna que tenía detrás y lo buscó con su mirada. Ese dia, Gino Tubaro se convirtió en una de las personas más googleadas del mundo.

Dónde está Gino, parte 1

El sábado pasado, la pregunta de Obama se replicaba cada 3 minutos, dentro de las oficinas porteñas de Microsoft Argentina, de boca de docenas de personas que iban y venían entre mesas repletas de piezas 3D, pegamento, velcro y herramientas. Todos con un mismo objetivo al terminar el día, entregar 20 prótesis completas y funcionales a chicos voluntarios, en el primer #Manotón realizado en Argentina, una jornada solidaria pensada por Gino Tubaro y concretada gracias al apoyo de varias empresas que colaboraron en la iniciativa.

Durante todo el día, en el "manotón" (literalmente, una maratón para construir manos), en cuatro turnos de dos horas, cinco mesas en simultáneo, compuestas por voluntarios, familia y el futuro portador de la prótesis, cada equipo construyó una prótesis de mano desarrollada por Gino Tubaro como una forma de promover el desarrollo de este tipo de innovaciones en salud .

Lourdes tiene 12 años; su familia no pudo afrontar hasta ahora el costo de una prótesis convencional
Lourdes tiene 12 años; su familia no pudo afrontar hasta ahora el costo de una prótesis convencional. Foto: LA NACION

Cada prótesis es única, porque se imprimió a la medida de los primeros 20 beneficiados. Por eso cuando una pieza se rompe o falla, hay que imprimirla de nuevo para reemplazar la defectuosa. En esta ocasión, y luego del impacto masivo que causó la mención de Obama, se eligieron 20 personas con un tipo de incapacidad específica: agenesia, un fallo en el proceso embrionario de formación del organismo, que produce la ausencia de alguna parte del cuerpo, en este caso, las manos. También el receptor debe disponer del muñón y la movilidad de la muñeca, acción que le permite mover la prótesis.

Lourdes es de Navarro (Provincia de Buenos Aires), tiene 12 años y vino con su tía Laura, que conoció a Gino cuando vio a Obama en televisión preguntando por él. "Inmediatamente me puse a buscarlo en Facebook y le mandé un mensaje, pensando que miles más iba a hacer lo mismo, pero con fe", cuenta Laura. Desde que nació su sobrina e hija de crianza no pasó un día sin buscarle una solución, pero nunca pudo juntar el dinero para comprarle una prótesis de gateo ni mucho menos los cerca de 40.000 dólares que cuesta una para los 12 años de Lourdes, y que ninguna obra social o prepaga cubren.

"Cuando Scioli se convirtió en gobernador pensé que con su discapacidad podría llegar a crear algún tipo de plan o facilidad para acceder a las prótesis, pero tampoco encontré nada", confiesa Laura, que a esta altura ya se convirtió en una experta. "Tengo un nudo en la garganta desde hace cuatro días, cuando nos avisaron que nos elegían para el manotón", confiesa emocionada cuando ve a Lourdes con una sonrisa y piensa en todo lo que va a poder hacer por primera vez desde que nació.

Dónde está Gino, parte 2

Gino está en todos lados, recortando un velcro que no ajusta bien, pasando por las mesas con una lista de piezas que se rompieron y que hay que imprimir de nuevo, mientras mira de reojo a un colaborador que lucha con un encastre y le aconseja que pruebe colocarlo al revés para hacer menos esfuerzo. De repente desaparece y se lo puede encontrar "picando" algo al lado de una impresora 3D que está por terminar una pieza.

Pero nunca se lo va a ver sentado, distraído o sin hacer nada, ni siquiera cuando tiene que acercarse y quedarse quieto para hacer las fotos de protocolo, con directivos, empresarios o junto al confeso admirador de su trabajo, el embajador de Estados Unidos Noah Memet, que llevó hasta a su mamá para que conozca a Gino. Todos miran a la cámara menos él, que está observando si todos están logrando hacer su trabajo.

Casi no frena. En un hueco, ante el pedido de que responda unas preguntas sólo responde "seguime".

-¿Estás como loco de acá para allá no?

-Sí sí, no entiendo nada.

Claro, cómo entender que a sus 20 años y con casi 4 de luchar promoviendo su desarrollo, hoy se encuentra con la posibilidad de que un gigante como Microsoft apoye su iniciativa, promueva su sueño de llenar el país de prótesis gratis, y le brinde equipamiento e infraestructura para que otras personas financien los futuros manotón que sueña con realizar en todo el país, para llegar a cumplirle el sueño a los más de 1500 chicos en lista de espera. Difícil entender algo, aunque lógico después de tanto esfuerzo. Pero Gino está enfocado desde hace tiempo. En febrero de este año, en una entrevista que le realizó LA NACION lanzó el desafío de fabricar mil prótesis en 6 meses y parece que de a poco su objetivo está más cerca.

La sala se vacía y vuelve a llenarse con nuevos chicos y familias con caras de nervios y ansiedad, mientras esperan sus kits para comenzar a armar la prótesis diseñada por Gino. En una de esas mesas está David, un espigado rubio de 11 años con una risa tatuada en la cara y unos pies de movimiento constante, que junto a sus papás es seguidor de Gino de la primera ola.

Claudio, el papá de David, hizo prácticamente todo lo que estuvo a su alcance desde que nació su hijo para darle una mejor calidad de vida. Buscó a diario en internet, revistas, sitios especializados, una prótesis que, además de darle una estética normal, le facilitara las actividades diarias. El gran problema es la edad. Al ser chicos en constante crecimiento, las prótesis pierden rápido su funcionalidad, o directamente no les sirven. David llegó a tener un modelo de prótesis mioeléctrica (el movimiento se genera a partir de impulsos eléctricos al contraer o estirar un músculo), pero es un desarrollo que requiere de todo su brazo y genera un calor que le resulta insostenible para la actividad de todo un dia.

Gino Tubaro ayuda en el ensamblado de una prótesis; de pie, con remera roja, está David, otro de los 20 chicos que se llevaron una mano hecha con una impresora 3D
Gino Tubaro ayuda en el ensamblado de una prótesis; de pie, con remera roja, está David, otro de los 20 chicos que se llevaron una mano hecha con una impresora 3D.

Esto sucede porque los desarrollos que tienen un precio razonable para una familia de clase media están basados en diseños primarios y un poco toscos, al contrario de las actuales prótesis mioeléctricas de carbono que ya emulan movimientos naturales e independientes de los dedos, como la de la empresa alemana Otto Bock, pero que no bajan de los 45.000 euros. Mientras David muestra un video de su viaje a Mendoza, 100% editada en el celular de su papá y con toques de futuro director de cine, llegan las piezas para su mano y todos empiezan a trabajar.

Entonces: ¿dónde está Gino?

Gino está en las manos de todos esos chicos que después de tantos años, por fin lograron mejorar su calidad de vida y poder disfrutar de situaciones ordinarias, como atarse un zapato, levantar un vaso o andar en bicicleta, que para ellos a partir de hoy serán extraordinarias.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas