Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Moisés y Ramsés, dos perfectos brasileños

Los actores Guilherme Winter y Sérgio Marone, máximos protagonistas de la telenovela que aquí emite Telefé, hablan de cómo encararon la tarea de meterse en la piel de sus personajes; aún hoy se muestran sorprendidos por el suceso

SEGUIR
LA NACION
Martes 05 de julio de 2016
Marone y Winter, bien abrigados para protegerse del invierno porteño
Marone y Winter, bien abrigados para protegerse del invierno porteño. Foto: LA NACION / María Eugenia Cerruti /AFV
0

Siempre tuvieron su propio nicho en la tevé argentina las novelas brasileñas. Algunas con grandes picos de rating que superaron ampliamente a las historias locales y otras con una audiencia cautiva a pesar de los bruscos cambios de horario que muchas veces sufrían. El fanatismo que generan en los argentinos es bastante particular. En realidad, fidelidad es la palabra que mejor define esta fructífera relación.

¿Quién se puede olvidar de Xica da Silva, El clon, El color del pecado, Lazos de familia, La esclava Isaura o Señora del destino? Todas llegaron a la pantalla chica y superaron ampliamente las expectativas de los canales. Ni hablar de Avenida Brasil, que mantuvo sus 17 puntos de rating diarios, y en el capítulo final promedió los 27. Ahora le tocó el turno a Moisés y los diez mandamientos, la última superproducción de RecNov Studios y Casablanca Filmes que en Brasil se transmite por Rede Record, y en la Argentina por Telefé.

Los números no mienten. Sin lugar a dudas, la novela basada en la historia de Moisés lidera el prime time de la grilla argentina con un promedio diario de 18 puntos de rating, con los que le gana durante varias noches al ex imbatible Showmatch. "Las novelas bíblicas suelen ser un producto diferente, y más allá de que la historia sea conocida por todos, la tira tiene un encanto particular que hace que las personas se enganchen", cuenta Guilherme Winter, actor que encarna a Moisés. "Se trata de una de las historias más conocidas de la humanidad; es muy fuerte, tiene valores universales y atemporales. Y, además, el director es un hacedor de éxitos en Brasil", agrega su compañero y antagonista en la novela, Sérgio Marone, que interpreta a Ramsés. Los actores -que vinieron a la Argentina para ser los invitados de lujo en el programa de apertura de Susana Giménez- coinciden en que Moisés y los diez mandamientos es un combo perfecto: el numeroso elenco que se eligió la creadora Vívian de Oliveira, que ellos definen como excelente escritora; el vestuario, las locaciones, la estética cinematográfica, los efectos especiales realizados en Hollywood? todo cierra en el círculo del éxito.

Es tal el suceso en el que se convirtió en Brasil esta novela que logró superar en rating a los partidos de la selección en las eliminatorias para el Mundial de Rusia -sabiendo lo que significa el fútbol para ellos... ¡y para nosotros!-. "Pienso que todos esperábamos que fuera un suceso, pero superó ampliamente nuestras expectativas. Se convirtió en un fenómeno. Las personas dejaban de hacer lo que estaban haciendo para ver la novela como si fuera un partido de la selección", explica Marone.

Una escena de la telenovela
Una escena de la telenovela.

Con jornadas de grabación de entre 12 y 14 horas diarias, cambios físicos (raparse la cabeza, rasurarse el pecho, las piernas y los brazos, dejarse la barba -en el caso de Winter-), sumados a las clases de luchas de espadas que tenían que tomar aparte para poder realizar las escenas con la mayor veracidad posible, tanto Winter como Marone disfrutan de la caracterización de estos personajes que los hicieron traspasar las fronteras geográficas. "Al principio me corté el pelo muy cortito, no querían la cabeza totalmente rapada, para diferenciar a Moisés del resto. Pero después se fue transformando, con la barba y el pelo largo", explica Winter, a lo que Marone agrega: "Yo también comencé así, pero cuando Ramsés se convierte en rey me tuvieron que rapar completamente. Para mí fue muy fuerte porque no me reconocía en el espejo, pero eso estuvo bueno para encarnar a este villano".

Con respecto a la preparación de estos personajes conocidos mundialmente, Winter dice haber leído poco la Biblia y que basó su proceso creativo en un libro llamado Los pasos de Moisés, donde se plantean los puntos de vista de varios estudiosos que contaban los caminos que él podría haber recorrido. Marone por su parte confiesa que la historia de Egipto y los faraones siempre lo fascinaron; incluso sabía de la importancia que tuvo Ramsés en el gobierno y en el pueblo egipcio. "Yo no leí la Biblia para hacer el personaje, preferí leer libros de literatura y novelas como la de Christian Jacq, que se llamaRamsés, el hijo de la luz", explica el villano de la historia.

Charlando, café de por medio, los actores encuentran un punto clave en el éxito de esta historia: tanto en la Argentina como en Brasil -y en todos lados-, la población necesita un héroe, necesita amor, generosidad y mucha fe, más allá de las religiones, y esta novela habla de eso.

Si se amplía el plano y se buscan respuestas a la pregunta de por qué tienen tanto éxito las novelas brasileñas en la Argentina, se podrían plantear algunas hipótesis. ¿Será porque no centran la historia en una sola pareja, sino que tienen un amplio abanico de personajes, para que todo televidente se identifique? ¿O será porque no escatiman en gastos para hacer grandes producciones para contar la historia de la mejor manera posible? También puede ser porque tienen una manera diferente de trabajar comparada con la local, teniendo en cuenta que los proyectos y las ideas -usualmente- nacen de los autores y recién allí intervienen los productores; en cambio, aquí, muchos de los casos son al revés. Se pueden seguir buscando opciones de respuestas a la pregunta, pero sería un poco tedioso. En fin, nadie puede negar que Moisés y los diez mandamientos tanto aquí como en Brasil, Chile, Guatemala, Panamá, República Dominicana, Estados Unidos y casi 25 países del mundo es un éxito rotundo. Y aunque genere tristeza hay que decir que Winter grabó el pasado jueves el último capítulo de la segunda temporada, que en Brasil se emitió ayer justamente; pero tranquilos, argentinos, que para ese momento falta un montón. Hay Moisés y Ramsés para rato.

Líder durante dos jornadas

18,1

Es el número de rating que logró dos veces Moisés y los diez mandamientos la semana pasada. Con ellos se convirtió dos días (martes 28 y jueves 30 de junio) en el programa más visto de toda la TV abierta.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas