Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Con resistencias, Bachelet ahonda su reforma educativa

Envió al Parlamento una ley de educación superior gratuita que despertó críticas tanto de políticos como de universidades

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 05 de julio de 2016
La presidenta de Chile, Michelle Bachellet
La presidenta de Chile, Michelle Bachellet. Foto: Archivo
0

SANTIAGO, Chile.- Antes de partir a la Cumbre del Caricom en Guyana, Michelle Bachelet celebró con la selección chilena de fútbol la obtención de la Copa Centenario y a las pocas horas, anteanoche, anunció en cadena nacional el envío al Congreso del último proyecto para comenzar a cerrar la gran reforma educativa, una de las más importantes que prometió en su campaña.

"Miles de estudiantes han podido comprobar que la gratuidad llegó para quedarse; ahora queremos que quede establecido por ley que no hay vuelta atrás", dijo Bachelet en su mensaje al referirse a la norma que buscará progresivamente la gratuidad universal en la educación superior. Fue algo así como un "por la razón o la fuerza", el lema del escudo nacional chileno, catalogado desde todos los sectores, especialmente el económico, como un amarre innecesario.

El proyecto del gobierno cayó como misil entre los rectores de universidades, estudiantes y políticos de todos los sectores. Llegará al Parlamento sin consenso y cuando la discusión pública sobre cómo financiar la educación está en su período más tenso. Justamente hoy los universitarios tienen convocada una nueva marcha muy masivas y, pese a que no la autorizaron, saldrán de todas formas a protestar por las calles de Santiago.

Claudio Elórtegui, rector de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso y representante de la Red G9 -las universidades públicas no estatales-, lamentó el anuncio de Bachelet.

"Nos desalienta, nos llena de preocupación. Estas universidades son las grandes ausentes de la reforma, no son mencionadas, no se les reconoce el rol que han tenido en Chile por casi 100 años", dijo. El G9 agrupa a más de 140.000 estudiantes, que son el 45% de la matrícula de educación superior de universidades tradicionales. De ellos, 44.000 accedieron a la gratuidad total este año (127.705 tienen gratuidad total en Chile).

Un punto que criticó Isabel Allende, presidenta del Partido Socialista, fue la mantención de los créditos con aval del Estado (CAE), que obligan a los jóvenes a endeudarse en cifras astronómicas para poder financiar su educación superior. Tania Ogaz, por ejemplo, estudió diseño gráfico por cuatro años en un instituto profesional y su deuda está en poco más de 15.000 dólares, que debe pagar en 240 cuotas mensuales. Para peor, su deuda sube todos los días.

Camila Vallejo, diputada comunista y ex líder de las revueltas estudiantiles del año 2011, coincidió con Allende y reparó en otro de los puntos del anuncio, el que asegura que la gratuidad universal se concretará recién cuando los ingresos fiscales sean el 29,5% del PBI proyectado. "Se debe repensar la gratuidad desde el PBI proyectado y tener claro cuándo vamos a llegar a ella. De lo contrario, vamos a seguir perpetuando el sistema de endeudamiento", explicó.

Los economistas reaccionaron en bloque. Dijeron que la recaudación fiscal es actualmente cercana al 22% del PBI tendencial. Para fines de 2018 sería apenas de 23% y ésa es la fecha que dio inicialmente Bachelet para la gratuidad. Sin sobresaltos en la economía, en el año 2028 podría concretarse lo que menciona el proyecto. Mientras, los expertos califican la medida como "irresponsable", "poco factible", "un despilfarro".

El anuncio de la presidenta chilena llega cuando sólo uno de cada cuatro chilenos aprueba su gestión y el mismo día en que una encuestadora (Cadem) señaló que un 62% le pide a Bachelet que modere sus reformas. Además, hace dos semanas que se vienen entregando cifras dolorosas en educación: la medición de la calidad de la enseñanza (Simce) arrojó un descenso histórico en los niveles de comprensión lectora de los chicos de secundaria, y otro estudio de la OCDE indicó que 53% de los adultos chilenos tiene nivel bajo en el mismo ítem. En operaciones matemáticas es aún peor: 62% de los adultos está en nivel bajo.

La ruta hacia la gratuidad universitaria

Michelle Bachelet

Presidenta de Chile

La iniciativa

Envió al Congreso un proyecto de ley que instaura gradualmente la gratuidad universal en la educación superior, último paso de una ambiciosa reforma que busca eliminar el sistema heredado de la dictadura

El objetivo

La pretensión del gobierno es legar la gratuidad en la educación superior como un derecho establecido irreversible. Hasta ahora, la gratuidad beneficia al sector más vulnerable

Hoja de ruta

La reforma establece una hoja de ruta por seguir. A medida que el Estado eleve sus recursos año tras año, distintos segmentos de la población podrán acceder a la universidad gratuita. Según opositores, la falta de recursos hará que el sistema sea muy lento

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas