Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Roger, en busca de la eternidad en el All England

Con pocas cosas pendientes, y ya en cuartos de final, aspira a ganar su 18º Grand Slam

SEGUIR
PARA LA NACION
Martes 05 de julio de 2016
Foto: LA NACION
0

LONDRES.- En el Aorangi, donde se entrenan los jugadores, se amontonaron los curiosos. Había una explicación: en la cancha 5 estaba un tipo llamado Roger Federer. "Look, Roger is training", le comentó un junior a otro. Hasta el checo Tomas Berdych (9º) seguía de reojo a Roger mientras esperaba a su compatriota Radek Stepanek para practicar. Federer había reservado la cancha para una hora y media: no la consumió. Peloteaba a fuego lento con el croata Ivan Ljubicic, su coach desde que decidió prescindir de Stefan Edberg. No habían pasado ni 30 minutos de trabajo cuando, de la mano de Leo y Lenny, sus hijos gemelos, apareció Mirka, su mujer. Los chicos jugaban con las pelotas al borde de la cancha, cada tanto se le escapaba una pelota a la pista y Roger, con paciencia, se las devolvía sin chistar. "El primer día se entrenó 13 minutos; se está cuidando mucho. Guarda las fuerzas para cuando tiene que jugar", aseguran en la Catedral. Federer, al borde de los 35 años -nació el 8 de agosto de 1981-, busca su octavo título en el All England.

"¿Qué me queda por conseguir en la vida? -dice Roger-: primero lo debería charlar con mi mujer antes que con la prensa (se ríe). Me gustaría tener una linda vida con ella y mis hijos. Viajar, aprender. No sé, vivir momentos inolvidables." Federer huele el retiro. Sin embargo, aunque en las vitrinas de su casa tiene 17 trofeos de Grand Slam (récord, suma tres más que Pete Sampras y Rafael Nadal), todavía tiene algunas cuentas pendientes en el circuito. Muy pocas, por cierto. "En el tenis no hay demasiadas cosas que me queden por conseguir, pero espero poder jugar más tiempo", afirma. Y, acto seguido, se expande: "Me gustaría ganar aquí una vez más".

El suizo ya se instaló en los cuartos de final en Wimbledon, su torneo fetiche, donde debutó en 1999 y en el que acumula 83 victorias y 10 derrotas. Cayó tres veces en la primera rueda (1999, 2000 y 2002); una, en segunda (2013); tres, en cuartos de final (2001, 2010 y 2011); perdió otras tres finales (2008, 2014 y 2015), y conquistó siete títulos en la Catedral (2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2009 y 2012). Y ayer, con su triunfo ante el estadounidense Steve Johnson (29º del ranking de la ATP) por 6-2, 6-3 y 7-5, atrapó la marca de victorias en Grand Slam de Martina Navratilova. Un nuevo récord para el suizo, todo un coleccionista de hazañas. Ya suma 306 triunfos en los cuatro grandes. "No tenía idea de que estaba peleando por conseguir eso -se sinceró Roger-. Es una gran noticia. Nunca pensé cuando comencé mi carrera como profesional, en 1998, que iba a tener esta gran carrera. Creo que será lindo, con el tiempo, cuando mire para atrás y vea que llegué tantas veces a los cuartos de final en Wimbledon." Ya son 48 veces entre los ocho mejores de los Grand Slams; por supuesto, otra tabla que lidera. Lo siguen, desde lejos, Connors (41) y Agassi y Djokovic (36).

Ausente Rafael Nadal por lesión y con Novak Djokovic eliminado, parece que al suizo se le aclaró el camino en Wimbledon. Su rival, en principio, será Andy Murray (2º del mundo), que ayer venció a Nick Kyrgios (18°) por 7-5, 6-1 y 6-4. Ahora le toca Cilic (13°), que eliminó al japonés Kei Nishikori (6°), que se retiró con el score 6-1 y 5-1 en favor del croata. No será un rival fácil Cilic para el suizo, que lo derrotó en el US Open 2014. "Una de las mejores victorias de mi carrera", sentenció Cilic, entrenado por su compatriota y ganador en la Catedral Goran Ivanisevic. "I love Goran", subrayó Federer. "Es un tipo muy gracioso. Jugué en contra de él. Bueno, creo que jugué en contra de todos los entrenadores del circuito", agregó.

Se le consume la carrera a Roger. Él la estira lo que puede mientras lidera todas (o casi todas) las tablas de estadísticas. Federer, sin embargo, no se quiere reconocer como el número 1 de la historia. "Siempre va a existir la discusión en el deporte sobre quién fue el mejor. Cambió todo en los últimos años. ¡Pero hay tanta gente que hizo tantas cosas grandes! Algunos que de increíblemente jóvenes consiguieron grandes títulos. Otros que lo hicieron de muy mayores. Como quieran que se vea, siempre va a existir el debate. Es bueno que así sea", sentenció el suizo, en Wimbledon, su casa. Donde busca la eternidad.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas