Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Comer y beber

Las tradiciones armenias

Vía Libre

En el salón Nazarian del complejo Alex Manoogian

Los comensales que llegan a cenar al gran salón Nazarian del complejo Alex Manoogian no pueden resistir la tentación de husmear el sector reservado a los dulces. Una mesa que exhibe un vasto elenco de postres orientales impacta a los recién llegados. Los comensales, de todos modos, precisan recorrer un extenso y sabroso itinerario por las especialidades de la cocina armenia antes de concluir en el rubro dulces.

Las madres de los alumnos que cursan el último año de estudios del establecimiento son las cocineras que elaboran los platos servidos todos los viernes. Sus hijos se ocupan del servicio de mesa, mientras hacen gala de su buen humor al esquivar a los más chicos que corretean por el lugar. Un viaje Armenia que los jóvenes realizan -casi a fin de año- con el dinero recaudado durante estas cenas es el premio a tantos esfuerzos culinarios.

Para comenzar la velada según dicta la tradición resulta imprescindible probar los entremeses. El sarma frío -arroz, piñones y especias, envueltos en hojas de parra-, acompañado de la tradicional ensalada realizada a partir de trigo, garbanzos y condimentos -tabule- son algunos clásicos de lugar. Unas trabajadas albóndigas que encierran una mezcla de arvejas y trigo constituye otra tentación para los paladares.

La abundancia y la calidad de las entradas bien puede convertirlas en platos de resistencia.

Pero el doner kebab, carne asada vestida con una misteriosa alquimia de especias, y el suborerg, masa hojaldrada cocida, rellena con quesos de diversas texturas, son algunos platos calientes que merecen probarse.

La carta contiene más opciones, todas de preparación artesanal. Los deditos, una artesanía elaborada sobre la base de masa fina, con nueces especiadas más un generoso baño de almíbar y el galatubúrico, mil hojas rellenas de crema de sémola, conforman el dúo más mentado a la hora de los postres.

Casi al finalizar el banquete, algunos números de danzas tradicionales armenias a cargo de los alumnos del instituto Marie Manoogian agregan otra nota cálida a la velada. La cena resultará completa con la degustación del café bien fuerte que se sirve con un plus: un señor se ocupa de leer la borra de la negra infusión a los valientes.

Así, entre amabilidad y grata comida es posible disfrutar de un viaje culinario hacia la meseta de Armenia y sus legendarias tradiciones. Un elenco de costumbres que jamás omiten la hospitalidad y la generosidad en la mesa.

Salón Nazarian, Armenia 1322. Los viernes, desde las 20.30. Reservas imprescindibles al 4773-2820. El precio por persona -incluye bebidas-, entre $ 18 y $ 20. Las porciones pueden compartirse. .

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYMurió Horacio FerrerEl caso Mariano BeneditElecciones 2015El caso de Lázaro Báez