Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Inundaban el mercado con dólares falsos que traían con "mulas" desde Perú

La banda comenzó a operar a mediados de 2013; en abril le secuestraron US$ 118.700 en billetes apócrifos; se sospecha que la defraudación fue millonaria

Lunes 11 de julio de 2016
SEGUIR
LA NACION

Los datos que contenía una carta anónima que llegó a una dependencia de la policía bonaerense el 31 de mayo de 2013 fueron el puntapié inicial de la investigación. Las posteriores escuchas telefónicas y las declaraciones de los testigos aportaron más precisiones y nombres para seguir de cerca la operatoria ilegal. Uno de ellos sostuvo: "Los dólares de Richard son los mejores. Se los vende una peruana [sic]".

Todo indica que la afirmación de que eran "los mejores dólares" no estaba errada. Tres años después de aquella carta anónima que llegó a la Subdelegación Departamental de Investigaciones del Tráfico de Drogas Ilícitas y Crimen Organizado de Pilar, fue desbaratada una organización criminal que ingresaba billetes de dólares apócrifos desde Perú.

En los allanamientos hechos en abril pasado, cuando los principales sospechosos fueron detenidos, los detectives de la policía bonaerense secuestraron 118.700 dólares falsos, según informaron fuentes de la causa. Pero como la organización operaba en la Argentina desde al menos mediados de 2013, se sospecha que el dinero apócrifo que introdujo en el mercado pudo haber sido de un monto millonario.

Para ingresar en el país la moneda apócrifa ocultaban los billetes en cambiadores de bebes. Así lo informaron a LA NACION fuentes de la policía bonaerense.

El juez federal de Tres de Febrero, Juan Manuel Culotta, a cargo de la causa, procesó a cinco sospechosos, todos peruanos, por el delito de asociación ilícita agravada en concurso real con el de introducción y puesta en circulación de moneda extranjera falsa. Si en un juicio oral y público fueran encontrados culpables, podrían recibir una pena máxima de 30 años de prisión.

Según surge de la resolución del magistrado, la asociación ilícita estaba liderada por Alejandro Maza Rivera, de 45 años. Sus cómplices, tal como consta en el expediente judicial, eran Celia Zuñiga Quincho, Denisse Algoner Lima, Jorge Gigante Torres y Fredy Vilchez Freitas.

"Se estima suficientemente acreditado que la asociación ilícita liderada por Maza Rivera, al menos desde el mes de mayo de 2013 hasta el día de sus respectivas detenciones [en abril pasado], se dedicaba a introducir y poner en circulación distintas remesas de dólares estadounidenses falsos", sostuvo el juez Culotta a la hora de dictar los procesamientos con prisión preventiva.

Los 118.700 dólares fueron secuestrados en tres allanamientos diferentes hechos en abril por detectives de la policía bonaerense. A Zuñiga Quincho y a Gigante Torres les decomisaron 85.200 dólares falsos -852 billetes de 100- en la terminal de ómnibus de Retiro.

Según se desprende del expediente judicial, los dos sospechosos llegaron con la moneda apócrifa a la ciudad de Buenos Aires en un ómnibus proveniente de Perú.

En un ciberquiosco situado en Boulogne Sur Mer y Corrientes, en el barrio de Balvanera, fueron incautados otros US$ 16.200 dólares falsos. En otro procedimiento hecho en Suárez al 1700, en el barrio de La Boca, se decomisaron billetes apócrifos equivalentes a 17.300 dólares.

Confesión

Cuando pidió ampliar su declaración indagatoria, Denisse Algoner Lima admitió que "tres años atrás comenzó a vender dólares falsos para su suegra, Zuñiga Quincho. Cada billete de 100 dólares era vendido a 100 o 150 pesos y ella recibía un porcentaje de la venta: $ 30 por cada 100 o 150 pesos. La ganancia restante la giraba a Perú para Zuñiga Quincho y Maza, a nombre de este último. Hacía cobranzas por la venta de los billetes falsos y, también, los entregaba a distintas personas para que los vendieran. Explicó que recibía directivas tanto de Maza como de su suegra, que viven en Perú [hasta que fueron detenidos]", según se desprende del expediente judicial al que tuvo acceso LA NACION.

La acusada también sostuvo que compraba pasajes de ómnibus a nombre de su suegra y de otras personas para que viajasen desde Perú. La sospecha de los detectives que participaron de la investigación, basada en las pruebas surgidas de las escuchas telefónicas, es que los dólares falsos se imprimían en alguna ciudad peruana aún no revelada.

Una de las conversaciones interceptadas por los investigadores no dejó lugar a dudas sobre dónde se imprimían los billetes: "Ojo que no sea amigo de mi mamá, yo te digo, va a ser un puterío grande... Yo te digo «ojo con lo que haces», todos son conocidos los que fabrican, hay dos máquinas, tres máquinas en Perú, te hablo crudo para que entiendas".

Según los investigadores policiales, la organización criminal utilizaba "mulas" para traer desde Perú los billetes apócrifos. Ingresaban en la Argentina por pasos fronterizos de Salta y de Jujuy.

"Sin perjuicio de la prueba aún pendiente, todos los elementos valorados armónicamente a la luz de la sana crítica racional permiten tener por acreditados en igual medida el aporte y el rol puntuales de cada imputado en la empresa criminal llevada adelante a lo largo del tiempo, durante la cual se habrían introducido y hecho circular en nuestro país distintas partidas de dólares estadounidenses falsos provenientes de la República del Perú", afirmó el juez en su resolución.

La causa aún no terminó. El juez federal Culotta y su equipo de colaboradores intentan avanzar sobre las conexiones financieras de los sospechos en Perú.

Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.