Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un arquitecto permitió develar el misterio de la mansión de López

El testimonio de Curcio echa luz sobre la casa de Tigre; piden indagar a dos presuntos testaferros

Jueves 14 de julio de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
La mansión de José López en Tigre
La mansión de José López en Tigre. Foto: Archivo / Emiliano Lasalvia

La mansión de Tigre que habitaba José López antes de ser detenido es un enigma que se resuelve con el correr de las horas. La hipótesis del fiscal Federico Delgado, que investiga al ex secretario de Obras Públicas por enriquecimiento ilícito, es que existieron dos "propietarios aparentes" de esa casa para ocultar que el ex secretario de Obras Públicas era su verdadero dueño. Por eso, ayer pidió que esos supuestos "testaferros" del ex funcionario sean llamados a indagatoria.

En los papeles, el dueño de la constructora Grupo Farallón, Eduardo Gutiérrez, adquirió el terreno con salida al río Luján en mayo de 2010. Se lo compró al contador Andrés Galera, señalado en el mundillo de la obra pública como quien hacía lobby para digitar licitaciones y percibir supuestos "vueltos" o sobornos. Sobre ese lote, el empresario terminó de construir un chalet de dos plantas. En febrero de 2011 -siempre según los documentos en blanco- se lo alquiló a López y a su esposa.

Para la Justicia, todo este esquema fue una simulación. ¿Por qué? La primera sospecha surgió cuando, durante el allanamiento a la casa, se encontró una carpeta con planos, e-mails e indicaciones de López sobre cómo quería diseñar el chalet. Otra parte del rompecabezas se completó cuando declaró como testigo Federico Alberto Curcio, el arquitecto que construyó la mansión.

El profesional le aseguró a la Justicia que quien pagó sus honorarios para levantar la mansión de Tigre no fue Gutiérrez (el propietario), sino Galera. Señaló que el presunto "valijero" de López hizo todos los pagos en efectivo y que los efectuó "en su oficina ubicada en la avenida Alicia Moreau de Justo", en Puerto Madero. Dijo, incluso, que el plano original de la casa llevó la firma del misterioso contador.

Según pudo conocer LA NACION, el arquitecto detalló que en la construcción de la casa trabajaron unos diez obreros entre 2009 y mediados de 2011. El rol de Gutiérrez -dijo- llegó en el tramo final de la obra. Fue porque Galera quería terminar "rápido" el trabajo, por lo que contrató los servicios de Grupo Farallón. Por la prisa, también se sumó un grupo de empleados extra dedicados exclusivamente a construir la pileta del chalet con salida al río.

Como en su casa

López también contrató los servicios de Curcio. Fue para hacer trabajos de ampliación, refacción y otras terminaciones, como el enrejado de la casa y un gimnasio. Es decir que el ex secretario de Obras Públicas y supuesto inquilino pagó por obras en una casa que, oficialmente, no era suya.

"Yo me manejé siempre con Galera y en la etapa de terminaciones hablaba con José [López]", dijo el arquitecto. Nada señaló de Gutiérrez.

Días atrás, en diálogo con LA NACION, Gutiérrez aseguró que Galera le "ofreció" el terreno de Tigre y que, tras terminar la casa, se la "alquiló" a López. "Todo está en blanco y debidamente declarado ante la AFIP", dijo el dueño de Grupo Farallón.

cerrar

Lo mismo ratificó ante las autoridades judiciales. Señaló que fue López quien llamó interesado por el chalet, a quien conocía por "su rol de funcionario público" y que "luego de la negociación de práctica, se acordó celebrar el convenio locativo" que se cumplió con pagos depositados en el banco Comafi.

El Grupo Farallón es una firma que se jacta de haber construido "más de 2,3 millones de metros cuadrados de obras públicas y privadas", muchas de ellas otorgadas por el kirchnerismo. Entre otras obras, construyó viviendas del plan Pro.Cre.Ar con el mismo sistema de paneles Emmedue que había patentado Sergio Schoklender para Sueños Compartidos. También participó de la construcción del Museo Islas Malvinas en la ex ESMA. Todo bajo aval del propio López.

Al pedir las indagatorias, Delgado consideró que López, Gutiérrez y Galera "conformaron un verdadero triángulo en el cual se confundieron sus patrimonios". Para el fiscal, la casa Tigre condensa "los negocios privados y públicos" del ex secretario de Obras Públicas de la era kirchnerista que recién fue apresado un mes atrás, cuando ingresó bolsos con millones de dólares a un convento de General Rodríguez.

cerrar

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas