Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Guga: "El deporte puede ayudar al brasileño a creer de nuevo en su pueblo"

Kuerten, tenista ex N° 1 del mundo; considera que más allá de los riesgos naturales de organizar los Juegos, serán una "experiencia extraordinaria"

Viernes 15 de julio de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

Gustavo Kuerten ya peina algunas canas en su cabellera con rulos, y quizá ya no sea el garoto que deslumbraba con su revés sobre el polvo de ladrillo de Roland Garros, pero su simpatía y carisma no se han ido con el tiempo. Carismático y prestigioso, el brasileño, ex número 1 del mundo, fue presentado como embajador global del Salón Internacional de la Fama del Tenis, pero sobre todo es uno de los símbolos deportivos de Brasil, próxima sede de los Juegos Olímpicos.

A los 39 años, Kuerten no esquiva las consultas sobre las dudas que surgen por la situación de Brasil, en plena crisis política, ni tampoco por el virus Zika, otra de las preocupaciones de varios deportistas que piensan acudir a la primera cita olímpica en suelo sudamericano. "Creo que estaremos bien preparados. Por ser deportista necesito ser optimista. Aunque incluso las personas y la prensa se muestran críticos, y es razonable que así sea, porque hay muchos detalles, especialmente este año, que Brasil vive una situación más dramática con el tema del virus. Todos saben que Brasil tiene sus problemas y eso está a la vista. No se pueden comparar unos Juegos Olímpicos en Brasil con los de Londres, o los de Estados Unidos, o España. Pero en esos momentos aparece una fuerza conjunta, como se vivió en la Copa del Mundo de fútbol. Seguramente hay que poner todo el empeño y el esfuerzo para hacer lo mejor posible, sabiendo que no se puede contar con la misma seguridad que en Londres, por caso; eso no va a pasar", contó Kuerten.

"En Brasil hay muchos riesgos más naturales por hacer unos Juegos, pero una vez que empiecen, y si no hay un problema mayor, estoy convencido de que vivir los Juegos en Brasil será una experiencia extraordinaria. Son pocos los países que pueden hacer algo tan contagioso, tan feliz y alegre como unos Juegos en Brasil. Eso compensa un poco lo que falta. En ese sentido soy optimista, y creo que será como el Mundial 2014, que a pesar de todos los problemas que hubo, fue una gran fiesta; todos los que estuvieron ahí vivieron una gran experiencia", agregó Guga.

Sobre la situación política, el ex número 1 le contestó a LA NACION: "Nos perjudica mucho todo lo que pasa, pero lo peor es para la gente, para el que vive allí. Se sufre, claro, pero nosotros precisamos la capacidad para poder lidiar con eso todos los días. Nos gustaría que fuera algo diferente, pero no es así. Estos son los problemas que vivimos, y que muchos países también tienen. Se necesita organizarse mejor y hacer una gran transformación por las vías de la educación. Es en lo que Brasil tiene que apoyarse para resolver esto lo más pronto posible".

En el mismo sentido, amplió: "Tuvimos momentos de bonanza económica, pero no fueron suficientes. Tenemos que abordar mejor la situación, y por eso creo que el deporte es una gran maquinaria, una herramienta extraordinaria. Aunque en el fútbol se ve que todavía pesa más el resultado: si se ganó, es excelente, no importa si hay corrupción y si está todo mal; si se perdió y se hizo lo correcto, lo mejor posible, igual no sirve. Ahí sí no va a servir el deporte para nada; será para festejar un partido y nada más. Yo creo en la capacidad transformadora del deporte para cambiar una nación, por la movilización que genera".

En Río, Kuerten formará parte de la cobertura de la cadena O'Globo. "Para mí va a ser como un Grand Slam, trabajando a full. También será un gran momento personal, porque la verdad es que jamás imaginé que mi país iba a organizar unos Juegos. Pasa todo muy rápido; hace 20 años, si me lo preguntaban, les hubiera respondido que no, que era imposible. Y ahora que lo tenemos, está todo mal. Brasil tiene sus problemas, hay mucho por mejorar. Pero también tiene sus cosas buenas: muchos sabores, personas y momentos especiales. Insisto, si aprendemos a tener más organización, a ser más correctos, a poner más empeño y transmitir una sensación de mayor autoestima y convicción, que es algo que se ha perdido en los últimos años por las decepciones del gobierno y cuestiones económicas. El deporte puede ayudar al brasileño a creer de nuevo en su pueblo".

Respecto del Zika, contó: "Es un tema muy serio. Hay mucha gente que lo está tomando como corresponde. Es algo para tomar en consideración y creo que hay maneras de minimizar los riesgos, de trabajar con cuidado, pero es algo que no se puede ignorar".

"El deporte puede ayudar al brasileño a creer de nuevo en su pueblo", dice Kuerten, ex Nº 1 del mundo en tenis

Gustavo Kuerten ya peina algunas canas en su cabellera con rulos, y quizá ya no sea el garoto que deslumbraba con su revés sobre el polvo de ladrillo de Roland Garros, pero su simpatía y carisma no se han ido con el tiempo. Carismático y prestigioso, el brasileño, ex número 1 del mundo, fue presentado como embajador global del Salón Internacional de la Fama del Tenis, pero sobre todo es uno de los símbolos deportivos de Brasil, próxima sede de los Juegos Olímpicos.

A los 39 años, Kuerten no esquiva las consultas sobre las dudas que surgen por la situación de Brasil, en plena crisis política, ni tampoco por el virus Zika, otra de las preocupaciones de varios deportistas que piensan acudir a la primera cita olímpica en suelo sudamericano. "Creo que estaremos bien preparados. Por ser deportista necesito ser optimista. Aunque incluso las personas y la prensa se muestran críticos, y es razonable que así sea, porque hay muchos detalles, especialmente este año, que Brasil vive una situación más dramática con el tema del virus. Todos saben que Brasil tiene sus problemas y eso está a la vista. No se pueden comparar unos Juegos Olímpicos en Brasil con los de Londres, o los de Estados Unidos, o España. Pero en esos momentos aparece una fuerza conjunta, como se vivió en la Copa del Mundo de fútbol. Seguramente hay que poner todo el empeño y el esfuerzo para hacer lo mejor posible, sabiendo que no se puede contar con la misma seguridad que en Londres, por caso; eso no va a pasar", contó Kuerten.

"En Brasil hay muchos riesgos más naturales por hacer unos Juegos, pero una vez que empiecen, y si no hay un problema mayor, estoy convencido de que vivir los Juegos en Brasil será una experiencia extraordinaria. Son pocos los países que pueden hacer algo tan contagioso, tan feliz y alegre como unos Juegos en Brasil. Eso compensa un poco lo que falta. En ese sentido soy optimista, y creo que será como el Mundial 2014, que a pesar de todos los problemas que hubo, fue una gran fiesta; todos los que estuvieron ahí vivieron una gran experiencia", agregó Guga.

Sobre la situación política, el ex número 1 le contestó a La Nación: "Nos perjudica mucho todo lo que pasa, pero lo peor es para la gente, para el que vive allí. Se sufre, claro, pero nosotros precisamos la capacidad para poder lidiar con eso todos los días. Nos gustaría que fuera algo diferente, pero no es así. Estos son los problemas que vivimos, y que muchos países también tienen. Se necesita organizarse mejor y hacer una gran transformación por las vías de la educación. Es en lo que Brasil tiene que apoyarse para resolver esto lo más pronto posible".

En el mismo sentido, amplió: "Tuvimos momentos de bonanza económica, pero no fueron suficientes. Tenemos que abordar mejor la situación, y por eso creo que el deporte es una gran maquinaria, una herramienta extraordinaria. Aunque en el fútbol se ve que todavía pesa más el resultado: si se ganó, es excelente, no importa si hay corrupción y si está todo mal; si se perdió y se hizo lo correcto, lo mejor posible, igual no sirve. Ahí sí no va a servir el deporte para nada; será para festejar un partido y nada más. Yo creo en la capacidad transformadora del deporte para cambiar una nación, por la movilización que genera".

En Río, Kuerten formará parte de la cobertura de la cadena O'Globo. "Para mí va a ser como un Grand Slam, trabajando a full. También será un gran momento personal, porque la verdad es que jamás imaginé que mi país iba a organizar unos Juegos. Pasa todo muy rápido; hace 20 años, si me lo preguntaban, les hubiera respondido que no, que era imposible. Y ahora que lo tenemos, está todo mal. Brasil tiene sus problemas, hay mucho por mejorar. Pero también tiene sus cosas buenas: muchos sabores, personas y momentos especiales. Insisto, si aprendemos a tener más organización, a ser más correctos, a poner más empeño y transmitir una sensación de mayor autoestima y convicción, que es algo que se ha perdido en los últimos años por las decepciones del gobierno y cuestiones económicas. El deporte puede ayudar al brasileño a creer de nuevo en su pueblo".

Respecto del Zika, contó: "Es un tema muy serio. Hay mucha gente que lo está tomando como corresponde. Es algo para tomar en consideración y creo que hay maneras de minimizar los riesgos, de trabajar con cuidado, pero es algo que no se puede ignorar".

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas