Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La leona y un final con tres besos clave

Te contamos lo mejor del cierre de esta ficción

Viernes 15 de julio de 2016 • 08:51
SEGUIR
PARA LA NACION
0
Echarri y Dupláa fueron felices en el final de La Leona
Echarri y Dupláa fueron felices en el final de La Leona.

El final de La leonafue feliz. Como sucede en gran cantidad de novelas, luego de mucho sufrimiento, los protagonistas lograr un estadio de relativa tranquilidad. Las historias se acomodaron y todo indica que para las heroínas y héroes de esta novela habrá paz y para los villanos, locura y soledad. Pero fueron especialmente tres besos, los que marcaron los aspectos más importantes en el final de esta novela.

1. El beso que perdona

Klaus Miller, el villano interpretado por Miguel Ángel Solá, fue de una maldad fascinante. El empresario era capaz de sembrar cizaña no solo en su trabajo sino incluso también en su familia, regodeándose de cosechar infelicidad a su alrededor. Por otra parte, Sarah Liberman (Susú Pecoraro) había sentido por ese hombre un amor tan intenso, que parecía no extinguirse jamás. Y en el último episodio, hubo entre ambos un último beso, un momento que si bien no fue necesariamente de redención, sí permitió conocer una cara de Klaus que antes no se había visto, y que reveló que hasta un villano tan puro puede presentar un rasgo de humanidad. A la inversa del cuento clásico, la mujer es la que besa al hombre en su lecho y no lo hace para revivirlo, sino para despedirlo.

2. El beso que comprende

Aunque para muchos fuera una historia menor, la relación sentimental de Brian (Peter Lanzani) y Abril (Antonia Bengoechea) fue una de las más trágicas en La leona . Tío y sobrina, sin saber el lazo familiar que los unía, comenzaron a vivir una historia de amor marcada por los secretos que escondían sus respectivas familias. Abril acompañó a Brian cuando el muchacho parecía hundido en sus adicciones y él la acompañó cuando Abril parecía no tener ni familia ni identidad. Y en el momento en que salió a la luz el vínculo de ambos, muy a pesar del dolor que producía la historia de amor interrumpida, eventualmente comprendieron que lo suyo era imposible. En el último episodio de la novela, Brian decide partir hacia nuevos rumbos, tomando distancia y comenzando una nueva vida. A instantes de subirse al barco, Abril lo va a buscar, pero no procura retenerlo y él lo entiende. Ambos comprenden que no hay forma de insistir con ese amor y ella lo besa a modo de epílogo de una historia que jamás podrá construirse. Ellos representan un nuevo paradigma en una novela porque son la pareja que para ser feliz, debe estar separada.

3. El beso que redime

Así fue el final de La Leona
Así fue el final de La Leona. Foto: gentileza Telefe

María Leone (Nancy Dupláa) con la satisfacción de haber recuperado la fábrica, se dedica a recorrer el país enseñando su vocación. Finalmente, en el festival de Purmamarca en Jujuy, se reencuentra con Franco Uribe (Pablo Echarri), que finalmente se presenta bajo su verdadera identidad: Diego Miller. En un ejercicio de simetría, María y Diego repiten prácticamente el mismo diálogo del primer capítulo para terminar besándose apasionadamente contra una pared. Pero ese beso final no es el mismo porque marca verdaderamente el comienzo de una historia de amor y porque es el beso con el que Leone acepta en su vida a Diego, y no a Franco. El beso de María perdona y acepta porque siempre fue ella la gran protagonista de esta novela y la que debía darle luz verde a ese amor.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas