Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La capacidad de Belgrano para ser un gran líder

Superado por Newman, reaccionó con las claves que lo hicieron irresistible: 38-13

Domingo 24 de julio de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
0

No vivirá una actualidad similar en cuanto a títulos, ni tampoco tendrá la avezada experiencia en partidos decisivos como la de su verdugo en la última final del Nacional de Clubes (Hindú), pero Belgrano es -como el conjunto de Don Torcuato- capaz de forjarse a puro ímpetu un hábito ganador; una mentalidad avasalladora sin escalas desde la autoestima hasta lo estrictamente relativo al juego, cualquiera sea la adversidad que se presente. Sin ese componente, sin ese plus, difícil le habría resultado deshacerse de un Newman que fue capaz de desnudar, al menos durante la primera media hora, alguna de sus debilidades. Sin embargo, y gracias a un segundo tiempo de ensueño, a pura contundencia y otra vez con su pack como estandarte de la remontada, la victoria por 38-13 se volvió tan inobjetable como predecible.

Sackmann, con todo
Sackmann, con todo. Foto: M. Alfieri

"Quedó demostrado que esto es el Top 14. Que nadie regala nada y que no hay que entrar dormidos porque ningún rival lo va a perdonar. Nos costaron los primeros minutos; nos movieron la pelota de lado a lado, fieles al estilo de ellos, y nos complicaron. Por suerte nos acomodamos rápidamente y no estábamos muy abajo en el resultado [10-0]. Después sí impusimos nuestras condiciones, llegaron los tries y jugamos un poco con su desesperación", analizó Juan Retamosa, medio-scrum del Marrón, que esta temporada asumió el compromiso y la responsabilidad de reemplazar en el puesto a nada menos que Francisco Cubelli (hermano de Tomás), que se encuentra en plena recuperación por una operación en los hombros.

Pero si de infortunios se trata, Newman no fue la excepción. Perdió en el calentamiento a su apertura titular, Lucas Degrossi (sobrino de Manuel y Felipe Contepomi) por una lesión en el codo derecho (Florencio Llerena, que jugó todo el encuentro de intermedia, saltó a la cancha para su debut). Y ya en pleno desarrollo, Juan Poggi, que había reemplazado minutos antes a un golpeado Tomás Keena, debió salir enseguida debido a un fortísimo choque de cabezas. Todo esto, más la amonestación a Marcelo Brandi, su capitán, conspiró contra las buenas pretensiones del Cardenal, que se vio tocado anímicamente y no volvió a ser el de la primera parte. Tanto es así que en el segundo capítulo no anotó puntos. Así sufrió su tercera caída en el certamen (dos en casa).

"Como equipo estamos bien, aunque siguen faltando cosas. No tenemos que confundirnos por haber ganado un gran partido y estar primeros. Buscamos no tener lagunas. No es fácil, pero apuntamos a ser más sólidos. Esta vez claramente eso no se vio", señaló Retamosa. Si bien los números acompañan (203 tantos en seis fechas) y un nuevo éxito con bonus, a diferencia de su inmediato perseguidor y bicampeón -Hindú suma un par de exigidos triunfos sobre CUBA y San Luis-, Belgrano se permitió sacar otra luz de ventaja con los detalles. Ese aire inconformista y la capacidad de sobreponerse lo elevan a la posición de privilegio que ocupa: la de un auténtico líder.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas