Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Mario Cilenti: "Vamos a ofrecer a los atletas lo mejor que podamos"

A cargo de la Villa Olímpica, el argentino confía en superar las serias fallas edilicias

Jueves 28 de julio de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

RÍO DE JANEIRO.- Por estos días, el argentino Mario Cilenti, director de la Villa de los Atletas de Río 2016 y de Relaciones con los Comités Olímpicos Nacionales, no tiene ni un segundo libre. En el ojo de la tormenta tras las serias fallas que presentaron los departamentos para los deportistas, y tras las fuertes críticas de varias delegaciones -entre ellas la argentina- va de un lado al otro del complejo de 31 torres de alojamiento, coordina la acción de una "fuerza de tareas" de 630 obreros convocados a último momento para solucionar los problemas y corre contra reloj para que todo esté listo cuando acaben de llegar los 17.500 representantes de todo el mundo que se hospedarán allí, entre atletas y oficiales técnicos.

Con el celular constantemente vibrando en su mano, Cilenti, nacido en la ciudad de Santa Fe hace 46 años, pero criado entre Mar del Plata y la canadiense Toronto, no para ni para comer. Ha adelgazado varios kilos por el estrés de esta turbulenta última semana antes de que comiencen las competencias, pero no perdió la sonrisa y el optimismo. "Nada va a alterar el éxito de estos Juegos", aseguró a la nacion en una breve entrevista exclusiva.

Negó que haya sido removido de su cargo por el Comité Organizador (es el compatriota con mayor rango), minimizó las inconvenientes presentados, desechó la posibilidad de un sabotaje general de parte de los empleados de las dos constructoras que erigieron la Villa (Odebrecht y Carvalho Hosken), y resaltó el espíritu de solidaridad olímpica que se respira en la villa, el mismo que a él lo llevó a ofrecerse como voluntario en los Juegos Panamericanos de Mar del Plata en 1995, donde comenzó su carrera ligada al deporte internacional.

-¿A que atribuye los problemas que hubo? ¿Por qué no se hizo una revisión previa?

-Como en toda obra nueva, cuando uno compra un departamento, dos departamentos o un edificio entero, siempre hay reajustes que hacer. Imaginate eso por 3604 departamentos que se ocupan todos juntos de un momento para otro. Ahora ya estamos casi en el final y, si Dios quiere, mañana (por hoy) estaremos dando vuelta la página. El tema es que se recibieron los edificios, pero toda la parte hidráulica y de electricidad recién hace 15 días fueron entregadas y ahí empezamos con los problemas.

¿Cuántos departamentos están siendo revisados?

-Todos. Estamos haciendo los tests hidráulicos, de incendio, para tener la plena confianza de que puedan recibir a los atletas con absoluta seguridad.

-Algunas fallas parecían a propósito. ¿Coincide con el jefe de la delegación argentina, Diego Gusman, en que parecía haber acciones de sabotaje?

-Creo que no, pero en este momento todos nuestros esfuerzos están en arreglar los problemas, no en buscar culpables ni en apuntar por qué sucedieron. Aunque no hay indicios que indiquen un sabotaje generalizado, en algún que otro caso puede haberlo habido, pero son vicios de obra, más que nada. Hubo casos en que quedaron pedazos de cemento dentro de las cañerías y eso sólo se nota cuando se hacen los tests hidráulicos. Después, la gente habla un montón de cosas que no puedo confirmar.

-¿Es cierto que había departamentos en los que se habían dejado heces?

-Había mucha gente trabajando en ellos, personas que traían muebles y fueron al baño, pero al no haber agua potable no podían evacuar los inodoros y había olor. Fuera de los baños no lo sé.

-¿Hubo algún tipo de conflicto laboral entre los obreros y las empresas constructoras? ¿Se quejaron ante las constructoras?

-No lo sé, no puedo hablar sobre eso. En estos momentos queremos arreglar la Villa, esa es nuestra prioridad. Es lo que se merecen los atletas que se han preparado, entrenado toda su vida, y vamos ofrecerles lo mejor que podamos.

-¿Cuánto aumentarán las obras adicionales el presupuesto original del complejo, que costó US$ 888 millones de inversión privada y luego será convertido en un condominio de lujo?

-No tengo esa información; comparativamente hablando, no es una cifra significativa.

-¿Qué consecuencias cree que tendrá este comienzo problemático para la imagen de Brasil y el comité organizador?

-No creo que sean consecuencias muy grandes porque hemos estado trabajando mucho con todos los comités olímpicos nacionales; todos estuvieron ayudando, el propio Comité Olímpico Internacional. Hay un espíritu total de hermandad de la familia olímpica. Los atletas están contentos, hay una Villa maravillosa. Todos los servicios están funcionando bien ahora.

-Pero se usaron palabras muy fuertes: los australianos dijeron que estaba "inhabitable", los argentinos que era un "desastre"...

-Es su opinión, pero inhabitables no están porque tenemos ya miles de personas viviendo acá, incluso todos los australianos volvieron. Es difícil decir si habrá un daño en la imagen de Brasil o del Comité; cada uno tiene su propia expectativa y se crea una imagen. Para nosotros, todos los atletas han sido bien recibidos, tienen sus servicios y nadie ha quedado fuera por esos problemas.

-¿Los atletas argentinos que llegaron ya están bien instalados?

-Sí, y entiendo por las declaraciones de Gerardo Werthein (presidente del Comité Olímpico Argentino) que están contentos con la Villa. Yo estuve esta mañana con los atletas que ya llegaron y están viviendo acá. La Argentina ya tiene 200 camas disponibles en sus pisos y mañana el resto estará todo listo.

-Se había dicho que usted había sido removido del cargo. ¿Puede aclarar cuál es su situación hoy?

-Acá estoy, trabajando. Trajimos sí una fuerza de tareas para ayudar y que yo pueda seguir operando la Villa Olímpica mientras ellos terminan los detalles que faltaban. No podemos parar la operación para hacer esos arreglos. Yo sigo como director de la Villa Olímpica.

-En lo personal, ¿cómo se siente después de estos tropezones?

-Nos ha hecho más fuerte la solidaridad de los países, de los compañeros, de las empresas involucradas. Todo el mundo quiere ayudar para solucionar los problemas. Trajimos un ejército de trabajadores extras, 630 personas, para transformar esta Villa en una gran Villa.

Bach elogió la transformación de Río en siete años

RÍO DE JANEIRO (EFE Y DPA).- El presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, restó importancia a los problemas en los departamentos de los atletas y en los transportes de esta ciudad. "No puedo recordar ningunos Juegos con el transporte funcionando al 100% el primer día, por ejemplo", dijo el alemán, en una recorrida por el puerto, donde estará el pebetero, y elogió "la transformación" de la metrópolis en siete años, "cuando en otras áreas del mundo tomaría generaciones". En tanto, el ministerio de Trabajo de Brasil multó en 96.000 dólares al Comité Organizador por no tener registrados a los 630 obreros contratados para hacer las obras de último momento en la villa.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas