Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Algo huele mal en las canchas de remo

No se cumplieron los objetivos de saneamiento de las aguas y el éxito de las pruebas ahora depende del clima

Sábado 30 de julio de 2016
SEGUIR
LA NACION
0

RÍO DE JANEIRO (DPA).- El hedor sube inmediatamente cuando Mario Moscatelli sumerge el remo hasta el fondo de una de las lagunas de Río de Janeiro, la ciudad sede de los Juegos Olímpicos. "Esta agua está completamente contaminada", explica el biólogo brasileño mientras avanza con su lancha de motor por la Laguna de Tijuca, no muy lejos de donde está ubicado el Parque Olímpico, en el barrio de Barra de Tijuca.

Contaminada está también la vecina Laguna de Jacarepaguá, a unos pocos cientos de metros de las instalaciones olímpicas, agrega Moscatelli. "De aguas fecales y de basura", explica.

La polución alcanza también a la Bahía de Guanabara, en la que se disputarán las competencias de vela durante los Juegos que empiezan el próximo viernes.

Los problemas ambientales son uno de los lastres más antiguos para Río, una ciudad que prometía ser el escenario natural perfecto para la principal cita deportiva del globo. La Bahía de Guanabara y la laguna Rodrigo Freitas, donde habrá competencias de remo durante los Juegos, son conocidas, sin embargo, también por las imágenes de miles de peces muertos que aparecen de tiempo en tiempo flotando en sus aguas.

Después de la elección de Río como sede olímpica en 2009, Brasil prometió un saneamiento de hasta un 80 por ciento de la Bahía de Guanabara, destinada a convertirse en una de las imágenes más emblemáticas de los Juegos. "Fue la promesa incumplida más flagrante", reclamaba el diario O Globo.

A la bahía, según algunas estimaciones, fluye a diario el equivalente a 93 piscinas olímpicas de aguas fecales procedentes de las regiones aledañas a Río, una metrópoli de 6,5 millones de habitantes. Se estima que actualmente sólo un 50 por ciento de esas aguas son tratadas.

Los compromisos abarcaban mucho más, protesta Moscatelli, que denuncia desde hace más de 20 años la contaminación en las aguas de Río. Limpiar las lagunas "era uno de los legados ambientales que las autoridades prometieron", dice el biólogo, de 52 años.

La polución genera inquietud en muchos de los atletas que estarán en Río. "Tomamos probióticos, nos hemos vacunado y vamos a enjuagarnos a menudo en las duchas de agua dulce de los botes", explica el alemán Ferdinand Gerz, regatista de la clase 470, los planes de su equipo.

El año pasado, el regatista Erik Heil, también de Alemania, sufrió infecciones en una pierna y una cadera tras una visita a Brasil. Sus médicos consideraron que la enfermedad pudo deberse a que participó en unas pruebas en la Bahía de Guanabara. El biólogo Moscatelli cree que todos los deportistas deberían vacunarse contra la hepatitis A y tomar precauciones contra otras enfermedades como la gastroenteritis y la conjuntivitis.

Las medidas para evitar los problemas de salud en Río parecen ahora más fruto de la improvisación, después de que no se cumplieran los objetivos ambientales para los Juegos. La bahía cuenta con un sistema limitado de tuberías para evitar al menos el flujo de aguas fétidas en la Marina de Gloria, el punto de partida para las competiciones de vela.

Además, un helicóptero analizará todos los días las corrientes marinas para que 12 "ecobarcos" puedan recoger la mayor cantidad posible de basura. Y, según un portavoz de Río 2016, también habrá 17 barreras en el agua para atajar residuos.

El éxito de las competencias acuáticas depende en buena medida también de las condiciones climáticas, cree ahora Moscatelli. "Si la marea está alta y hay sol todo va bien, porque la basura está asentada en el fondo", dice mostrando la Laguna de Tijuca. Pero las cosas pueden salir muy mal "si hay viento y lluvia" que remuevan los residuos, vaticina.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas
5