Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

#LectoresEnRed. Esther Sanz ofrece una historia romántica con aire clásico en Si el amor es una isla

Llega a América Latina la nueva novela de la exitosa escritora española, pensada para un público joven y alejada de las convenciones sobre la literatura romántica

Lunes 01 de agosto de 2016 • 11:55
SEGUIR
LA NACION
0

"Cuando me dijeron que Si el amor es una isla estaba disponible para publicar en América Latina, no lo dudé. Ya había leído la trilogía El bosque, y desde un primer momento tuve la certeza de que Sanz es una de las voces más fuertes, poéticas y frescas de la literatura juvenil española", asegura Leonel Teti, editor a cargo del catálogo de ficción juvenil de V&R Editoras.

Esther Sanz
Esther Sanz.

Esther Sanz nació en Barcelona, en 1974. Es licenciada en periodismo y ha trabajado en varias revistas femeninas, además de ejercer de editora en un sello de libros prácticos. Su primera obra, Vive rápido, siente despacio, fue publicada en 2007. El bosque de los corazones dormidos (2011) es su primera incursión en el mundo de la literatura juvenil. Posteriormente escribió Los siete soles de la felicidad (2011), El jardín de las hadas sin sueño (2012) y Si el amor es una isla, la primera parte de la saga Silence Hill.

Como muchos otros autores, Esther comenzó a escribir pensando en el público adulto para luego volcarse al New Adult, que se ubica en la frontera entre la novela juvenil y adulta. "Para mí lo más atractivo del género es que puedes conectar con un público más joven sin renunciar a la profundidad o incluso al erotismo de una novela más adulta -señaló la autora en varias oportunidades-. Después de escribir Los siete soles de la felicidad, El bosque.iba a ser mi siguiente novela romántica para adultos, pero a medida que la escribía comencé a pensar en un público más joven. Tuve dudas, porque el lector juvenil suele ser muy apasionado y exigente. Pero me animé y lo hice sin red."

Natasha, Nanny para quienes siguen su blog, asegura que los libros de Esther Sanz se alejan mucho de las ideas preconcebidas sobre lo que se espera del género romántico juvenil. "No tenemos chicas vírgenes e inocentes, no hay galanes que desfallecen de amor a primera vista y no nos empalaga una historia rosa -señala la joven profesora de literatura-. Sanz le pone mucho misterio, oscuridad y adrenalina al argumento, con innumerables citas a clásicos y libros contemporáneos que enriquecen la historia y a los personajes."

En el Si el amor es una isla, Sanz se permite abrir su libro con una cita del mismísimo Stendhal: "El amor es una bellísima flor, pero hay que tener el coraje de ir a recogerla al borde de un precipicio". La protagonista es una joven española de 17 años que viajará a una diminuta isla dónde no sólo trabajará sino que descubrirá el amor y se reencontrará con ella misma. La autora, se vale de clásicos literarios en los que sobrevuelan Jane Eyre, de Charlotte Brontë; Barba Azul, de Charles Perrault; la novela gótica El fantasma de la ópera, de Gaston Leroux, el cuento de hadas "La bella y la bestia" y hasta "Zobeida", uno de los relatos de Las ciudades invisibles, de Italo Calvino.

La historia en Silence Hill continuará en Si el amor es un canto de sirena, que como anticipa Leonel Teti verá la luz en 2017. "Les aseguro que en esta segunda parte Sanz nos deleitará aún más, y el argumento se tornará mucho más oscuro. Por supuesto, el romance también seguirá presente".

Esther Sanz presenta su novela:

Reseña de Nanny Books de Si el amor es una isla

BookTrailer de la novela para su edición en España:

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas