Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los secretos del scrum de Belgrano, una excelencia

El líder del Top 14 de la URBA es el mejor de la Argentina en esa formación y les hace frente hasta a los Pumas; fue un factor clave en el éxito por 38-21 ante Plaza que lo mantiene arriba

SEGUIR
PARA LA NACION
Domingo 31 de julio de 2016
Foto: LA NACION
0

El mes pasado, el pack de los Pumas realizó un entrenamiento de scrum contra el de Belgrano. En la web es fácil encontrar un video en el que se ve al líder del Top 14 de la URBA someter al seleccionado nacional. "Fue un solo scrum de varios", relativizó uno de los protagonistas. "Cuando los scrums eran largos, nos iba un poco mejor", minimizó otro. "Estuvo parejo", resumió un tercero. Nadie que haya visto un partido de Belgrano en la temporada se sorprenderá. El Marrón tiene el mejor scrum de la Argentina, y ayer lo demostró una vez más en la victoria por 38-21 ante Atlético del Rosario, punto bonus incluido, que lo mantiene invicto al tope de las posiciones tras siete fechas.

En desventaja 14-5 al final del primer tiempo, Belgrano lo dio vuelta gracias a un penal y un try-penal forzados por sendos scrums y se fue al descanso en ventaja 18-14. No hubo muchos scrums en el partido (ocho, cuando lo normal es entre 13 y 15; de allí su importancia), y Plaza logró emparejarlo un poco en el segundo tiempo, pero estas acciones bastan para reflejar la relevancia que reviste esta formación para el máximo aspirante a destronar a Hindú.

¿Por qué el scrum de Belgrano es tan superior a cualquiera que se le oponga al punto de disputarle de igual a igual a los Pumas? El pilar derecho Benjamín Espinal, la figura ayer en Virrey del Pino 3456 con dos tries y buenas acciones en el juego suelto, revela la fórmula, que ya no es un secreto. "Lo entrenamos mucho y empujamos todos derecho para adelante. Somos el único scrum leal de la Argentina".

Más certero es el aporte de Francisco Ferronato, el otro pilar, también autor de dos tries. "Hay jugadores que pasaron por un proceso de maduración que nos da mañas. Son años de laburar una forma de jugar que hoy da sus frutos. Sin dudas que Alejandro Conti ha dejando su marca, y ahora con Francisco Gradín como entrenador de scrum, hemos sabido absorber ese aprendizaje y profundizarlo".

Conti, que dirigió entre 2005 y 2015, había trasladado la cultura del scrum desde el SIC multicampeón de finales de los 90 y principios de los 2000. "Es un proceso que llevó tiempo y se basó en una técnica de empuje coordinado adaptada a la idiosincrasia de los jugadores que tenía Belgrano", explica el Oso. "A medida que se implementaba el sistema y se le dedicaba media hora todos los martes fueron apareciendo jugadores en calidad y cantidad aptos para esa técnica. Hoy hay cuatro pilares derechos en el exterior surgidos de Belgrano."

Luego de 48 años sin títulos, por Belgrano R ven cada vez más cerca la posibilidad de cortar el maleficio. "Con un buen scrum no ganás un campeonato", advierte, sin embargo, Ferronato. Lo sufrió Belgrano en la semifinal de la URBA 2015 y en la final del Nacional de Clubes 2016, ambas derrotas ante Hindú. Pese a que dominó esa formación, terminó derrotado. En rigor de verdad, el scrum es sólo una de las aristas de la fortaleza del pack de Belgrano dentro de un equipo que se crece partido a partido. Al final de la temporada se conocerá si le alcanza para llegar a lo más alto.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas