Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Un error que viaja a más de 300 kilómetros por hora

Exequiel Barreras, bailarín argentino radicado en Suiza, presenta en el Rojas su nueva creación, Pit Stop or the lollipop man

Martes 02 de agosto de 2016
SEGUIR
LA NACION
0
Bailarines y pilotos de Fórmula 1, según amerite
Bailarines y pilotos de Fórmula 1, según amerite. Foto: LA NACION / Gza. Christian Claus

Cuatro mecánicos de Fórmula 1 esperando en boxes. Una espera eterna que hace que toda la potencia contenida estalle. Del estereotipo de macho "fierrero" a la sensibilidad masculina y los juegos de infancia. Pit Stop or the lollipop man es anunciada como "una pieza de danza" de Exequiel Barreras. Pero no se trata de una creación sólo de él.

La coreografía fue construida en conjunto por Exequiel Barreras y los intérpretes, que en estas funciones porteñas son el francés Yannick Badier, el vietnamita Hoang Anh Ta Hong, el británico Jack Widdowson y el cordobés Exequiel Barreras.

Todo esto es sostenido por la dramaturgia de otro cordobés: Emilio Díaz Abregu -también a cargo del diseño gráfico y de luces-. "Con Emilio trabajamos juntos en todo el proceso creativo. Tenemos estéticas diferentes. Nos desafiamos mucho, pero sin palos en la rueda."

Hace más de diez años que Exequiel Barreras crea sus propios trabajos y varios fueron disfrutados por el público argentino. Un público que puede haber visto Boxes o la carrera de tu vida, estrenada en Buenos Aires en 2008 y que es el germen de la obra actual. Conserva la música original de Guillermo Senn y los ruidos de motores. "Pero hay cosas que se modificaron solas al cambiar los intérpretes. Y tratando de conectar la multiculturalidad que tenemos como grupo -detalla Barreras-, Pit Stop tiene una estructura muy formal, pero tiene momentos de acciones físicas y de creación instantánea."

Barreras baila desde el año 2010 en la compañía de danza de la ciudad de St. Gallen, en Suiza. Allí conoció a los miembros de su compañía, Rotes Velo Tanzkompanie, creada en 2011, junto a la bailarina Hella Immler y con una estructura flexible, cuyo nombre significa bicicleta roja. "Aunque ahora debería llamarse triciclo porque con Emilio ya somos tres cabezas. Y depende de lo que hagamos vamos llamando a la gente", explica Barreras.

"Me gusta contar cuentos. No tengo trabajos abstractos, me aburren", dice Barreras y para muestras basta con ver sus obras, que fueron sobre el escultor Alberto Giacometti y sobre los 33 mineros chilenos. Y Pit Stop or the lollipop man, que pasa cerca del piloto Ayrton Senna, cuando lo citan: "Tengo miedo a la muerte y el dolor, pero vivo con ellos. El miedo me fascina". Pero de ningún modo se trata de una autobiografía. "Yo nunca jugué con autitos y no sé manejar -advierte Barreras-, pero me gusta la estética que tiene la Fórmula 1. Con esta obra quería hablar de algo que no soy."

En vías de extinción

Pit Stop habla entre otras cosas de un rol en vías de extinción: el Lollipop Man es quien sostiene el cartel frente al piloto para indicarle dónde y cuándo moverse dentro de boxes. Un rol empieza a ser cubierto por carteles luminosos o semáforos. "Porque están tratando de tapar el error humano -subraya Barreras-. La pregunta que trae la obra es esa: ¿qué pasa con el error? En Boxes, hace ocho años, no me preguntaba por la tecnología. Pero ahora vivo en Suiza, donde todo funciona como un reloj. Y por eso es una pieza muy romántica, que arranca de una manera muy irónica y se va rompiendo como un huevo. Hay mucha piel. Mucha sensibilidad que no tiene que ver con lo sexual.

"Son varones que tienen el miedo como motor -dice Barreras-, pero mis motores son otros: armar grupos, tener una idea e «infectar» a los demás con ella."

El vestuario de Flavia Somalvico está lleno de detalles. Son mamelucos intervenidos y llenos de logotipos y marcas inexistentes, que hablan de las vidas y los gustos personales de los intérpretes. Sus secretos y fantasías, y los chistes internos en la compañía. El de Exequiel Barreras dice "Antihombre". El resultado de un error de traducción que situaba a Barreras lejos de los estereotipos masculinos.

"Hay que darle la bienvenida al error en el escenario y a lo que realmente pasa -sostiene Barreras-. No estamos ocultando la basura abajo de la alfombra. Por más tecnología que suceda, ver a una persona respirando en el escenario es impagable."

Pit Stop or the lollipop man

Una pieza de danza de Exequiel Barreras. Con Rotes Velo Tanzkompanie

Funciones, hoy y mañana, a las 20

C. C. Rojas - Sala Batato Barea, Corrientes 2038

Entrada, $ 80

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas