Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

El Recoleta calienta motores en busca de nuevos públicos

Con una presentación en sociedad que llega ocho meses después de su asunción, el centro cultural tiene la misma conducción que la Bienal de Arte Joven y un foco "interdisciplinario"

SEGUIR
LA NACION
Jueves 04 de agosto de 2016
Escena de Basura, trabajo coreográfico de Rakhal Herrero que reponen este mes
Escena de Basura, trabajo coreográfico de Rakhal Herrero que reponen este mes. Foto: Gentileza CCR
0

"El Centro Cultural Recoleta es un espacio público no sólo de exhibición, sino también de formación, de creación. Nos interesa la diversidad de las propuestas, queremos ampliar las bocas de acceso con convocatorias abiertas y curadores rotativos, porque eso garantiza la diversidad de un espacio que debe estar conectado con otros actores públicos y con otras organizaciones tanto sociales como culturales", dicen, casi de forma coral, Luciana Blasco, subsecretaria de Políticas Culturales del gobierno porteño, y Jimena Soria, nueva directora del CCR.

En verdad, no tan nueva: asumieron hace ya ocho meses. A lo sumo ésta es la primera vez que se topan frente a un grabador para dar a conocer las líneas de gestión de este lugar, que en sus años mozos supo ser un potente faro cultural. "Estos meses de programación acordada por la gestión saliente nos permitieron discutir con el equipo las líneas conceptuales, el objeto de esta organización, la búsqueda, y pensar un plan institucional para el Recoleta", apunta, rodeada de parte de lo que llaman Departamento de Contenidos, Mediación y Audiencias, un equipo interdisciplinario. "Interdisciplinario" es la palabra clave de esta etapa que se abre.

Se encontraron con una institución de una trayectoria muy vasta, por la que pasaron grandes artistas que atrajeron a grandes públicos. "Cuando llegamos, muchas de esas cuestiones no estaban en primer plano. Lo que hicimos entre todos fue ahondar en la historia del Recoleta, reconstruir ese entramado mágico", continúa Soria en el despacho que ocuparon Miguel Briante, Osvaldo Giesso y Liliana Piñeiro.

En este largo primer semestre, también tuvieron dos ministros, Darío Lopérfido y Ángel Mahler, pero ninguno de los dos les formuló un pedido específico para el centro cultural. "Cuando les contamos la dinámica de trabajo y la idea para el espacio, nos dieron apoyo y libertad de trabajo", cuenta la subsecretaria, directora general de la Bienal de Arte Joven, de la que Soria es coordinadora. Pero durante su gestión Lopérfido tomó dos medidas relacionadas con el CCR: que el Teatro 25 de Mayo pasara a depender administrativamente del Recoleta -decisión de la cual Blasco desconoce las razones- y que se crearan equipos interdisciplinarios para pensar los contenidos de los dos centros culturales de la ciudad: éste y el San Martín. La última fue una idea que nunca prosperó.

A diferencia de otros organismos culturales porteños, éste ha tenido un importante aumento en el presupuesto anual. En lo que hace a producción artística, pasó de unos 10 millones de pesos a 20, contando la partida otorgada y los recursos propios, ingresos que les reportan los espacios en concesión (el bar, la sala Villa Villa y el Museo Participativo de Ciencias Prohibido No Tocar).

Luciana Blasco y Jimena Soria, al frente del nuevo CCR
Luciana Blasco y Jimena Soria, al frente del nuevo CCR. Foto: Silvana Colombo

A la hora de citar referencias inspiradoras, Jimena Soria nombra el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) de Santiago de Chile; el Matadero de Madrid, y el Centquatre de París. "Queremos que el Recoleta sea una casa de puertas abiertas. Que la gente pase el día y se encuentre con los contenidos. Que sea un espacio agradable para ser habitado".

-Tanto Matadero como el GAM y el Centquatre son lugares de pertenencia de la comunidad con ofertas de gran llegada a los más jóvenes, pero acá no hay wi-fi, algo fundamental para una gestión dirigida a esa franja.

Soria: -Vos decís que no hay wi-fi y sumo que no hay lugares para sentarse a compartir un momento: tenemos patios y una terraza enorme sin bancos. Eso lo registramos y estamos encarando un proceso de puesta en valor del edificio.

Ese proceso, dicen, ya comenzó. Están equipando el microcine, pintando las salas, la capilla se transformará en un espacio de usos múltiples, la sala Villa Villa ya cuenta con el dinero para que sea equipada (un deuda histórica) y tendrá funcionamiento propio a partir de 2017, cuando termine el contrato de locación con FuerzaBruta. En lo que hace a la obra integral, quedará a cargo del Ministerio de Desarrollo Urbano. Ese plan, en elaboración, con viento a favor comenzará a fin de año, sin que implique el cierre total del CCR.

Lo que fue y lo que será

La primera información de prensa que salió hace unos días se tituló así: "Centro Cultural Recoleta: un espacio de celebración de la cultura". Allí se informaba que Nicola Costantino, Marcos López, Andrea Servera y Federico León, entre otros artistas, pasaron por el centro en este tiempo. De eso hubo escasa información. "Entrar al Recoleta, recuperar una identidad y repensarla es un proceso. Y antes de salir a comunicar hay que probar. Pusimos a prueba a la misma organización", apunta Soria. "Y es con la forma de trabajar con la que nos sentimos más cómodos -agrega Blasco-. Lo mismo nos pasó en la Bienal: estuvimos trabajando un montón de tiempo a puertas cerradas. Es un proceso reflexivo que nos pudimos dar porque había una programación ya armada."

La salida a la cancha luego de ese período de reflexión y prueba será a partir del 16 de este mes. Por el momento, sólo anunciaron el bimestre de actividades agosto-septiembre. "Implicará un cambio muy importante entre lo que fue y lo que será el Recoleta", marca su directora actual. En este nuevo horizonte, cabe preguntarse por el rol de las artes visuales, de un papel protagónico en términos históricos. En boca de Laura Spivak, encargada de esa área, sería así: "Lo que decimos siempre es más Recoleta. Artes visuales y música y danza y teatro y letras. La convivencia de distintas disciplinas. Respecto de los distintos artistas, creemos que hay mucho terreno para ganar en el encuentro entre los consagrados, a veces como tutores, a veces en experiencias performáticas, y los emergentes. Hay espacio para todos".

Programa

La directora del CCR, Jimena Soria, presentó la programación que comienza el 16 de este mes en Junín 1930 con un comité que integran Cristian Scotton, Monina Bonelli, Romina Bianchini, Mauro García Alena, Laura Spivak, Iván Moiseeff, Alejandro Casavalle y Gabriel Plaza.

Grandes muestras

En las salas Cronopios, J y C, Rafael Cippolini cura la primera exposición colectiva, Centro. Formas e Historia del Centro Cultural Recoleta.

Programación regular

La creación actual tendrá propuestas que van de la historieta a la música y del cine a las artes escénicas. En el proyecto instalativo Sin Picaporte, ocho artistas intervienen ocho espacios

La escuela disruptiva

Más de 20 talleres (de canciones a series web, arte y moda) comienzan este mes; preparan actividades específicas para adolescentes.

Más datos: www.centroculturalrecoleta.org

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas