Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Gustavo Cordera: "Esto es una catástrofe"

El cantante habló con LA NACION de las repudiables declaraciones sobre el abuso sexual que realizó en una charla en TEA, con alumnos de periodismo, y que se viralizaron a través de las redes sociales

Miércoles 10 de agosto de 2016 • 14:19
SEGUIR
LA NACION
El músico pide perdón
El músico pide perdón.

Gustavo Cordera está del otro lado de la línea telefónica. Tenía que viajar a la madrugada pero se quedó. El músico estaba promocionando su último disco, Tecnoanimal, y participó el lunes de una entrevista pública en la escuela de periodismo TEA. Allí, el músico lanzó una serie de declaraciones que recibieron el repudio de distintas organizaciones sociales en defensa de los derechos de la mujer. "Hay mujeres que necesitan, porque son histéricas, ser violadas, porque psicológicamente lo necesitan y porque tienen culpa y no quieren tener sexo libremente", dijo en la conferencia, cuando le preguntaron sobre las denuncias de abuso sexual contra Cristian Aldana de El Otro Yo y José Miguel del Popolo de La Ola Que Quería Ser Chau" . Las provocadora frases causaron repudio y se viralizaron en las redes sociales cuando Jonatan Dalinger, uno de los estudiantes que estuvo en la conferencia, colgó los extractos más polémicos de las declaraciones de Cordera en su perfil de Facebook.

-¿Dijiste esas frases que se te atribuyen?

-Te cuento de que se trató. Es un ejercicio de periodismo, un simulacro de conferencia de prensa con alumnos. Entonces yo de alguna manera como es mi costumbre y como era a puertas cerradas hice algunas provocaciones. Pero no solamente esas, sino otras también. Las hice no desde el lugar de lo que pienso y siento, sino desde el lugar de ponerme enfrente de pibes que necesitan preguntar. Es decir, como si estuviera actuando, para decirlo de alguna manera ¿entendés? Y este pibe no entendió un carajo. Y entonces bueno lo único que me queda es pedir perdón. Me siento un pelotudo. No sabía que esta gente no estaba para entender el ejercicio y el juego. No más que eso. Yo leo eso y un tipo llega a decir una cosa semejante así y me pondría como el orto. No me reconozco en eso. ¿Se entiende lo que te estoy diciendo o no?

-¿Vos no avisaste que era un juego o un ejercicio? Era algo que vos hiciste por tu cuenta y nadie se enteró.

-Claro, pero además la frase está totalmente sacada de contexto de donde viene y a donde fue. Pero ya no tiene caso. No tiene caso. No hay explicaciones sobre esto. Esto movió el dolor de mucha gente y lo único que tengo para decir es que quiero pedir perdón. Que mis hijos están siendo amenazados. Estoy pasando una catástrofe familiar, una horrible condena social que ya se extendió a otros seres humanos y yo entiendo eso pero.fue una práctica que se hace a puertas cerradas.

-Pero sos un personaje público y tenés que ser responsable. Lo que digas excede, incluso una conferencia cerrada.

-Y a veces me equivoco. Soy un ser humano. Y me equivoqué en creer que la gente iba a entender el ejercicio que estábamos haciendo a puertas cerradas. Este es el problema. Es algo que salió y toma entidad de algo real. Yo no pienso eso, no dije eso nunca, nunca tuve una experiencia de abuso ni de violación, jamás. Aunque en mi familia fuimos parte de abusos también. Formo parte de todos los movimientos de derechos humanos que hubo en la Argentina: las Madres primero y luego las Abuelas de Plaza de Mayo. O sea soy una persona que desinteresadamente formé parte de todos los reclamos sociales toda mi vida. Lo sigo haciendo. Pero esto este fue una gran confusión para todos y lo único que tengo para decir es que pido perdón. No más que eso.

-¿Todos estos dichos surgen a partir de la acusación de abuso de Cristian Aldana de El Otro Yo?

-Surgen en el contexto sobre el tema de Cristian Aldana. Hubo muchas preguntas más. ¿Sabés de que lado me puse yo?. Del lado de que puede llegar a sentir un tipo a las 4 de la mañana en un camarín, estando en ciertas condiciones dado vuelta, etc, etc, etc; y expliqué eso para que la gente reconozca eso y pueda indagar. No dije que yo haría eso, ni que hice eso, ni que creo que eso está bien. En ningún momento. Pero en ningún momento. Jamás haría una cosa así. Lo único que le pedí a la gente es que se pusiera en ese lugar para entender lo que pasó y no condenar. Porque estábamos hablando justamente de eso, de ver lo humano, por detrás de la condena social y que era eso a lo que quería llegar. Y de la misma manera hablamos del tema Callejeros, de la relación de Calamaro con Bersuit, de la misma manera hablamos de las drogas. Toda la conferencia fue como poniéndome en la otra mirada en el otro lugar. Y ese fue mi error. No contar con la otra persona en la responsabilidad de saber lo que es un psicodrama, una obra de teatro, el arte. Llevar el arte a los derechos institucionales son dos lenguajes que no se juntan. Un lenguaje crítico con un lenguaje artístico. No se puede juntar y es ahí donde aparece toda esta locura y me estoy dando cuenta las emociones que moviliza el lenguaje artístico enredado en un lenguaje de derecho constitucional. No hay forma que se concilien esos dos mundos. Y acá me encontré con una pared. No fui entendido, no fui entendido.

-¿Qué opinas entonces sobre las acusaciones y denuncias de abuso sexual que pesan sobre Cristian Aldana de El Otro Yo?

-Que si el abusó de una menor tiene que ir preso. Y tiene que pagar por eso. Y que si hizo una violación, no solo él, cualquier ser humano que viole un derecho, que viole una persona, que viole la ley establecida entre todos nosotros, lo tiene que pagar. Todos pagamos cuando violamos la ley de algún tipo, en la escuela, en el secundario y estoy de acuerdo con eso. Solamente lo que dije es: "pongámonos en la parte humana y observemos. Imaginemos un tipo que está dado vuelta, borracho, y entra una piba de 16 años, se le tira encima. ¿Qué pasa en esa circunstancia?. Como ven que está sucediendo eso". Eso fue lo que dije. Y eso lo puedo defender, pero aún así estoy arrepentido porque no fui entendido. Y cuando una persona no es entendida, yo siento una impotencia tremenda. Lo que desperté en mucha gente, justamente desperté a mucha gente enojada que pasó por muchas situaciones difíciles en la vida como las que pasé yo, como todos las pasamos. Y entiendo el dolor de la gente, por eso solamente pido disculpas, por haber movida esa energía. Por haber provocado eso en la gente. No era mi intención provocar esto en el público en general, en la gente, en mi familia. Mi intención era provocar una discusión y un debate en una conferencia cerrada con alumnos de TEA. Ese era el motivo y eso se fue de ahí. Hubo un pibe que necesitó ir a los medios a contar esta historia por motivos que él sabrá. Porque en ese momento no discute conmigo. No ofrece una resistencia y me dice: ¿Qué está pasando?

-¿En el momento nadie te repreguntó o repudió cuando hiciste estas declaraciones?

-No, nadie y eso me llamó la atención. Y hasta inclusive yo hice un comentario: che loco ¿qué les pasa que no reaccionan? ¿Nadie tiene para repreguntarme después de lo que dije? Y nadie dijo nada. Entonces dije: "uy, me parece que me mandé una cagada que no entendieron un carajo estos pibes". Yo tengo que hacerme responsable de mi parte. Mi parte es haber subestimado alguna manera el poder de lo que estaba haciendo.

-En ese sentido, estas declaraciones se parecen más al Pelado Cordera de otros años.

-Totalmente, pero ni aquel Pelado, ni este Pelado, avalarían una cosa semejante. Eso para empezar a charlar. Porque nunca lo he hecho. Siempre fui provocativo, pero también soy un tipo de corazón. Y para mí, un niño, un adolescente, una mujer, es un ser preciado. No es objeto de ningún tipo de maltrato. Ni siquiera lo hago con las plantas, los animales, ni los insectos. Amo a todas las formas de vida que existen y las respeto.

-En este tipo de situaciones parece que te gana tu personaje más oscuro.

-En este caso lo que ocurrió es que yo quise jugar a eso, provocar eso, porque eso era la consigna, llevar a fondo un debate, y salieron esos temas, porque esos chicos estaban queriendo sacar esos temas afuera y yo fui objeto de alguna manera de mi propia estupidez. Me presté para algo que se me fue de las manos. Por eso pido perdón. Lo que yo lamento de verdad es que me di cuenta que hay mucha gente que no necesita ni siquiera escucharme, que la verdad que les viene muy funcional al odio que le tienen a los misóginos, a los violadores y a los abusadores y lamentablemente tuvo que encarnar este personaje esta vez, entre tantos personajes que encarné en mi vida, este personaje realmente me asusta muchísimo. Es un personaje muy oscuro que no se como voy a transformar en arte esto, en canción esto, pero es un personaje que la verdad no me interesa más ni siquiera habitar en una conferencia de prensa para despertar un debate o una discusión. Para mí esto ya fue. Me retiro de esto. Me voy y tengo que poner un manto de tranquilidad y reflexión y ofrecerme en un futuro a trabajar para concientizar acerca de esto, porque evidentemente es algo que duele mucho a mucha gente y lo voy a hacer, lo voy a hacer. Cuando todo esto pase y nos podamos mirar a los ojos y encontrarnos nuevamente todos veremos un poquito más de claridad y veremos como seguiremos.

-En el momento que vos hiciste estas declaraciones estabas con plena consciencia de lo que estabas diciendo. ¿Estabas lúcido?

-Sí claro. Por supuesto que estaba consciente. Y sabía perfectamente que estaba provocando. Si hubiese sido una nota, si sé que es algo que se va a transmitir a los demás seres humanos del mundo, yo iba a decir realmente lo que siento y lo que pienso de verdad. Realmente pensé que la gente había entendido que se trataba de un ejercicio. ¿Qué pensás de una violación? Y yo te digo que esta mal. ¿Qué pensás de un genocidio? Que está mal. Me pongo un cassette y no hay nota. Para no llegar a eso dije, "bueno, vamos a mirar desde distintas partes esto. Mirémoslo desde una persona abusada, lo que siente, lo que pasa. Mirémoslo desde un abusador, lo que siente y lo que le pasa también". Y a ver como se vinculan estas dos cosas. Ponerme en ese lugar. Esa era la propuesta. Pero llevado eso a una conferencia fue muy explosivo. No lo voy a hacer más.

-Lo que pasa que fuiste tan descriptivo que daba a pensar si con Bersuit no tuviste situaciones así o te viste envuelto en situaciones similares

-No, no, no. Eran otros momentos también. No, no, personalmente. En principio, a mí me gustan las mujeres grandes porque soy un hombre y desde la época de Bersuit que soy un hombre: tenía 30 años. Nunca me gustaron las pendejas, para decirlo de alguna manera. Pero también, que cada uno con su mundo y cada persona responda a lo que realmente siente y piensa. Vos me preguntas lo que siento y pienso y te lo digo: a mí no me gustan las pendejas. A parte porque también tengo hijas de 22 y 17 años y soy súper paternal

-¿Y te llamaron ellas?

-Sí, porque están siendo amenazadas. Estoy viviendo un momento muy delicado

-¿No te pidieron explicaciones?

-No, porque me conocen.

En esta nota:
Te puede interesar