Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Marcha por la liberación de una madre acusada de matar a su bebe

Para la defensa de la joven, se trató de un aborto espontáneo; el caso escaló hacia la Corte provincial; organizaciones contra la violencia de género piden la anulación de la causa

Viernes 12 de agosto de 2016
SEGUIR
PARA LA NACION
Uno de los reclamos en Tucumán
Uno de los reclamos en Tucumán. Foto: LA NACION / Mumala Tucumán

SAN MIGUEL DE TUCUMÁN.- Belén -no es su nombre verdadero para preservar su identidad- ingresó al hospital Avellaneda de esta capital para consultar por unos fuertes dolores abdominales en la madrugada del 21 de marzo de 2014. La joven nunca imaginó que serían sus últimas horas en libertad. Desde ese momento, su caso generó un fuerte reclamo por parte de organizaciones contra la violencia de género, que hoy convocan a marchar en todo el país por su liberación.

Todo empezó cuando la justicia tucumana ordenó el traslado de la joven -hoy tiene 28 años- a la cárcel de mujeres, donde permanece detenida, luego de acusarla de haber asesinado a su bebe recién nacido en un baño del hospital. Así lo ratificó meses más tarde la Sala II de la Cámara Penal de Tucumán, integrada por los jueces Dante Ibáñez, Rafael Macoritto y Fabián Fradejas, que en abril pasado la condenó a ocho años de cárcel por el delito de homicidio agravado por el vínculo.

En cambio, la defensa de la joven sostiene que en realidad ella sufrió un aborto espontáneo cuando estaba en el hospital, adonde había concurrido sin siquiera saber que estaba embarazada, tal como la acusada relató durante el juicio oral. Su abogada, Soledad Deza, entiende que el tribunal dictó la condena sin tener pruebas, por lo que apeló la decisión ante la Corte Suprema de Justicia de la provincia y solicitó el cese de detención. En mayo pasado, la Sala II de la Cámara Penal rechazó el pedido de excarcelación de la joven y prorrogó por seis meses su prisión preventiva (el plazo vence el mes que viene), por considerar que "existe riesgo de que la imputada busque eludir el accionar de la Justicia".

En los fundamentos del fallo, que tuvo como pilar el testimonio de los médicos que atendieron a Belén, el tribunal señaló que llegó a la guardia al decir que sufría cólicos y que luego pidió ir al baño, de donde regresó ensangrentada, por lo que la derivaron a ginecología. Allí, según la sentencia, el médico que revisó a la joven constató que presentaba signos de haber dado a luz y que le colgaba parte del cordón umbilical, por lo que le ordenó al personal de seguridad del hospital que buscara al bebe. En uno de los baños, encontraron el cuerpo de un recién nacido, de aproximadamente 32 semanas de gestación (ocho meses) -según se constató después en la autopsia-, que estaba atascado en el inodoro. Primero los médicos y luego la Justicia apuntaron que se trataba del hijo de Belén. El resultado de la autopsia determinó que había nacido con vida y que murió por un traumatismo encefalocraneano que le provocó su madre cuando lo arrojó al inodoro. "La acusada cortó el cordón umbilical, luego lo anudó y con claras intenciones de provocar la muerte de su hijo, el cual se encontraba en un estado de total indefensión, actuando sobre seguro, lo arrojó por las cañerías del baño del mencionado nosocomio y tiró la cadena", se lee en el fallo.

Para la defensa, esto es imposible de comprobar, debido a que no se realizó un estudio de ADN para confirmar que el bebe encontrado fuera efectivamente el hijo de Belén. Además, Deza advirtió que en la historia clínica de la joven, confeccionada en la misma guardia del hospital, se dejó asentado que había sufrido un aborto espontáneo de un embarazo de 22 semanas. "Me hicieron entrar a la sala de parto, a esto yo no sabía que estaba embarazada, creía que era una hemorragia por tantos medicamentos que había tomado. Me hicieron el legrado y luego vino un enfermero y me hizo ver en una cajita el feto y no era de 27 semanas como dicen. Cómo pueden inventar que yo voy a tratar de empujarlo por el inodoro. Cómo piensan que yo voy a hacer esa crueldad", se defendió Belén durante el juicio. En el debate, los médicos desmintieron a la joven y aseguraron que mató a su hijo luego de dar a luz. Los jueces se inclinaron por el relato de los profesionales.

En manos de la Corte

Fuentes judiciales adelantaron a LA NACION que el máximo tribunal tucumano ya tendría decidido anular la sentencia y ordenaría la liberación de Belén. La Corte argumentaría que hubo errores en la etapa de instrucción y haría hincapié en la violación del secreto profesional por parte de los médicos que atendieron a la joven en el hospital y que luego hicieron la denuncia policial. Precisamente, ésos son los principales argumentos con los que Deza, que integra la Asociación de Católicas por el Derecho a Decidir, solicitó que se anule la sentencia condenatoria.

El titular del Ministerio Público Fiscal de Tucumán, Edmundo Jiménez, se hizo eco del reclamo de la defensa y le solicitó a la Corte que libere a Belén, por considerar que el fallo del tribunal es "arbitrario y, por ende, nulo". El jefe de los fiscales dijo que hubo irregularidades en la investigación y denunció un "vicio originario del ilegítimo procedimiento llevado a cabo en el hospital por el cual se vulneraron numerosos derechos de la encartada, como el debido proceso legal, la defensa en juicio, la garantía de la no autoincriminación, y el derecho a la igualdad y a la intimidad".

Las repercusiones

El caso tuvo gran repercusión en medios de todo el mundo y se convirtió en la punta de lanza de distintas organizaciones que reclaman contra la violencia de género y se oponen a la criminalización del aborto.

Hace dos semanas, miembros de la filial argentina de Amnistía Internacional presentaron a las autoridades locales el listado con 120.000 firmas para exigir su inmediata liberación.

Además, la denominada Mesa por la Libertad de Belén, que reúne a unas 40 organizaciones sociales, gremiales, feministas y políticas, convocó a una marcha nacional para hoy, a las 17, en las plazas de todo el país. En esta capital, la movilización empezará a las 11 en la puerta de los tribunales provinciales, donde los manifestantes exigirán a la Corte provincial que anule la condena y ordene la liberación de la joven.

Las organizaciones, que se presentaron como amicus curiae (amigos del tribunal) en la causa, advirtieron que "el Estado debe revisar el caso de Belén".

El juez Macoritto dijo a LA NACION: "Este tema se ha politizado y se está desviando la atención sobre un supuesto caso de aborto que nunca existió, puesto que la acusada fue condenada en una causa que llegó al debate oral y público como homicidio doblemente agravado". E insistió: "Todas las pruebas confirmaron que el bebe nació con vida y murió a causa del golpe en la cabeza que sufrió cuando su madre lo arrojó al inodoro". "Como todo acto jurisdiccional, este fallo es pasible de ser revisado por el tribunal superior, en este caso la Corte, para garantizar el derecho a la doble instancia para la imputada."

Te puede interesar