Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Rusia aumenta la coordinación con Irán para salvar el régimen de Al-Assad

Por primera vez, bombarderos rusos despegaron de una base iraní para atacar posiciones rebeldes; China también aumentó su participación y ofreció cooperación al gobierno sirio

Miércoles 17 de agosto de 2016
Los barrios de Aleppo, en ruinas por los bombardeos de los últimos días
Los barrios de Aleppo, en ruinas por los bombardeos de los últimos días. Foto: AFP / Thaer Mohammed
0

MOSCÚ.- Rusia dio otro paso más en su incursión militar y política en Medio Oriente y aumentó su coordinación militar con Irán para defender el régimen sirio de Bashar al-Assad. Bombarderos rusos despegaron por primera vez ayer de una base iraní para atacar posiciones rebeldes y terroristas en Siria.

Los ataques aéreos destruyeron cinco depósitos de armas, municiones y combustible, así como campos de entrenamiento próximos a las ciudades sirias de Saraqib, Al Bab, Aleppo -en el Norte- y Deir al Zour -en el Este-.

Los depósitos y los campos de entrenamiento pertenecían a militantes de Estado Islámico (EI) y el Frente al Nusra (hace poco desvinculado de Al-Qaeda), que operan en Aleppo, en el norte de Siria, y alrededores.

Los ataques son una gran apuesta de Rusia para reafirmar su posición en la zona y tener una posición preferencial en unas eventuales negociaciones de paz en Siria.

Es, además, la primera vez desde la revolución de 1979 que Irán autoriza a un país extranjero a utilizar su territorio para operaciones militares. Irán, una teocracia chiita, es el mayor aliado internacional de Al-Assad, que pertenece a una secta minoritaria chiita y es asediado por milicias sunnitas, la rama del islam más extendida en Siria.

Estados Unidos no tardó en alzar la voz. El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, expresó ayer a su homólogo de Rusia, Sergei Lavrov, su "preocupación" por el uso de las bases áreas iraníes y alertó que podría suponer una violación de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU. "Es algo desafortunado y sólo complica más aún una situación ya compleja", dijo el vocero adjunto del Departamento de Estado, Mark Toner, en su conferencia de prensa diaria, en la que informó sobre la llamada telefónica entre Kerry y Lavrov.

Estados Unidos, que a su vez está coordinando con Rusia ataques a posiciones de Estado Islámico, considera que la única solución posible al conflicto sirio implica la salida del poder de Al-Assad.

En el ataque aéreo ruso participaron bombarderos estratégicos Tu-22M3 y bombarderos Su-34, que despegaron de la provincia de Hamadan, en el oeste de Irán, según un comunicado del Ministerio de Defensa de Rusia.

Rusia es un aliado histórico del régimen de Al-Assad y tiene en territorio sirio la única base naval que le da acceso al mar Mediterráneo.

El uso de bases iraníes le permite al Kremlin ahorrar en gastos, sobre todo en un momento en que Rusia atraviesa una profunda crisis a causa del desplome del precio del petróleo. Hasta ahora, Rusia lanzaba sus ofensivas desde las bases en el sur del país. Ahora, la aviación rusa de largo alcance podrá partir desde una base situada a 900 kilómetros de la frontera siria, menos de la mitad de distancia que tenía que recorrer hasta hoy.

El acuerdo con Irán podrá de este modo reducir en un 60% el tiempo que estos aparatos necesitan para alcanzar objetivos en Siria y aumentar su eficacia. Los medios rusos aseguran que Moscú también pidió permiso al gobierno iraní para que sus misiles de crucero puedan atravesar su territorio tras ser lanzados desde el mar Caspio.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y su par de Irán, Hassan Rohani, se reunieron la semana pasada en Bakú, la capital de Azerbaiján, donde acordaron, entre otras cosas, estrechar sus relaciones militares, según un comunicado del Kremlin.

"La cooperación bilateral en la lucha contra el terrorismo en Siria es de carácter estratégico, compartimos nuestro potencial e instalaciones", dijo ayer el secretario del Consejo Supremo de Seguridad Nacional, Ali Shamkhani, en una entrevista con la agencia de noticias estatal IRNA. Shamkhani, que fue ministro de Defensa durante los gobiernos de Mohammad Khatami, calificó esa cooperación de "advertencia a los países que patrocinan el terrorismo", en aparente referencia a Arabia Saudita, una monarquía sunnita acusada por Teherán de respaldar a Estado Islámico y otros grupos jihadistas que luchan contra el régimen de Al-Assad.

En tanto, otra potencia rival de Estados Unidos, China, se inmiscuyó en el conflicto. Ayer anunció que ofreció a Siria ayuda humanitaria y una mayor cooperación militar, en un fuerte respaldo a Al-Assad.

Aliados y enemigos de Al-Assad

A favor

Rusia

Amigo de los tiempos de la Guerra Fría, Moscú tiene lazos estratégicos militares con Siria desde el momento en el que pactó con el régimen la instalación de una base naval, la única en el Mediterráneo con la que cuenta el Kremlin. Desde septiembre, Rusia asiste a Siria con potentes bombardeos

Irán

La potencia chiita es un aliado histórico de los Al-Assad, la dinastía que gobierna Siria desde comienzo de los años 70 y que pertenece a la secta alauita, una minoría dentro del chiismo. Teherán la asiste con fondos y los Pasdaran, la elite de sus fuerzas militares iraníes

China

Actor ascendente en la política global, el régimen comunista de Pekín le ofreció en las últimas horas a Damasco ayuda humanitaria y cooperación militar, una iniciativa que podría definir el curso del conflicto, ya sea en el terreno bélico o en una eventual solución política a la guerra

En contra

Estados Unidos

El acercamiento entre Washington y Damasco que habían iniciado a comienzos de esta década estalló por los aires cuando las protestas contra Al-Assad fueron violentamente reprimidas y posteriormente derivaron en una guerra civil de consecuencias globales

Arabia Saudita

La autoritaria monarquía wahabbita se involucró de lleno en el conflicto para proteger a los sirios sunnitas, que son mayoría en ese país. Además, los Al-Saud apoyan a los rebeldes para equilibrar el balance de fuerzas con Irán, su rival tanto en la región como dentro del islam

Turquía

A medida que el conflicto armado se profundizó en territorio sirio, el país vecino se convirtió en la ruta natural de escape de millones de refugiados. Al mismo tiempo, Ankara mantuvo una política ambigua hacia los rebeldes y Estado Islámico, que hoy paga con ataques terroristas

Agencias DPA, Reuters, AFP y EFE

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas